El signo de los diez

El signo de los diez
de José Carlos Somoza

Inglaterra, 1882: un mundo donde los teatros han tomado una forma perversa, los locos y ciegos pueden descubrir la verdad y los sueños pueden matar. A la residencia Clarendon para pacientes mentales, en Portsmouth, donde se encuentra ingresado el señor X, llega de visita su viejo amigo el reverendo Charles Dogdson. Nadie más sabe allí que el recién llegado es Lewis Carroll, creador de Alicia en el País de las Maravillas. Ha ido con la esperanza de poner fin al tormento de las extrañas pesadillas proféticas que lo aquejan cada noche, protagonizadas por los personajes de sus historias, en los que un misterioso y retorcido “Sombrerero Loco” le anuncia que va a morir.

El señor X, al cuidado de Anne, su enfermera personal y narradora de la historia, intentará ayudarlo, y para lograr su cura pedirá la colaboración de un famoso médico alienista, Owen Corridge, estratagema a la que da su aprobación el director de la clínica, el señor Ponsonby. Este pone a su disposición el sótano del sanatorio para que se monte el escenario necesario para un “teatro mental”: una representación teatral muy especial en la que el paciente se ve enfrentado a sus miedos y puede superarlos.

Sin embargo, las muertes anunciadas en las pesadillas de Dodgson empiezan a cumplirse de forma espeluznante, revelando su posible vínculo con una macabra secta llamada “los Diez” que, tiempo atrás y mediante un juego perverso, se cobraba la vida de los mendigos de Portsmouth, y a la que el señor X infligió una derrota inolvidable.

El pánico se apoderará de todos cuando una nueva pesadilla pronostique el nombre de la siguiente víctima. ¿Lograrán el señor X y sus aliados defenderla del ataque del misterioso asesino que se oculta tras las pesadillas de Dodgson?

Con El signo de los Diez, segunda entrega e la Trilogía del Señor X, José Carlos Somoza nos vuelve a sumergir en la imaginería de fantásticas y morbosos espectáculos teatrales y los escenarios victorianos que descubrimos en Estudio en negro. De la mano del Señor X, logradísimo trasunto de Sherlock Holmes, y de Lewis Carroll, toma forma una intriga impecable donde campan la crueldad y el vicio, la vulnerabilidad de sus protagonistas, la manipulación y la insaciable ansia de poder que no se detiene ante ningún crimen. Una novela para devorar.

¿Por qué leerla?

José Carlos Somoza está considerado uno de los renovadores de la literatura de misterio y fantasía en castellano, con obras en las que busca romper la barrera entre los géneros.

Estamos ante un autor prestigioso y multipremiado: Silencio de Blanca (premio La Sonrisa Vertical 1996), Dafne desvanecida (finalista del Nadal 2000), La caverna de las ideas (premio Gold Dagger 2002 a la mejor novela de suspense en Inglaterra), Clara y la penumbra (premio Fernando Lara 2001 y Dashiell Hammett 2002 a la mejor novela policiaca), Zigzag (2006, finalista del John W. Campbell Memorial en Estados Unidos) y La llave del abismo (2008, premio Ciudad de Torrevieja de Novela). Su obra ha sido traducida a más de treinta idiomas.

La novela expone una intriga impecable donde campan la crueldad y el vicio, la vulnerabilidad de sus protagonistas, la manipulación y la insaciable ansia de poder que no se detiene ante ningún crimen. Una novela para devorar.

Somoza levanta una trama adictiva en torno a una de las figuras más misteriosas de la literatura inglesa, Lewis Carroll, alrededor de cuya obra más popular, Alicia en el país de las maravillas, se erige todo un halo de misterio, suspense, culpabilidad y arrepentimiento que supone un punto oscuro en la biografía de Charles Dogdson, nombre real del autor.

Tensa y engancha al lector desde la primera a la última página, llevándole por una historia incómoda, repleta de giros inesperados y momentos en que lo onírico se apodera del relato haciéndonos dudar de si estamos, como Alicia, discurriendo a través de nuestro propio sueño… o pesadilla. ¿Dónde empieza la verdad?

El autor nos regala unos personajes excelentemente construidos: carismáticos, llenos de aristas y dobles caras, que logran que la historia mantenga su ritmo de forma constante. La lectura se convierte en una especie de Cluedo victoriano donde nadie es quien aparenta o dice ser…

Contexto histórico-social

La época victoriana de la historia del Reino Unido marcó la cúspide de su Revolución Industrial y del Imperio británico. Aunque esta expresión se usa comúnmente para referirse al extenso reinado de Victoria (20 de junio de 1837-22 de enero de 1901), algunos académicos anticipan el comienzo del período, caracterizado por los profundos cambios ocurridos en las sensibilidades culturales y en las preocupaciones políticas, a la promulgación de la Ley de Reforma de 1832. Históricamente, esta etapa fue precedida por la Regencia y continuada por el período eduardiano.

La sociedad en la época victoriana estaba exacerbada de moralismos y disciplina, con rígidos prejuicios y severas interdicciones. Los valores victorianos se podrían clasificar como «puritanos» destacando en la época los valores del ahorro, el afán de trabajo, la extrema importancia de la moral, los deberes de la fe y el descanso dominical como valores de gran importancia.

Los varones dominaban la escena tanto en los espacios públicos como en la privacidad, mientras las mujeres se debían a los lugares privados, con un estatus de sometimiento y del cuidado de sus hijos y del hogar. Las condiciones como la pereza se vinculaban con los excesos y la pobreza con el vicio. La repulsión social hacia el vicio también se traduce en el sexo, relacionado con las bajas pasiones y su carácter animal proveniente de la carne. Por ello, la castidad era una virtud que había que resguardar.

Fuente: Wikipedia

 

José Carlos Somoza (La Habana, 1959) está considerado uno de los renovadores de la literatura de misterio en castellano. Ha publicado, entre otras, las novelas Silencio de Blanca (premio La Sonrisa Vertical 1996), Dafne desvanecida (finalista del Nadal 2000), La caverna de las ideas (premio Gold Dagger 2002 a la mejor novela de suspense en Inglaterra), Clara y la penumbra (premio Fernando Lara 2001, premio Dashiell Hammett 2002), La dama número trece (2003, llevada al cine por el director Jaume Balagueró), La caja de marfil (2004), Zigzag (2006, finalista del John W. Campbell Memorial en EE.UU.), La llave del abismo (2008, premio Ciudad de Torrevieja), El cebo (2010), Tetrammeron (2012) y Estudio en negro (Espasa, 2019). También es autor de cuentos y teatro radiofónico (Langostas, 1994) y escénico (Miguel Will, 1997, premio Cervantes de Teatro). Su obra ha sido traducida a más de treinta idiomas.

Enlaces de compra

eBook

Papel

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Compartir...