Reseña del libro «La mujer rota» de Simone de Beauvoir.
Por Ander Terrones Arellano.

Simone de Beauvoir, una de las grandes escritoras y teóricas del feminismo del siglo XX, escribió tres relatos en los cuales plasmaba su opinión del rol de la mujer en la sociedad y daba algunas claves para superarlos. ‘La edad de la discreción’, ‘Monólogo’ y ‘La mujer rota’, unidos en este libro, tienen como eje central la vida de tres madres, con sufrimientos y experiencias vitales en función de su género.

Los dos primeros relatos presentan a dos mujeres muy diferentes: la primera es una autora de éxito y su problema principal es que se está haciendo mayor y, con ello, perdiendo facultades. Su amor y a la vez opresión sobre su hijo es una constante del relato, casi impidiéndole tomar su camino al margen de ella. El segundo, ‘Monólogo’, es la narración caótica en primera persona de una mujer en una situación extrema de depresión y de dolor por un pasado que vamos conociendo conforme pasan las líneas.

Sin embargo, el relato más interesante, más largo y que, de hecho, es el que da nombre al compendio de relatos, ‘La mujer rota’, trata de un punto de partida y de una narración más simple. En formato de diario, conocemos el dolor de Monique, una mujer a la que su marido le ha sido infiel. Mediante este suceso, la protagonista va deconstruyendo su vida, acabando así con la propia idea que tenía de sí misma. Ya no sabe si ha sido buena madre, buena esposa o buena en algo de lo que ha completado en su vida.

El hecho de ser contado en un diario nos deja ver en primera persona los odios, miedos y sufrimientos de Monique. Cuenta lo que piensa, en un mar de contradicciones que sin embargo es fácilmente entendible por el contexto de la obra. Nos ponemos en su piel y comprendemos el caos mental que tiene que estar viviendo ahora que se desmoronan los pilares básicos de su vida.

Mediante el retrato de esta mujer, De Beauvoir nos presenta a una mujer totalmente alienada y adaptada a lo que una sociedad machista quería de ella. Ser la mujer ideal de un hombre, Maurice, que, sin embargo, le es infiel y no le valora. De alguna forma, el hecho de que Monique estuviera totalmente supeditada a él, siendo dependiente en extremo, le impide una vez él le abandona rearmarse. No sabe hacer otra cosa que cuidar, de su esposo y de sus hijas, por lo que cuando se queda sola y es consciente de su negro futuro cae en una depresión.

Hay varios personajes femeninos interesantes en este relato. Entre otros, Isabelle, que le da consejos sobre cómo llevar la infidelidad de su marido y cómo tratar el tema con él, representa aquí el establecimiento de un statu quo infranqueable. Aconseja a Monique que aguante y soporte las constantes humillaciones de Maurice, asegurándole que acabará cansándose de su aventura. Por otro lado, las dos hijas son dos personajes contrapuestos. Una de ellas ha seguido el camino de su madre, casándose joven y sin ningún tipo de realización personal individualmente. Mientras tanto, la otra se ha ido a vivir a Nueva York y mantiene una frialdad, inherente a todas sus relaciones sociales, que le aleja de tener gente cercana.

En conclusión, los tres relatos, especialmente el último de ‘La mujer rota’, son testimonios válidos para comprender la imposibilidad de desarrollarse individualmente de las mujeres por su género. Esta cuestión recorre toda la obra y Simone de Beauvoir nos quiere enseñar la realidad y consecuencias de ciertas actitudes machistas.

Por Ander Terrones Arellano
@anderterrones

La mujer rota: 4 (Pocket)
Autor: Simone de Beauvoir

Editorial: Editora y Distribuidora Hispano Americana

Publicado: 22 mayo 2015

Páginas: 272

ISBN: 978-8435019255

Artículo anteriorEl juguete rabioso
Artículo siguienteCertamen Nacional de las Letras «Isabel Agüera» Ciudad de Villa del Río 2024
Leo desde que tengo uso de razón y escribo desde adolescente. Aprendiendo algo nuevo todos los días.