El susurro del ángel

El susurro del ángel
de David Olivas

A veces, iluminando la verdad se puede recuperar la fe en el amor.

Y como la luz de un faro, el amor siempre gana a la oscuridad.

Después de sorprender por su sensibilidad y empatía en El vuelo de la mariposa, David Olivas vuelve a emocionar con su nueva novela, un canto al amor, la esperanza y la verdad.

El azar lleva a Eva Ayala, una policía divorciada de carácter fuerte y decidido, a investigar el caso de un niño que desapareció la Noche de San Juan en el pueblo de Calella de Palafrugell, en la Costa Brava. Además, Eva arrastra el trauma de un pasado muy reciente y debe lidiar con su propia crisis personal. La complicidad que la unirá con Isabel, la madre del pequeño desaparecido, ayudará a Eva a afrontar su tragedia y recuperar la fe en sí misma. Pero solo conseguirá estar en paz si descubre la verdad detrás del caso, por mucho que este esconda un terrible secreto que amenazará con cambiar su vida para siempre.

Mezclando elementos de thriller y novela negra, la segunda novela de David Olivas es ante todo una emotiva historia sobre la importancia de la familia; un canto al amor y al coraje de las madres.

Una historia que enhebra luz y misterio, amor y tensión, esperanza y tristeza, como la propia vida» Elvira Sastre.

 

David Olivas (Albacete, 1996) es fotógrafo y escritor. Ha estudiado Dirección de Fotografía en la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña (ESCAC) y ha realizado videoclips musicales tanto en España como en Estados Unidos. Ganador del programa de televisión Top Photo, ha trabajado como fotógrafo para El País y también ha acompañado a varios grupos musicales como Dorian, Love of Lesbian o Supersubmarina en sus giras. Entre sus últimos trabajos destaca el formar parte del equipo de fotografía de la mayor producción de Netflix en Europa este año.

Con tan solo veinte años publicó Serendipia, un poemario ilustrado por sus fotografías que llegó a encabezar las listas de los libros más vendidos. Tras La misma brújula (2017) y La luz que siempre te di (2018), David Olivas dio un paso firme con El vuelo de la mariposa, su primera novela para adultos. Su segunda novela en Plaza y Janés, El susurro de ángel, supone su consagración como escritor.

Sobre el libro

La noche de San Juan, la más larga del año, será eterna para la familia Serra. Mientras todo Calella de Palafrugell disfruta de los fuegos artificiales, el pequeño Biel, de dos años, desaparece con su triciclo sin dejar rastro. Tras las primeras investigaciones, todo parece apuntar a que el mar se lo ha tragado.

La investigadora de la Unidad Nacional de Inteligencia, Eva Ayala, pasa por un momento complicado. Una tragedia de su pasado cercano no la deja retomar las riendas de su vida y está a punto de perder su trabajo. Pero la llamada desesperada de una madre por la televisión la llevará hasta ese pueblo de la Costa Brava que sigue sacudido por la tragedia.

Eva se embarca en un viaje para demostrar que puede volver a ser la excelente investigadora que siempre fue, lo que no sabe es que solo el descubrimiento de la verdad podrá liberarla del peso de la culpa, aunque aquello a lo que se enfrente sea terriblemente cruel.

MI HIJO NO DESAPARECIÓ…

Esa frase es quizás el peor epitafio grabado en la boca de una madre. Lo hemos escuchado muchas veces, las más de ellas en las noticias, terribles, que se graban en el alma durante un tiempo. Hasta que desaparecen… Pero la madre nunca olvida. La madre siempre espera. Sin darse por vencida. Sin dejar de buscar. Anulada su capacidad para decir adiós hasta que conoce, de verdad, lo sucedido. Y aún entonces, le duele ese hijo que ya no está, como le ocurre a quienes padecen el dolor de un miembro fantasma.

El susurro del ángel es por encima de todo un canto a la luz, la esperanza y la verdad. Esos tres pilares son los que sustentan a la madre huérfila, aun cuando todos a su alrededor se rinden, aprenden a vivir con ello o son consumidos por la pena. Isabel es una madre coraje, como lo hubiera sido su madre Carmen, como lo sería Eva Ayala, la investigadora de la UNI, si el hijo que buscara fuera el suyo. La maternidad, su instinto, acoge y nutre, y nunca se rinde. Y ese hilo «rojo» conecta a las madres de esta novela en un hermoso homenaje.

Entretejida entre sus páginas, la familia, sea de la condición que sea, nuclear o monoparental, extensa, sin hijos, homo, compuesta… Lo importante son los lazos que unen a sus miembros, lo que son capaces de soportar juntos, el modo en que unos protegen y/o sustentan a los demás, para que ese edificio hecho de afectos —al menos en esta novela— no se venga abajo. Aunque el viento sople y haya que luchar contra prejuicios y palabras arrojadas sin a veces ser conscientes del daño que hacen. Porque la escritura de David Olivas es luminosa, pero no olvida las pequeñas heridas que los otros nos pueden infligir.

*Contenido original proporcionado por la editorial PLAZA & JANES

Críticas

«Aquí se encuentra esa delicada arquitectura que supone el reencuentro con uno mismo: una novela que es una invitación a la vida». Roy Galán

«Cuando pienso en lo feo que parece a veces el mundo, veo cómo queda bajo el ojo de David Olivas y se me pasa». Rayden

Uno de los autores con más potencial del momento». Javier Ruescas

«Escribe como si rodara una película». Màxim Huerta

«Es un genio y sus libros son milagros». Curro Cañete

Enlaces de compra

eBook

Papel

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Compartir...