Reseña del libro «No voy a pedirle a nadie que me crea» de Juan Pablo Villalobos .
Por Paqui Bernal.

Lo primero que hay que destacar en la reseña de “No voy a pedirle a nadie que me crea” es que esta obra ganó el Premio Herralde de Novela en 2016 y, por tanto, tiene un alto contenido literario.

El protagonista es un estudiante mexicano que llega a Barcelona para hacer su Doctorado. Pero justo antes se ha encontrado involuntariamente en la escena del asesinato de un familiar suyo y debe ocultarlo. Él se llama Juan Pablo Villalobos, como el autor, lo que lleva a creer que lo que sucede en la novela es auto ficción, una adaptación de la realidad. Esa incógnita explicaría el título, “No voy a pedirle a nadie que me crea”, porque Juan Pablo está implicado en actividades criminales que no puede revelar y porque dudamos de si el autor realmente se vio inmiscuido en los sucesos que se narran. Villalobos juega magistralmente a ser y no ser el protagonista a la vez.

Nos encontramos tres voces principales. La del propio protagonista, una voz llena de referentes culturales que desafía al lector. La de su novia, que lo acompaña a Barcelona y escribe un diario -donde refleja cómo es testigo del racismo con que la tratan en un barrio bien estante de Barcelona-. Y la del “licenciado”, su contacto mafioso (cargado con un acento mejicano repleto de palabras como “pinche”, “pendejo” y “chingado”), que sorprende con una rapidez mental mayor que la del protagonista.

En paralelo disfrutaremos de unos personajes secundarios muy bien caracterizados, como el de la madre de Juan Pablo, una señora bien esposa de un dermatólogo que le escribe cartas. La madre se refiere a sí misma siempre en tercera persona, como “tu madre”, y se extiende y se extiende como si estuviese hablando y no pudiese borrar lo que se le ha ocurrido. Resulta muy cómica.

También está Facundo, el argentino de carácter voluble con el que vive Juan Pablo y que repite “boludo” y “boludeces” en cada frase. Y muchos otros personajes.

Es difícil definir el género de esta novela, una especie de thriller universitario o académico. La narración se estructura en cartas, algunas póstumas, entradas de diario, e-mails, y diálogos directos. Todo eso también consigue dislocar nuestras perspectivas como lectores.

En cuanto al contenido de la obra, Villalobos hace una aguda crítica social y nos presenta cuestiones como la violencia, el narcotráfico, la pobreza, etc. Incluso ridiculiza el discurso contra el heteropatriarcado, pero sin abandonar en ningún momento la intriga, la sátira y el humor.

Me parece muy acertado lo que dijo Kirkus Reviews de Juan Pablo Villalobos: “Tiene el ojo de los novelistas para los detalles, el de un pintor para las imágenes y el de un poeta para los giros verbales.”

Pero debo advertirlo: “No voy a pedirle a nadie que me crea” es una novela muy interesante, no una novela fácil de leer.

Por Paqui Bernal
@_PaquiBernal

No voy a pedirle a nadie que me crea: 574 (Narrativas hispánicas)
Autor: Juan Pablo Villalobos

Editorial: Anagrama

Publicado: 30 noviembre 2016

Páginas: 280

ISBN: 978-8433998224

Artículo anteriorLa Mansion Dorada
Artículo siguienteSinuhé, el egipcio
Paqui Bernal es una escritora nacida en Andalucía. Publicó su segunda novela, “La mirada vaciada” (Nova Casa Editorial) en abril de 2021. También es autora de varios cuentos y artículos de prensa. Licenciada en Filología, estudió el Máster en Creación Literaria en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.