La casa de los encuentros
de Martin Amis.

En este artículo voy a hablar del libro «La casa de los encuentros», de Martin Amis, una novela que nos sumerge en la historia de dos hermanos que sufren la represión y el horror del gulag soviético. Se trata de una obra que combina el drama, el amor, la violencia y la reflexión sobre el destino de Rusia y de la humanidad.

La novela está narrada por uno de los hermanos, un ex soldado que participó en la invasión de Alemania y que fue condenado a diez años de trabajos forzados en Siberia por un delito político inventado. Su hermano Lev, un poeta pacifista y judío, también fue encarcelado y enviado al mismo campo de concentración, donde se reencontraron. Entre ellos había una rivalidad amorosa por Zoya, la esposa de Lev, a la que ambos amaban desde la infancia.

La historia se desarrolla en dos tiempos: el presente, en el que el narrador, ya anciano y exiliado en Estados Unidos, regresa a Rusia para visitar el lugar donde estuvo preso y para contarle su vida a su hijastra; y el pasado, en el que relata sus experiencias en el gulag, donde tuvo que sobrevivir al hambre, al frío, a la brutalidad y a la desesperación. El punto culminante de la novela es el encuentro entre Lev y Zoya en la «Casa de los Encuentros», una cabaña donde se permitían las visitas conyugales entre los presos y sus esposas.

Ambos hermanos compiten por el amor de Zoya, una joven judía. Lev se casa con Zoya antes de ser encarcelado, y la relación entre los tres personajes se convierte en el centro de la narración. La novela se centra en la relación entre los hermanos, dos seres antagónicos que nunca se han demostrado afecto. La historia se narra desde el punto de vista del hermano superviviente, ya octogenario, que ha emigrado a América y regresa a Rusia para rendir cuentas a una hijastra fantasmal.

El campo de concentración en el que los hermanos pasan los años decisivos de su vida es un símbolo de la enfermedad física y moral de la extinta URSS. La novela también explora las distintas formas en que los rusos han construido su propia «casa de los horrores» a lo largo del tiempo.

«La casa de los encuentros» es una novela breve pero intensa, que nos muestra la capacidad de Martin Amis para crear personajes complejos y contradictorios, que nos provocan tanto admiración como repulsión. El autor nos ofrece una visión crítica y lúcida de la historia de Rusia, desde el estalinismo hasta el capitalismo salvaje, pasando por la guerra fría y la perestroika. También nos plantea cuestiones universales sobre el amor, el odio, la culpa, el perdón y la redención.

Se trata de una obra maestra de la literatura contemporánea, que nos conmueve y nos hace pensar. Un libro que no deja indiferente a nadie y que recomiendo leer a todos los amantes de las buenas historias.

«La casa de los encuentros» ha sido descrita como una novela de amor, con un amor lascivo e impotente, enfermo, obsesivo, incestuoso, demente, impuro, brutal y misógino, pero constante y frustrado. También se presenta otro amor inexperto, juvenil, ingenuo y paciente, igualmente constante y frustrado.

Martin Amis ha sido elogiado por su habilidad para escribir y por abordar las atrocidades del siglo con fuerza, indignación moral y arrojo temerario. La novela ha sido calificada como «muy recomendable» y se considera un estudio literario de las muchas posibilidades deterministas en la historia rusa.

En resumen, «La casa de los encuentros» es una novela intensa y conmovedora que explora las relaciones humanas y la historia de la Unión Soviética a través de la vida de dos hermanos y su amor por una mujer. La habilidad de Martin Amis para abordar temas difíciles y su estilo narrativo único hacen de esta novela una lectura apasionante y enriquecedora.

Título: La casa de los encuentros
Autor:  Martin Amis
Editorial: Anagrama
Publicado: 21 julio 2009
Páginas: 264
ISBN: 978-8433973566
Artículo anteriorMariana Revilla, autora de «Vértebra»
Artículo siguienteEl segundo avión
Informático, Community Manager, lector y maquero  Reseño en @algunoslibrosb En mis ratos libres desconecto de la vida 2.0 escuchando rock