Reseña del libro «Amanecer rojo», de Pierce Brown.
Por Fernando Arévalo.

En un mundo en el que se publican novelas juveniles con elementos de ciencia ficción a una velocidad exorbitante, cada vez es más complicado encontrar una que presente una historia novedosa. Afortunadamente, Amanecer rojo de Pierce Brown es una de esas perlas.

La novela es el inicio de la saga homónima y presenta un mundo dividido por un sistema de castas basado en la evolución genética. Los dorados están en la cima, pues representan lo mejor que la raza humana puede llegar a ser gracias a las modificaciones corporales. Por lo tanto, son los que gobiernan a una humanidad que ha expandido sus dominios por toda la galaxia.

Por otra parte, están los rojos que, al ser el eslabón más bajo, son los esclavos encargados de terraformar los planetas que la humanidad llegará a ocupar en el futuro, explotando recursos que son esenciales para dicho proceso. También están otros colores, como los azules, los blancos, los rosas y los violetas, cada uno con una función específica dentro de la sociedad.

La historia es contada por Darrow, un rojo de dieciséis años que se somete a una serie de cirugías con la finalidad de convertirse en un dorado y derrumbar el sistema desde adentro. Como se trata de un joven que descubre que toda su vida ha sido un engaño y que ha trabajado como un esclavo en Marte, se siente mucho dinamismo y emocionalidad en las páginas de la obra, cuya historia arranca después del asesinato de la joven esposa del protagonista.

Brown crea un universo complejo, original y orgánico. Aunque en un principio el sistema basado en el valor genético de las personas que es representado por colores puede resultar extraño y simple, termina siendo todo un acierto para destacar la malversación del poder y la injusticia social, cosa que se logra magistralmente porque todo está bien explicado. Asimismo, los conceptos presentados en la historia resultan bastante atrayentes, por lo que surge el deseo de empaparse de más conocimiento sobre ellos.

Además, la novela explota las características de la ciencia ficción al límite. La presencia de adelantos tecnológicos originales, las diferencias entre las clases sociales, el abuso del poder, los viajes espaciales, la corrupción de los gobernantes, los planetas en crisis ambiental y política hacen que la lectura sea una experiencia épica. Es fácil darse cuenta de que no importa cuánto avance la humanidad, los peores vicios y los más temibles temores siempre encontrarán en lugar en nuestro futuro.

Ahora bien, la segunda mitad de la novela se enfoca demasiado en una trama parecida a Los Juegos del Hambre. De hecho, la formación de cierta alianza es muy similar a la presentada en el primer libro de aquella saga. Sin embargo, esta obra toma esas características y las lleva a otro nivel en todo sentido haciendo abundantes referencias a la cultura griega y empleando sus términos en la construcción de los elementos del mundo creado por el autor.

En conclusión, como se trata de una novela en la que siempre está sucediendo algo, es recomendable para aquellas personas que aman navegar en las páginas de libros que contengan aventuras dinámicas y explosivas. Es, sin duda, una novela fácil de leer que contiene la intención didáctica palpable propia del género en el que surge.

Por Fernando Arévalo
@fernandoj_arevalo

Título: AMANECER ROJO
Autor:  PIERCE BROWN
Editorial: RBA
Publicado: 17 febrero 2022
Páginas: 544
ISBN: 978-8491876939
Artículo anteriorEntrevista a Leticia Tello, autora de Venganza en Tierra Firme
Artículo siguienteEsperando al diluvio es la nueva novela de la escritora de tormentas Dolores Redondo
Autor de la saga "Sistemas rotos", una historia dinámica de ciencia ficción con reflexiones sociales compuesta por Devoto, Rotos y Peligrosos. Es un apasionado profesor de Literatura con ocho años de experiencia en el campo de la docencia y un crítico de novelas de toda clase que disfruta de escribir reseñas. Actualmente cursa estudios de postgrado en el programa de Maestría en Lectura y Escritura de la Universidad de Carabobo.