REGRESA PERRY MASON, DE ERLE STANLEY GARDNER, EL MEJOR ABOGADO DE LA HISTORIA

Espasa amplía con tres nuevas novelas la colección de uno de los autores más vendidos de la historia de EEUU, con más de 300 millones de ejemplares.

A la venta el 31 de marzo

 

En 2020 se cumplieron 50 años del fallecimiento de Erle Stanley Gardner,  uno de los padres de la novela de misterio.

HBO estrenó una serie basada en el personaje de Perry Mason

Matilda Benson es una anciana viuda y rica que llama a la puerta del abogado Perry Mason en busca de ayuda: su nieta favorita, Sylvia, debe mucho dinero a Sam Grieb, un hombre de negocios de dudosa reputación y propietario de un casino flotante que navega más allá del límite de las doce millas, donde la policía no puede imponer la ley.

Perry Mason ideará un plan para saldar la deuda de su clienta con la mayor discreción posible y por ello acudirá al casino acompañado de Paul Drake, su amigo y hábil investigador privado. Sin embargo, el caso dará un giro inesperado cuando el cuerpo de un hombre sea hallado sin vida, con un orificio de bala en la sien izquierda, y Sylvia se convierta en la principal sospechosa. ¿Será Mason capaz de demostrar su inocencia y dar con el culpable antes de que se produzcan nuevos asesinatos a bordo.

Erle Stanley Gardner (1889-1970) ejerció como abogado antes de dedicarse plenamente a la escritura, y hoy en día es conocido como el padre del thriller legal moderno. En el momento de su muerte, en marzo de 1970, en Ventura, California, Gardner era «el más leído de todos los escritores estadounidenses» y «el autor más traducido del mundo” La primera novela de Perry Mason, El caso de las garras de terciopelo, publicada en 1933, vendió 28cmillones de copias en sus primeros quince años. A mediados de la década de 1950, las novelas de Perry Mason se vendían a razón de veinte mil copias por día. Se han hecho seis películas basadas en su obra y la popular serie de televisión Perry Mason, protagonizada por Raymond Burr, se emitió durante nueve años y 271 episodios. Para publicar sus libros Gardner contó con la ayuda de varias secretarias que escribían a máquina lo que dictaba. Su producción casi industrial provocó su apelativo de «el Henry Ford de la novela policíaca». Trabajó como supervisor de guiones en la famosa serie «Perry Mason». En 1934 Gardner se trasladó a vivir a Temecula, California y se separó de su mujer aunque no se divorciaron. Gardner le siguió enviando dinero hasta que falleció en 1968. Entonces Gardner se casó con su secretaria Agnes Jean Bethell, que había trabajado con él desde los años 30.

Descubre las últimas Noticias Literarias haciendo clic en la imagenNoticias_Literarias

Compartir...