Reseña del libro «Lolita» de Vladimir Nabokov. Por Paqui Bernal.

Entre las imágenes de señores maduros, niñas con calcetines blancos, jardines traseros de adosados y habitaciones de motel a las que vuelvo involuntariamente están las de “Lolita”, y todo gracias al genio de Vladímir Nabókov.

Supongo que huelga hacer aquí el resúmen del argumento, si tenemos en cuenta que esta gran novela ha influido en nuestra cultura hasta el extremo de dar lugar a toda una estética (la de mujeres que encuentran su atractivo en vestirse y peinarse como niñas).

Por si acaso alguien no la conoce, diré que la historia trata de la relación de pareja entre un hombre de mediana edad que llega a casarse con una viuda para conquistar a su hija menor de edad.

Lolita es una obra maestra por el inglés exquisito de un escritor no nativo (Nabókov nació en Rusia), y cuya profesión no estaba relacionada con la literatura (era entomólogo). Además contiene una trama perfectamente trazada.

Pero si se me permite destacar una virtud de Nabókov como narrador, ésa sería la caracterización de los personajes. Nos presenta un Humbert Humbert culto, detallista, retorcido, al que sin embargo -a pesar de su obsesión malsana- cuesta juzgar como loco. Y construye una Lolita malcriada y aburrida de repetir juegos sexuales, pero que chantajea a su “amante” y a la que tampoco se acaba de ver del todo como una víctima.

Y la ambigüedad de estos personajes me parece excepcional porque crea una linea moral tan fina que se ha llegado a discutir si el autor justificaba la seducción de la niña por parte de Humbert Humbert (cosa que él negó rotundamente). Este tipo de conflictos narrativos, en que la línea roja es tan delgada, son bajo mi punto de vista los más interesantes, los que nos llevan a reflexionar setenta años más tarde y lo seguirán haciendo en el futuro.

Y no me gustaría acabar esta reseña sin subrayar el

arranque de la novela. A los lectores que entiendan inglés les aconsejo que no dejen de escucharlo recitado en Youtube por Jeremy Irons, con esa voz profunda y ese saber hacer.

En el primer párrafo Nabókov ya nos sumerge en una prosa casi poética, aliterativa, cargada de emoción, por más que refleje el deseo de un pederasta por una preadolescente.

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis ingles. Mi pecado, mi alma. Lo-li-ta: la punta de la lengua recorriendo tres pasos por el paladar hasta tocar, al tercero, en los dientes. Lo. Li. Ta. Era Lo, sólo Lo, por la mañana […] Era Lola con sus mallas. Era Dolly en la escuela […]”

Únicamente me queda preguntar cuántos inicios tan eróticos os atreveríais a encontrar en la narrativa universal.

Por Paqui Bernal
@_PaquiBernal

Título: Lolita
Autor:  Vladimir Nabokov
Editorial: Anagrama
Publicado: 18 abril 2006
Páginas: 392
ISBN: 978-8433960177

 

Adaptaciones cinematográficas: 1962 por Stanley Kubrick ​y 1997 por Adrian Lyne.
Referencias musicales: Lana Del Rey, en su álbum Born To Die; Alizée en “Moi… Lolita”.

Artículo anteriorToma un billete y a volar
Artículo siguienteTrilogía Noches inolvidables, de J.Kenner
Paqui Bernal es una escritora nacida en Andalucía. Publicó su segunda novela, “La mirada vaciada” (Nova Casa Editorial) en abril de 2021. También es autora de varios cuentos y artículos de prensa. Licenciada en Filología, estudió el Máster en Creación Literaria en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.