Anti-Marx

Anti-Marx: Crítica a la economía política marxista
de Juan Ramón Rallo

Karl Marx es incuestionablemente uno de los pensadores más influyentes de la historia. Ningún otro autor ha logrado un predicamento similar al suyo en disciplinas tan dispares como la Economía, la Filosofía, la Historiografía, la Sociología o las Ciencias Políticas. Sus ideas han alentado movimientos sociales y políticos de masas que en muchos casos llegaron a tomar el poder y a aplicar un programa revolucionario de inspiración marxista.

De entre toda la abundantísima literatura que existe sobre Marx, este libro de Juan Ramón Rallo es único por dos motivos. En primer lugar, no hay otra obra que ofrezca simultáneamente una revisión sobre Marx y a la vez contra Marx tan extensa y detallada. En segundo lugar, no existe hasta el momento una crítica integral a la teoría económica marxista tan meticulosa y ordenada como la que presenta Rallo.

Este primer tomo está dirigido a presentar el pensamiento marxista, especialmente ―aunque no exclusivamente― en su vertiente económica, de un modo sistemático y aséptico: no se pretende ni distorsionar ni caricaturizar a Marx, sino simplemente explicar, del modo más accesible posible, cuáles fueron sus ideas.

Con este fin, Rallo revisa, desmenuza e integra la extensa obra de Marx, desde La crítica a la filosofía del derecho de Hegel a las Glosas marginales a Adolf Wagner, pasando por Los Manuscritos económico-filosóficos de 1844, La ideología alemana, La miseria de la filosofía, los Grundrisse, las Teorías sobre la plusvalía, sus artículos en prensa, sus manifiestos políticos, su correspondencia personal y, por supuesto, los tres monumentales volúmenes de El Capital. A través del análisis conjunto de toda esta literatura, auxiliada por el estudio de la obra de Engels y de otros destacados intelectuales marxistas, Rallo consigue exponer de un modo coherente las teorías de Marx sobre el valor, el dinero, el capital, la explotación, los precios, los salarios, las ganancias, las clases sociales, el crecimiento económico, las crisis económicas y el advenimiento del comunismo. Será en el segundo tomo cuando expondrá los problemas y los errores de todas estas teorías.

En su Anti-Marx, Juan Ramón Rallo aborda la titánica tarea de reconstruir y destruir a la vez el pensamiento económico de Marx. Se trata de la más ambiciosa crítica al marxismo escrita hasta la fecha.

Juan Ramón Rallo es doctor en Economía. En la actualidad, es decano de la Escuela de Grado de la Universidad de las Hespérides y profesor en la Universidad Francisco Marroquín y en la IE University. En Deusto se han publicado sus libros El liberalismo no es pecado (2011), Una alternativa liberal para salir de la crisis (2012), Una revolución liberal para España (2014), Contra la renta básica (2015), La pizarra de Juan Ramón Rallo (2016), Contra la Teoría Monetaria Moderna (2017) y Liberalismo: los diez principios básicos del orden político liberal (2019).

Sobre el libro

En su Anti-Marx, Juan Ramón Rallo aborda la titánica tarea de reconstruir y destruir a la vez el pensamiento económico de Marx. Se trata de la más ambiciosa crítica al marxismo escrita hasta la fecha.

Antes de criticar a Marx, debemos explicar a Marx, tanto allí donde no existen grandes problemas interpretativos de sus ideas cuanto allí donde sí los hay. De ahí que este libro se divida en dos tomos. El primero está dirigido a presentar el pensamiento marxista, especialmente ―aunque no exclusivamente― en su vertiente económica, de un modo sistemático y aséptico: no se pretende ni distorsionar ni caricaturizar a Marx, sino simplemente explicar, del modo más accesible posible, cuáles fueron sus ideas. Con este fin, Rallo revisa, desmenuza e integra la extensa obra de Marx, desde La crítica a la filosofía del derecho de Hegel a las Glosas marginales a Adolf Wagner, pasando por Los Manuscritos económicofilosóficos de 1844, La ideología alemana, La miseria de la filosofía, los Grundrisse, las Teorías sobre la plusvalía, sus artículos en prensa, sus manifiestos políticos, su correspondencia personal y, por supuesto, los tres monumentales volúmenes de El Capital. A través del análisis conjunto de toda esta literatura, auxiliada por el estudio de la obra de Engels y de otros destacados intelectuales marxistas, Rallo consigue exponer de un modo coherente las teorías de Marx sobre el valor, el dinero, el capital, la explotación, los precios, los salarios, las ganancias, las clases sociales, el crecimiento económico, las crisis económicas y el advenimiento del comunismo. Es en el segundo tomo cuando expone los problemas y los errores de todas estas teorías. Más allá de actualizar y ampliar muchas de las críticas que a lo largo del último siglo se han dirigido contra la teoría económica marxista, también suministra otras muchas nuevas y, sobre todo, las trata de integrar de un modo coherente entre sí.

«No debe entenderse el título de este libro, Anti-Marx, como una declaración de animadversión personal hacia Marx, sino más bien como una declaración sobre el propósito de esta obra: ofrecer una crítica al pensamiento de Marx y, de un modo especial, a su pensamiento más específicamente económico. De ahí, justamente, el subtítulo que lo acompaña: Crítica a la economía política marxista. En este caso, la referencia que hemos buscado es clara: el subtítulo del libro más importante de Marx, El capital (1867, 1885, 1894), es precisamente ése, a saber, Crítica de la economía política. Y es que, de la misma manera que, con El capital, Marx buscaba revelar los errores que cometía la economía política de su época a la hora de interpretar la realidad del capitalismo, nosotros pretendemos exponer los errores que comete Marx en su reinterpretación del capitalismo.»

«A pesar de la formidable coherencia interna del análisis filosófico y económico de Marx, el suyo es un análisis incorrecto en prácticamente todos los puntos: ni el precio de equilibrio de las mercancías depende de su valor, ni la mercancía tendría por qué devenir necesariamente capital; ni la única forma de revalorizar el capital es explotando al trabajador; ni la acumulación y concentración del capital agrava la sumisión del trabajo ante el capital; ni el capitalismo está abocado al colapso por un inexorable declive de la tasa general de ganancia; ni el comunismo necesariamente habrá de reemplazar, ni mucho menos superar, al capitalismo.»

«El marxismo ha sido la mayor fantasía de los últimos 150 años por aspirar a lograr una comprensión erdadera y absoluta del movimiento de la sociedad moderna y por haber engendrado, por el contrario, una descripción errónea e incompleta de la estática y de la dinámica del capitalismo.»

«Y eso fue el marxismo: una fantasía secular de débiles fundamentos y exquisita coherencia interna que azuzaba la discordia y el conflicto social como forma de hacer avanzar la historia hacia una comunidad donde la discordia y el conflicto social hubiesen sido erradicados. Una falsa representación de la realidad que engañó a millones de personas y que se impuso con sangre y violencia sobre otras decenas de millones que no se dejaron engañar por ella pero que sí fueron víctimas de sus diferentes manifestaciones políticas. Una coartada filosófica con pátina de cientificidad para sacrificar las libertades civiles y económicas de los individuos —las libertades burguesas— apelando a la quimérica liberación de la especie humana dentro de una comunidad soberana sobre la naturaleza y sobre sí misma —la libertad comunal—. Un infierno real para el individuo en el presente a cambio de la promesa de un fantasioso Edén para la especie en el futuro. Una fantasmagoría que no iluminó el mundo sino que lo oscureció.»

*Contenido original proporcionado por la editorial 

Enlaces de compra

eBook

Papel

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Compartir...