Hoy en el Blog hablamos de Nadie muere en Wellington la última novela de Carmen Sereno, de la cual ya reseñamos sus dos anteriores novelas que componen la bilogía Estocolmo “Maldito síndrome de Estocolmo” y “Azul Estocolmo”.

Esta nueva novela fue la primera que me acompañó durante el comienzo del confinamiento por la pandemia del Covid-19 y gracias a que no te hice caso querida Carmen y lo compré pude leerlo, pero hasta hace unos días no he tenido la suficiente presencia de ánimo para ponerme a escribir, pero por fin llego el momento.

Emma es una joven diferente, su vida ha estado marcada desde muy niña por la tragedia y ahora nuevamente una tragedia vuelve a sacudir su mundo y le hará replantearse que es lo que realmente quiere en la vida, su trabajo como asistente de forense, una relación sentimental que deja bastante que desear y Londres la ciudad en la que vive y en la que jamas ha sido feliz empiezan a pesar demasiado, y como el destino es caprichoso y la casualidad no existe un artículo en una revista marcara el comienzo de una nueva vida.

Emma decide romper con todo y mudarse a Wellington (Nueva Zelanda), allí conocerá a David dueño de una pequeña cafetería, un hombre diferente, callado y hasta casi huraño que guarda con celo un pasado que no quiere recordar porque los recuerdos muchas veces duelen más que la peor herida.

David y Emma son dos trenes enfrentados en una misma vía y quizás solamente quizás ellos serán capaces de coordinarse para evitar una colisión e intentar construir un futuro juntos, pero son muchas las barreras a vencer para llegar a la estación de destino.

El resto de los personajes no tiene desperdicio, pero tendréis que descubrirlos porque no me gusta desvelar mucho de esta historia, pero creedme que hay algún personaje que merecería un libro el solito y hay lo dejo caer…

He de confesar que lo primero que me sorprendió fue el ritmo pausado de la narración, quizás estoy demasiado acostumbrado a la novela negra, al thriller y acomodarme me costo alguna que otra página hasta engancharme a la historia pero salvando ese pequeño detalle la historia es de diez, narrada en primera persona Carmen se vale de la voz de Emma como única narradora de la historia un acierto total ya que creo que así ha podido mantener la intriga hasta el último momento.

La ambientación me parece magistral para alguien que no ha pisado Nueva Zelanda en su vida como bien ha confesado la autora en diversas entrevistas por lo que se que el trabajo de documentación ha tenido que ser de órdago porque no pasa de puntillas y se enfanga en clima, tradiciones, costumbres y sale con un sobresaliente porque cuando las cosas se hacen desde el cariño, el mimo y el amor, ni siquiera los bagels (tendréis que leer la novela para entender la referencia) pueden salir mal.

Una historia sobre la búsqueda del amor y la felicidad, sobre la culpa el peso de la misma y sobre las segundas oportunidades.

Había muchas ganas de volver a leer algo nuevo de Carmen, el listón estaba muy alto con sus dos trabajos anteriores, pero si algo ha demostrado es que tiene arte y oficio y lo demuestra en este nuevo trabajo. No soy muy de etiquetar las novelas en géneros preestablecidos, pero a mi modo de ver y sentir yo no lo etiquetaría como romántica porque no hay pastel, no es una novela rosa al uso y mucho menos calificarla como una novela para mujeres, lectores somos todos y creo que es un término que debe englobarnos a todos sin clasificarnos por nuestro género.

Quizás cada día me cuesta más reseñar cuando detrás hay alguien a quien admiro y quiero porque no me gusta que me traicionen los sentimientos y me gusta ser imparcial, por eso os recomiendo esta novela por ser un trabajo muy bien hecho, porque la autora demuestra que ha sido capaz de salir de su zona de confort y traernos una  historia diferente arriesgando porque quizás tras su bilogía anterior esperábamos algo en la misma línea y por el zasca que nos ha dado a todos y a mí el primero por pensar así.

 

Querida Carmen (mi Muriel) no voy a decirte lo que te admiro porque se que lo sabes y el resto de los piropos me los guardo para esas cañas que tenemos pendientes. Así que queridos lectores y amigos no dejéis de ir a vuestra librería de confianza y llevaros a casa esta novela que os puedo asegurar que va a ser un viaje sumamente intenso. Todo un honor que nos hayas nombrado en los agradecimientos de la novela.

Título: Nadie muere en Wellington
Autor:  Carmen Sereno
Editorial: Chic
Publicado: 11 de marzo de 2020
Páginas: 384
ISBN: 978-8417972110

Compartir...