Conoce métodos contrastados para aprender un idioma rápidoMucha gente se pregunta cuánto se tarda en aprender un idioma. No nos referimos solo a aprender unas cuantas palabras, sino a profundizar en reglas gramaticales y cuestiones más avanzadas. Es decir, a aprender a hablar y escribir un idioma de forma profesional. Hay gente que dice que 5 años, otros consideran que se tarda más tiempo. En realidad, hace falta mucho menos tiempo. La mayoría de dificultades lingüísticas se pueden superar después de unas semanas de estudio. Entonces, ¿en qué debes centrarte para acelerar al máximo el proceso de aprendizaje de un idioma? Te ofrecemos tres consejos efectivos para dominar idiomas de forma exprés.

¿Métodos gratis para aprender? ¡Por supuesto!

Internet posee una cantidad ilimitada de recursos que merece la pena aprovechar para ampliar nuestros conocimientos, sea cual sea el ámbito. Con las posibilidades que tenemos hoy en día, no hace falta apuntarse solo a los cursos de idiomas profesionales que suelen impartirse en academias. Puedes registrarte en cursos gratuitos disponibles por internet sin ningún problema. También hay cursos de pago más profesionales, pero requieren una cierta inversión. Si consideras que tu desarrollo personal es absolutamente prioritario, quizás los préstamos personales para aprender idiomas serían una buena idea. No obstante, si quieres limitar tus gastos, puedes hacer uso de la cantidad de recursos multimedia de internet.

Practica a diario

No consideres el aprendizaje del idioma como una necesidad tediosa. Lo más recomendable es que estudiar vocabulario y gramática se convierta en un hábito cotidiano. Al igual que bebes café por la mañana o te lavas los dientes antes de dormir, aprender el idioma debería ser una actividad más de tu día a día. Entonces, asimilarás los conocimientos con más eficacia, placer y facilidad. Para desarrollar los hábitos cotidianos adecuados, necesitas pasar por tres etapas: motivación, rutina y recompensa.  Este mecanismo te permitirá adoptar ciertos comportamientos diarios para asimilar y consolidar cantidad de conocimientos.

Encuentra los puntos comunes entre los idiomas y estudia las frases más populares

Muchos idiomas poseen características comunes. ¿Por qué vas a aprender las mismas cuestiones si ya las conoces bien por otro idioma? Por ejemplo, las palabras «gut» y «good», que son casi iguales en alemán e inglés. Se escriben y pronuncian un poco diferente, pero son lo suficientemente parecidas como para crear esa asociación. Hay numerosas palabras que se repiten bastante en cada idioma. Lo mismo ocurre con los refranes, las frases populares o los eslóganes. No te extrañe que en un día acabes dominando casi un 10 % del vocabulario de un idioma. Otro sistema que te puede ayudar es aprender solo las palabras relevantes para ti. Para ello, céntrate en los temas que te interesan o que influyen en tu vida cotidiana, y deja de lado los que no necesites.  Este aspecto del estudio se conoce como «simplificación del proceso de adquisición de conocimientos». Resulta muy útil si quieres aprender un idioma nuevo sin muchas dificultades.

Compartir...