El fruto prohibido de Adán
de Noelia Medina

Publicación: 26 agosto 2021
Editorial: Autopublicado
Páginas: 404

(Vol. 1 Trilogía Pecado Divino)

Biografía del autor

Nacida un 6 de octubre de 1994, Noelia Medina se considera los dos extremos de una cuerda. En uno se encuentra la escritora de novelas eróticas y románticas sin ningún tipo de tabúes, en el otro, la creadora de relatos juveniles que se centra en las relaciones sanas, la empatía y la convivencia plena de los seres humanos. Para caminar de un extremo a otro de la cuerda de la vida, los cree necesariamente compatibles. Entre medias, combina la comedia, el suspense o cualquier género que le apetezca en ese momento, eso sí, siempre con el amor presente.

Entre sus obras destacadas se encuentran Con las manos en las bragas, la bilogía TabúDonde caben dos, caben tres Aitor. También crea historias a cuatro manos como la serie Mafia de tres, junto con Angy Skay, o El polígrafo sexual, junto con el Vecino del Ático.

Sinopsis

El fruto prohibido no fue la manzana, sino Eva, y Adán quien la mordió. No se encontraban en el paraíso, más bien en el infierno; uno de doscientos metros cuadrados repartidos entre dos plantas.
Eva siempre fue la vecina mocosa que bebía los vientos por Adán; en aquellos entonces, un adolescente prepotente pero muy atractivo. Él odiaba verla en su casa, comiéndose su merienda o bajo el regazo de sus padres, que la trataban como la hija que nunca tuvieron. Por acontecimientos del caprichoso destino, se convirtió legalmente en su hermanastra.
Tras este hecho, no solo él la odiaba, pues aquel rechazo fue recíproco con el paso de los meses. Hasta que Adán fue contratado para cubrir las espaldas de un pez gordo y se alejó de casa, de la ciudad y de ella.
Años después, vuelve a su hogar. Ya no es un adolescente, y su prepotencia y atractivo han crecido tanto como él. La sorpresa es que el tiempo también ha pasado por Eva y no es la mocosa tímida que se comía su merienda. Con su sueño de ser actriz realizado y un presunto asesinato cerca, necesita quien le guarde las espaldas mientras sigue creciendo profesionalmente. Y él será el encargado de hacerlo, por mucho que les pese a ambos.
Ahora, ella es un fruto prohibido de ojos verdes y labios rojos.
Él, un pecador.

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Compartir...