Reseña del libro «La autopista Lincoln» de Amor Towles.
Por Paqui Bernal.

Un granjero norteamericano de los años cincuenta -a quien su mujer abandonó cuando su hijo pequeño era todavía un bebé- escribe esta carta al mayor antes de morir:

“Querido hijo:

Supongo que cuando leas esto la finca estará en manos del banco. Quizá estés enfadado conmigo o te sientas decepcionado, y no puedo reprochártelo… Pero al mismo tiempo me llena de orgullo tener la certeza de que tú conseguirás mucho más de lo que yo fui capaz de conseguir con una fortuna…”

En “La autopista Lincoln” tenemos, pues, a un padre perdedor y a un hijo que promete, no parece una gran premisa. Sin embargo, Amor Towles consigue tejer una “road-movie” literaria sorprendente, cuyo ritmo no decae en casi seiscientas páginas. Y eso no es nada fácil.

Lo increíble es que la escritura no ha sido el primer oficio de Towles, ya que se dedicó a las finanzas durante dos décadas a pesar de haber estudiado Literatura Inglesa en Yale y Stanford. Cuando por fin se decidió a escribir, publicó varios relatos y ésta es su tercera novela, traducida al castellano en 2022.

Los protagonistas de esta historia son los dos chicos de esa familia -Billy y Emmett- y los compañeros de reformatorio de este último, el caradura de Duchess (que justifica sus manipulaciones con una filosofía a su medida) y Woolly (un muchacho con apariencia de autista, mucho mejor caracterizado que otros personajes de la literatura con el mismo problema).

Cada uno de ellos piensa que su salvación está en un extremo diferente de los Estados Unidos por diversas razones: uno quiere reencontrarse con su madre, otro busca una herencia, otro hacer fortuna. Lo curioso es que pretenden llegar a esos lugares tan distantes y en direcciones opuestas juntos -en el coche de Emmett- y siguiendo la misma ruta, la autopista Lincoln.

Resulta admirable cómo el autor consigue conjugar esos objetivos tan dispares y personalidades tan diferentes. Es más, simultáneamente nos hace descubrir el afecto que existe entre ellos, y nos ofrece una combinación mágica de la locura que les corresponde por edad y la madurez que una vida difícil les ha hecho desarrollar. Cuatro jóvenes abandonados por sus padres o huérfanos de ellos viven de sus sueños, calculan el dinero que necesitan para montar negocios o empezar de cero e ir creciendo, se sienten comparables a ricos y a famosos. Yo diría que, a falta de un hogar convencional, los sueños de estos chicos son su hogar, que ellos mismos amueblan con toda suerte de detalles.

Amor Towles borda las voces de cada personaje, un Emmett racional y responsable, un Billy obediente e inteligente -aunque ambos sean hijos de un padre errático-, etc. Incluso hay personajes secundarios perfectamente dibujados (Sally, Ulysses, el Pastor John…) Y de la misma forma el autor borda unas descripciones tan visuales como las de una película, en las que no sobra ni una coma y que a menudo encierran un doble sentido.

Towles ha diseñado una trama llena de giros, ironía, un finísimo sentido del humor, tensión… En definitiva, una lectura agradabilísima. “La autopista Lincoln” es una novela a la que es difícil ponerle una pega.

Es la primera obra de este escritor que he leído, pero ha sido todo un hallazgo, y siento que por muy larga que fuese esta reseña sería muy difícil hacerle justicia.

No os la perdáis. Yo ya espero la próxima novela de Amor Towles.

Por Paqui Bernal
@_PaquiBernal

Título: La autopista Lincoln
Autor: Amor Towles
Editorial: SALAMANDRA
Fecha: 1 septiembre 2022
Páginas: 592
ISBN: 978-8418681158
Artículo anteriorDías simétricos
Artículo siguientePuro veneno
Paqui Bernal es una escritora nacida en Andalucía. Publicó su segunda novela, “La mirada vaciada” (Nova Casa Editorial) en abril de 2021. También es autora de varios cuentos y artículos de prensa. Licenciada en Filología, estudió el Máster en Creación Literaria en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.