Casi 50 poemas repartidos por este pequeño municipio de la Subbética cordobesa crean una ruta literaria que mezcla la belleza de los rincones más emblemáticos con la poesía

 

Cabinas de teléfono, marquesinas de autobuses, ventanas, rejas, plazas, rincones, etc. se visten con versos en el municipio de Iznájar (Córdoba) dentro de la acción poética a pie de calle “Tras los poemas perdidos” organizada por el ayuntamiento iznajeño. Fragmentos de casi 50 poemas de autores españoles –entre los que no faltan los artistas locales- e hispanoamericanos se reparten en este pequeño pueblo creando una auténtica exposición al aire libre por los rincones más emblemáticos y coquetos al mismo tiempo que se acerca al público la poesía.

Estas composiciones están realizadas en distintos soportes como el vinilo, lona o materiales similares al aluminio y obligatoriamente su temática tiene una relación directa con los distintos lugares en los que están situados. Así, por ejemplo, en una cabina de teléfono se encuentran los versos de “El poeta habla por teléfono con el amor” (Sonetos del amor oscuro) en los que el propio Federico García Lorca expresa la alegría de una llamada telefónica o un fragmento de “El viaje definitivo” de Juan Ramón Jiménez aguarda a la puerta del cementerio del municipio.

Las casi cincuenta localizaciones que se reparten por todo el pueblo crean un itinerario literario que es todo un lujo para los aficionados a las letras. No obstante, al estar dirigido a un público no especializado, sobre todo, se ha hecho una selección exhaustiva de versos sencillos pero llenos de sentimiento y que son fáciles de entender por el público en general.

Así esta acción poética nos acerca el gran trabajo de literatos españoles de la talla de José Hierro, Jaime Gil de Biedma, Ángel González o José Agustín Goytisolo, entre otros, acompañados de las líricas de una selección de autores hispanoamericanos de fama internacional como Octavio Paz o Jaime Sabines. Pero también se quería destacar la gran aportación que han realizado al género las mujeres, poetisas tan fundamentales para la literatura como Blanca Varela, Clara Janés, Gloria Fuertes o Gioconda Belli.

“Tras los poemas perdidos” también ha querido dejar un hueco bastante importante a grandes literatos andaluces, en su mayoría de la Generación del 27, que quizá son los que más conocen aquellos que no son eruditos del género. Este es el caso de “Los jardines” de Jorge Guillén, “Gorrión” de Claudio Rodríguez o “En la plaza” de Vicente Aleixandre, entre otros. Además, dentro de este espacio también se realiza un homenaje muy especial a Juan Ramón Jiménez, Rafael Alberti, Antonio Machado y Federico García Lorca. Estos cuatro autores también cuentan con un dibujo de sus bustos en el Paseo de la Constitución acompañados cada uno de algunos de sus versos más conocidos.

Por otro lado, “Las cuatro estaciones” de Lara Cantizani, “Los perfiles del tiempo” de José María Molina Caballero, “Consonancias conmigo” de Ángeles Mora o “Jardín” de Pablo García Baena o los versos de Juana de Castro o Manuel Gahete son solo una pequeña muestra de algunos rapsodas cordobeses que acompañan a los paseantes y les ayudan a disfrutar aún más de su recorrido por las calles de este municipio ubicado en el corazón de la Subbética cordobesa.

Y, por último, quién mejor que los creadores locales para sumergirnos y trasmitirnos de primera mano las sensaciones de los lugares más emblemáticos de esta este pequeño pueblo cordobés como la Torre de la Vela, el Castillo, la Virgen de la Piedad, etc. Para ello, el ayuntamiento de Iznájar se ha basado en la antología de escritores locales que está elaborando el iznajeño José Luis Lechado y que se va a publicar en el futuro próximo. Los vecinos más literarios como Juan y Miguel Castro, Antonio Cantero, Antonio Quintana, Antonio Luis Ginés, Diego Ortiz, Rafael Real o Paco Quintana se convierten en unos guías de excepción dentro de este recorrido poético.

Al tratarse de tantos poemas, el recorrido se ha dividido en tres mini-rutas con el objetivo de que los visitantes lo tengan mucho más fácil a la hora de realizarlo. Para ello, además se han elaborado distintos mapas y se han dividido en tres colores distintos para que no exista ninguna confusión. De esta forma, al realizar todo el itinerario, se descubren todas las joyas y secretos de Iznájar que, no en vano, está considerado uno de los pueblos más bellos de España.

“Iznájar es un pueblo perfecto para este tipo de acciones porque es pequeño y se disfruta caminando. Aunque esta acción poética nació en la reciente celebrada Feria del Libro, lo cierto es que ha tenido tan buena acogida que hemos decidido alargarla todo lo posible en el tiempo porque creemos que es un valor añadido para los turistas que se acerquen a descubrir nuestro pueblo. La tranquilidad que ofrecen muchos de nuestros rincones más emblemáticos invita a sentarse y a relajarse y, ahora también, a descubrir los versos de grandes poetas”, explica Toñi Gómez Vidal, concejala del Área de Educación, Cultura y Nuevas Tecnologías del ayuntamiento iznajeño.

Esta acción quiere ser una nueva propuesta turística y cultural de Iznájar donde aunar la belleza de este caserío andaluz típico con las vistas al lago de Andalucía y los ecos de bellos versos de la poesía.

Iznájar es un municipio español de la provincia de Córdoba, Andalucía. La villa está coronada por el castillo de Hisn-Ashar y la parroquia de Santiago Apóstol. A finales del siglo XIX, más de dos tercios de su población estaba diseminada por cortijos, casas de campo y aldeas. En 2016 contaba con 4461 habitantes. Su extensión superficial es de 136,36 km² y tiene una densidad de 32,71 hab/km². Se sitúa en la comarca de la Subbética Cordobesa, a orillas del río Genil y del embalse de Iznájar. Todavía en la actualidad, pese a la emigración masiva de los años 60 y gracias a la llegada de extranjeros nórdicos, más de la mitad de los habitantes disfrutan del mundo rural, de la tranquila vida en contacto con el campo y la naturaleza.

Descubre las últimas Noticias Literarias haciendo clic en la imagenNoticias_Literarias

Compartir...