Reseña del libro «Bosque» de Lola Llatas, por Beatriz Alcaná

El 18 de enero de 1998 Ana María Matute pronunció su discurso de ingreso en la Real Academia Española de la Lengua. Llevaba por nombre “En el bosque” y tuvo la escritora el acierto de subtitularlo “En defensa de la fantasía”. Y es que pocos escenarios tan apropiados para dejar que acontezca la fantasía como los bosques. Si acaso, ahí le andan los castillos, aunque dudo que superen a estos espacios poblados de árboles y matas; también de bruma, humedades y sombras. El bosque es, sobre todo, terreno abonado para el encantamiento. Solo en el bosque deambulan hadas, duendes y almas en pena. Solo en el bosque pueden perderse los huérfanos hambrientos y las niñas desobedientes de los cuentos que nos leían antes de ir a dormir. Del bosque venimos y, acaso por ello, todavía nos atraiga y nos intimide como una aventura por descubrir.

Bosque, sin preposición que nos sitúe ni artículo que lo defina, es el título también de esta novela de fantasía oscura y horror que firma Lola Llatas y publica Obscura Editorial. Bosque es, además, una historia que nos enfrentará a nuestros temores ancestrales y nos obligará a mirar cara a cara a esos personajes con los que crecimos: las brujas, los enamorados, el cazador y hasta un gigante. Lo que ocurre es que Llatas no nos lo pondrá nada fácil. Por terribles que se antojasen las brujas de los cuentos de hadas, las de Bosque serán mucho más retorcidas. Tanto que hasta el más avezado descendiente de una estirpe de nobles cazadores se lo pensará dos veces cuando reciba el encargo de adentrarse en sus dominios. Tampoco los enamorados lo tendrán fácil en este bosque maldito. Y el gigante, al que todos rehúyen, puede que esconda un pasado escalofriante.

Bosque bebe de los cuentos clásicos, pero sin concesiones. Sus referentes, más que las versiones edulcoradas de la actualidad, habría que rastrearlos en El Pentamerón de Giambattista Basile, o incluso en otras fuentes más antiguas de transmisión oral. No obstante, hay una frescura en la manera de narrar de Llatas que irradia un espíritu contemporáneo. Tiene algo de pastiche, sí; de pastiche remozado, tal vez porque su autora ha sabido volver la vista suficientemente atrás a la hora de escribirlo. Mucho más atrás de lo acostumbrado. Y eso le ha servido para crear una obra impresionante que me ha recordado a la ya mencionada Ana María Matute, y más aún a Patricia Esteban Erlés, escritoras ambas especialistas en conjugar la fascinación infantil con lo insólito y, en el caso de la segunda, lo terrorífico.

Para terminar, no me resisto a señalar que he leído algunos comentarios que definen Bosque como la clase de novela de terror que enganchará a quienes no son amantes del terror. Discrepo. Desde mi punto de vista, Bosque es la novela de terror que te hará darte cuenta de que sí te gusta el terror, aunque antes no lo supieras.

Por Beatriz Alcaná
@AlcanaBeatriz

Título: Bosque
Autor: Lola Llatas
Editorial: Obscura Editorial
Publicado: 1 julio 2021
Páginas: 352
ISBN: 978-8412256772
Artículo anteriorLibros sobre el simple arte de matar
Artículo siguienteNo quieren que lo sepas
Redactora en la revista de literatura juvenil La Avenida de los Libros y colaboradora en el blog de la Asociación de Castilla y León de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror.