Que todas las historias ya han sido contadas alguna vez es algo que no nos pillará de nuevas. Existen unos pocos temas universales sobre los que la literatura siempre vuelve; temores y anhelos que han perseguido a los seres humanos desde la Antigüedad y que seguirán haciéndolo durante mucho más tiempo. Cambian las formas, cambia el escenario, pero esos temas universales se mantienen.

Theodor Kallifatides, autor griego afincado desde hace años en Suecia, nos propone con El asedio de Troya una novela dividida en dos líneas temporales tan lejanas entre sí como son la Edad de los Héroes de la antigua Grecia y el final de la Segunda Guerra Mundial. Se antojaría que poco pueden tener en común los emocionantes episodios que Homero narró en la Ilíada con la cotidianidad de una aldea griega durante la ocupación alemana. Sin embargo, Kallifatides entrelaza con acierto los dos relatos. Lo hace a través de un personaje entrañable, una maestra que se refugia durante los bombardeos en una cueva y entretiene a sus alumnos con las hazañas de Aquiles, de Ulises y de Héctor.

Esta nueva visión del poema homérico que se nos presenta en El asedio de Troya consigue atraparnos y hacernos sentir como uno más entre los pupilos de la joven maestra, deseosos de saber cómo acabarán las aventuras de los héroes. Conozcamos o no la obra original y el trágico final que aguarda a muchos de sus protagonistas, es muy difícil que la elegante sencillez con la que se reinterpreta la historia de esta guerra no nos enganche. No olvidemos, eso sí, que Kallifatides es muy respetuoso con el material original. No estamos, ni mucho menos, ante uno de esos retellings tan de moda en los últimos años. Homero no estará revolviéndose en su túmulo ni en su urna funeraria. La historia que se nos cuenta en El asedio de Troya es la misma de siempre, solo que en esta ocasión se aborda con una perspectiva un poco más psicológica, dejando casi totalmente a un lado la intervención divina para centrarse en las emociones de los mortales. Kallifatides demuestra que no es necesario modificar el relato clásico para atraer al lector contemporáneo, porque ya es suficientemente actual tal y como fue concebido en su momento. La mejor prueba es el paralelismo que se va tejiendo con la otra narración, la de la maestra, los niños, el resto de habitantes del pueblo e incluso los soldados alemanes. Sus miedos, sus debilidades y sus pasiones son los mismos que los de los héroes de la Ilíada, por muchos siglos que hayan transcurrido. La muerte ―propia o la de un ser querido― es el temor más universal. Y, de igual modo, el amor es una pasión que sigue sin entender de patrias ni de enemigos.

Una historia inmortal que nos llega a través de un genio vivo de la literatura. Una oportunidad de oro para revisar un clásico que ha cautivado a generaciones enteras y, de paso, reflexionar sobre la sinrazón que empuja a los hombres a la guerra, una y otra vez, sin importar sus terribles consecuencias.

Por Beatriz Alcaná
@AlcanaBeatriz

Título: El asedio de Troya
Autor: Theodor Kallifatides
Editorial: Galaxia Gutenberg
Publicado: 19 febrero 2020
Páginas: 176
ISBN: 978-8417971533
Compartir...