Reseña del libro «Si el agua nos lleva» de Elena Peña Bilbao.
Por Onintze Domínguez.

Madrid, 2018. Nuria acaba de regresar con su marido Rafa del funeral de su madre. No ha sido como esperaba. Para colmo de males, descubre que tiene una amante y recibe una misteriosa llamada desde el hospital de Bilbao indicándole que su padre, a quien tenía por fallecido desde las inundaciones de 1983 que asolaron la ciudad, está en coma, tras caer a esa ría que supuestamente lo había sepultado, totalmente desbordada, mucho tiempo atrás. Nuria iniciará un viaje de descubrimiento de su pasado y de conocimiento personal a través de nuevos amigos de la capital vizcaína: Dámaso, Miren, Gari…

La historia se desarrolla en dos tiempos paralelos: la actualidad en la que Nuria intenta descubrir qué ha sucedido con su padre, por qué huyó su madre y si merece la pena salvar su matrimonio; y 1983, con esa ciudad anegada en agua, donde la trama transcurre de forma más trágica y violenta. Esta dualidad nos permite viajar a los años ’80 y conocer de primera mano los sucesos de los que ahora se cumplen cuarenta años: una riada de un alcance desconocido hasta entonces que la noche del 26 de agosto de 1983, en plena Aste Nagusia, empañó las vidas de los habitantes de Bilbao con una marea desatada después de unas largas semanas de lluvia ininterrumpida. En internet quedan grabadas imágenes del desastre, ya que los hechos en los que transcurre parte de la novela son reales.

Para los que lo vivimos en directo, los hechos están narrados con sinceridad y sin exageraciones. He vuelto a revivir el miedo y el temor que sentimos esa noche los bilbaínos a través de las palabras de Elena Peña. Pero la novela es más que una recreación del trágico momento, e invita a la reflexión sobre lo que ha cambiado la vida de las mujeres en estos cuarenta años, sobre los miedos y las palabras no dichas y sobre luchar por la felicidad personal por encima de las conveniencias que damos por supuestas. Esa agua que nos lleva y que es capaz de borrar todo lo malo, en la que se sumerge Nuria cuando nada en la piscina y la que ahogó los sueños de sus padres.

Es una lectura agradable y nada dramática, a pesar de algunos momentos de tensión, que se tratan de forma tranquila y pausada. La acción se mantiene constante, sin cambios de ritmo y asistimos a la vida de unos personajes complejos y bien dibujados. Quizá me haya quedado con las ganas de profundizar más en Rafa y en Gari, pero son secundarios de la narración principal y Nuria y Dámaso, que me han enamorado, tienen toda la atención que se merecen en la novela. Es fácil empatizar con ellos y sumergirse en la historia.

Elena Peña Bilbao (Bilbao, 1981) es historiadora del arte y trabajó como guionista en una productora de televisión. Escritora de poesía, tiene también autopublicadas tres novelas antes de lanzarse con “Si el agua nos lleva”.

Por Onintze Domínguez.
@nudodesenlace

Si el agua nos lleva
  • Peña Bilbao, Elena (Autor)
Artículo anteriorLa teoría del amor
Artículo siguienteLa Perra
Lectora empedernida de ficción y no ficción. Economista de profesión e historiadora de vocación. Encuéntrame entre las páginas de un buen libro.