Escritores españoles en París

Escritores españoles en París
de José Esteban

Desde el balcón de un hotel con vistas a los Campos Elíseos, Blasco Ibáñez le comentaba a Unamuno. «Don Miguel, esto es el mundo», y el escritor vasco le respondía a gritos: «¡Gredos, don Vicente, Gredos!». Pese al exabrupto del rector de la Universidad de Salamanca, los escritores españoles han sentido una poderosa atracción por la capital de Francia, han vivido en ella y la han descrito repetidas veces. Desde Ignacio de Luzán en la primera mitad del siglo xviii, hasta Lorenzo Varela, ya muy entrado el xx, París se ha colado en la literatura de Mesonero Romanos, Modesto Lafuente, Larra, Benito Pérez Galdós, Emilia Pardo Bazán, Santiago Rusiñol, Azorín, los hermanos Machado, Azaña, Corpus Barga, Ramón Gómez de la Serna, Ramón J. Sender, Max Aub… Todos ellos y otros muchos más aparecen en la antología que ha realizado José Esteban como homenaje a un destino que ha despertado tanta inspiración literaria.

JOSÉ ESTEBAN (Sigüenza, Guadalajara) Ha repartido su vocación literaria entre la edición, la investigación y la crítica literaria y la novela. Escritor disperso, ha cultivado todos los géneros literarios. Como novelista es autor de El himno de Riego (1984) y El crimen de Mazarete (2016). Ha elaborado ediciones críticas de la literatura aforística de José Bergamín, de Las siete Cucas de Eugenio Noel y de Lazarillo español de Ciro Bayo. Entre sus ensayos figuran también Breviario del cocido (1987), Los amigos españoles de Oscar Wilde (2012) y Duelos y duelistas españoles (2018). Recientemente ha publicado, junto al fotógrafo Antonio Tiedra, Los barrios bajos de Madrid, según Galdós. Sus memorias literarias, Ahora que recuerdo (2019), comprenden más de medio siglo de aventuras y desventuras en el siempre raro mundo de la cultura.

Empieza a leer…

¡PARÍS! ¡París!

Ir a París. Andar por París. Vivir en París…, ese es y fue el gran deseo de casi todos los escritores españoles. O sería mejor decir, de casi todos los españoles.

«Francia —escribió una vez José Vidal Beneyto— ha sido nuestro compañero más inexcusable, nuestro enemigo necesario. Si eliminamos del pasado acontecer español esta parcela fundamental de nuestra realidad, ni nuestra historia ni nuestra literatura, son explicables. Mas de mil años uncidos a un mismo destino de paces y contiendas, de confrontaciones y reencuentros, unidos/separados por los Pirineos, Francia ha sido desde siempre para nosotros una especie de interacción traumática en la que los parámetros amor/odio han funcionado y se han sustituido con relativa facilidad. Una relación a la que nuestros exilios y nuestras emigraciones le han conferido una vitalidad, para bien o para mal, permanente».

*Contenido original proporcionado por la editorial REINO DE CORDELIA

Enlaces de compra

eBook

,

Papel

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Compartir...