Reseña del libro La lengua de los secretos de Martín Abrisketa.
Por Onintze Domínguez.

Basada en hechos reales, la historia del padre del autor durante la Guerra Civil, “La lengua de los secretos” supone sumergirse en el País Vasco al inicio de la contienda desde el punto de vista de Martintxo, un niño de 10 años, soñador y valiente. Un pequeño que no tiene miedo a nada, que es testigo de los bombardeos y que juega con granadas. Un inocente que no sabe lo que sucede a su alrededor. La guerra le cambiará la vida, destrozando el mundo que conoce y llevándole junto a tres de sus hermanos a un largo viaje a lo desconocido que terminará en el exilio como refugiados en un pequeño pueblo de Francia.

Es una novela realista, que no ahoga las voces de los que sufrieron en ese terrible conflicto, pero que, a la vez, Martintxo hace parecer lleno de oportunidades y aventuras. Esto no resta a la novela credibilidad ni rigor, sino que aporta una nueva perspectiva a la narrativa existente en torno a este hecho histórico. El protagonista y narrador se hace querer, podemos compartir con él su historia y comprender que intente alejarse del mundo real mediante una imaginación desbordante.

A través de esta novela, viajamos a un mundo en guerra, donde sobrevivir es a veces lo único importante y el amor de los seres queridos es lo único cálido de lo que podemos alimentarnos. “La lengua de los secretos” es una historia de guerra, pero también de amor fraternal y familiar, de búsqueda de nuestro entorno seguro y de la necesidad de los seres humanos de tener un refugio al que llamar hogar. En un momento como el presente, donde los Telediarios se inundan con imágenes de refugiados, este libro trata un tema de total actualidad. A la vez, es una novela histórica, pero dotada de una gran subjetividad que la hacen especial y única. Habla de batallas y de armamentos, del avance del frente y de la caída del Norte, pero también de sentimientos y de sensaciones, manteniendo al lector cercano a la historia de Martintxo, con el que puede identificarse totalmente.

El hecho de ser una historia biográfica le ha facilitado al autor, sin duda, el proceso de investigación y documentación, que no por ello es menos fiable y veraz. La capacidad para sumergirnos en el Bilbao de 1936, una ciudad con tranvías, burguesa pero menos desarrollada que la actual, es total y, los que conocemos la ciudad, podemos ver en sus descripciones las fotos antiguas que tenemos en la retina y los retazos que quedan hoy en día de ese tiempo pasado.

El lenguaje que emplea, con múltiples referencias a esa lengua de los secretos en su doble acepción de euskera como idioma desconocido y prohibido en el franquismo y, a su vez, como todo lo no dicho en el seno de una familia, es fácil de seguir y el adecuado para una narración que pretende ser infantil y le confiere una cierta unidad a toda la novela, aunque, realmente, se estructura entre dos épocas, el pasado de Martintxo y el presente de Martín hijo, el autor. Quizá esta dualidad pueda ser innecesaria, ya que la historia de Martintxo, por sí misma, tiene entidad suficiente para ser la única trama de la novela. Los personajes, tanto los principales como los secundarios, están totalmente individualizados y muy trabajados psicológicamente, de tal forma que resultan realistas y creíbles.

Esta obra es la primera del autor Martín Abrisketa (Bilbao, 1967), periodista de profesión. Esto se nota en algunos temas estilísticos, como la profusión de onomatopeyas que, a pesar de que cumplen su función de infantilizar el lenguaje narrativo son excesivas, o en la reiteración de algunas ideas, pero, sin embargo, es un debut excelente y un autor al que merece la pena seguir.

Por Onintze Domínguez.
@nudodesenlace

Título: La lengua de los secretos
Autor:  Martín Abrisketa
Editorial: Roca
Publicado: 9 junio 2016
Páginas: 528
ISBN: 978-8416240265
Compartir...