El ángel de piedra
de Margaret Laurence

Sinopsis:

A sus noventa años, Hagar Shipley, testaruda e inconformista, es todavía una mujer de armas tomar. Vive con su hijo y su nuera, quienes, cansados de cuidarla y a punto de jubilarse, están pensando en trasladarla a una residencia; ella en cambio cree que todavía no ha llegado el momento y mientras espera ese fatídico día, rememora su vida. Criada en un pueblo de las llanuras canadienses e infelizmente casada, Hagar tuvo que ganarse su independencia a pulso en un mundo dominado por las apariencias y las convenciones. Su dureza de carácter, fruto de las difíciles circunstancias que le tocó vivir y del orgullo y la austeridad que le inculcaron, ha condicionado su vida. Publicada en 1964, El ángel de piedra es un clásico contemporáneo protagonizado por uno de los personajes más memorables de la literatura canadiense; una emotiva novela llena de vida que demuestra el talento de Margaret Laurence, escritora con una extraordinaria habilidad para entender el funcionamiento del corazón humano.

 

Biografía del autor:

Margaret Laurence (1926-1987) creció en la pequeña ciudad de Neepawa (Manitoba, Canadá). En 1947 se graduó en el United College (actual Universidad de Winnipeg), y ese mismo año se casó con John Laurence, ingeniero civil, con quien tuvo una hija y un hijo. El trabajo de su marido los llevó a Inglaterra, luego a Somalilandia y Ghana, donde pasaron cinco años. En 1962, Margaret Laurence se trasladó a Inglaterra con sus dos hijos, donde escribió su famosa serie de 'Manawaka: El ángel de piedra' (1964; Libros del Asteroide, 2024); 'A Jest of God' (1966); 'The Fire-Dwellers' (1969); 'A Bird in the House' (1970) y 'The Diviners' (1974). Margaret Laurence regresó a Canadá en 1973 y vivió en Lakefield (Ontario) hasta su muerte, a los sesenta y un años.

Sobre el libro:

La obra maestra de Margaret Laurence, la gran figura de la literatura canadiense junto con Alice Munro, Margaret Atwood y Robertson Davies. «¿Quién me entendería, aunque hiciese el esfuerzo de hablar? Tengo más de noventa años, y esta cifra me parece en cierto modo arbitraria e imposible, pues, cuando me miro en el espejo, detrás de la cáscara cambiante que me alberga, veo los ojos de Hagar Currie, los mismos ojos negros que cuando empecé a tener memoria y conciencia de mí misma. Nunca he llevado gafas. Sigo teniendo bastante buena vista. Los ojos son lo que menos cambia. Los ojos de John eran grises, e incluso cerca del final siempre me parecieron iguales a los que tenía de niño, con ese anhelo oculto, como si creyese a medias, contra toda razón y conocimiento, que algo espléndido fuese a ocurrir de pronto.» Laurence narraba así, en la correspondencia mantenida con la escritora Adele Wiseman, la génesis de la construcción de la carismática protagonista de El ángel de piedra durante el proceso creativo de la novela: «Algún día me gustaría escribir una novela sobre una anciana. La vejez me interesa cada vez más: la infinidad de maneras en que la afronta la gente, unos haciendo como si no existiera, otros aterrorizándose con cada deterioro físico, pues no se ven capaces de enfrentarse al momento final; algunos intentando encontrar un equilibrio entre las exigencias de la rutina de esta vida con la cada vez mayor necesidad de juntar las hebras del espíritu para estar preparados cuando llegue el final, tanto si resulta ser una muerte como si es solo otro nacimiento.» El resultado es un relato en el que la escritora canadiense homenajea a la generación de mujeres que vivieron en las llanuras canadienses durante la primera mitad del siglo XX. El ángel de piedra narra la historia de la nonagenaria Hagar Shipley, una mujer testaruda e inconformista que vive con su hijo y su nuera, quienes, cansados de cuidarla y a punto de jubilarse, están pensando en trasladarla a una residencia. Ella en cambio cree que todavía no ha llegado el momento y mientras espera ese fatídico día, rememora su vida. A través de deslavazados recuerdos de infancia y juventud, de su papel como madre y esposa, descubriremos cómo Hagar, infelizmente casada, tuvo que ganarse su independencia a pulso en un mundo dominado por las apariencias y las convenciones. Su dureza de carácter, fruto de las difíciles circunstancias que le tocó vivir y del orgullo y la austeridad que le inculcaron, ha condicionado su vida.

*Contenido original proporcionado por la editorial 

Críticas:

«Su absoluta vigencia, la irreemplazable voz femenina, la mezcla creativa de recuerdo e imaginación en una convincente voz en primera persona (…) hacen que este libro tenga un lugar fundamental en el canon literario.» Margaret Atwood «Retrata admirablemente lo peculiar y lo universal. Es un personaje memorable y, al mismo tiempo, la imagen de la vejez en sí misma, con el dolor, el cansancio, el miedo y la impotencia, y con la revelación de que los demás esperan y desean que todo acabe.» Honor Tracy (The New Republic) «Es pura revelación, no imitación. Su habilidoso empleo del lenguaje hace que el lector sea realmente capaz de comprender a Hagar.» Robertson Davies «Un extraordinario clásico que sigue siendo sorprendentemente actual.» Éric Paquin (Voir)

Enlaces de compra

.

Editorial: LIBROS DEL ASTEROIDE

Publicado: 29 enero 2024

Páginas: 344

ISBN: 9788419089793

«El ángel de piedra», la obra maestra de Margaret Laurence, un clásico contemporáneo protagonizado por uno de los personajes más memorables de la literatura canadiense.

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Más Libros y Ofertas

Si te suscribes a los servicios Kindle Unlimited o Audible, tendrás acceso a los mejores libros y Audiolibros de gran calidad, puedes probar gratis durante 30 días estos servicios.

Si te haces de Amazon Prime, dispones de 30 días de prueba gratis para disfrutar de envíos rápidos gratis, acceso prioritario a ofertas, servicios como Prime Video, Prime Music y almacenamiento de fotos ilimitado. Además, si eres estudiante, hacerte de Prime Student cuesta la mitad y dispones de 90 días de prueba.

Este sitio Web ofrece contenidos patrocinados, anuncios y/o enlaces de afiliados.

Artículo anteriorAmo a Dick
Artículo siguienteRecomiéndame un libro