Tú llevas su nombre
de Carmela Díaz

Publicación: 4 de marzo de 2020
Editorial: La Esfera De Los Libros
Páginas: 448
ISBN: 978-8491647522

En un lanzamiento internacional, La Esfera de los Libros presenta el regreso literario de la periodista Carmela Díaz con la novela Tú llevas su nombre. Ambientada en el México prerrevolucionario, la nueva trama tiene como protagonista a Katherine Kelly, que viaja a la península de Yucatán para vender una hacienda centenaria, antaño dedicada al cultivo de henequén, heredada por su familia. Allí descubrirá que las haciendas yucatecas protagonizaron la etapa más glamurosa y boyante del país.

Este viaje supone, además, un renacer para Katherine, que espera dejar atrás una reciente etapa oscura y dramática en su vida.

En las imponentes ruinas de la hacienda de la familia se va a construir un hotel de lujo rodeado de naturaleza virgen. Pero un hallazgo interrumpe sus planes: cuando las máquinas comienzan a remover la tierra, aparecen los huesos de una pareja asesinada décadas atrás. Ella piensa que puede tratarse de los restos de Guadalupe Montenegro, su antepasada, quien desapareció sin dejar rastro durante el inicio de la revolución mexicana. Así comenzará una investigación que llevará a la protagonista a descubrir los secretos que guardan esos muros, una intensa historia de amor y la fascinante vida de Guadalupe, una mujer única que se abrió paso a principios del siglo XX en el mundo de los grandes terratenientes y patrones, consiguiendo que su hacienda fuera una de las más prósperas de todo Yucatán. Pero, ¿quién y por qué acabó con su vida?

Nota de prensa:

EL LIBRO

Katherine Kelly viaja a la península de Yucatán para vender una hacienda centenaria, antaño dedicada al cultivo de henequén, heredada por su familia. Conocido como el oro verde mexicano, de sus pencas se extraían las fibras utilizadas para confeccionar infinidad de tejidos y cordelería. Allí descubrirá que las haciendas yucatecas protagonizaron la etapa más glamurosa y boyante de México. Las familias de hacendados llegaron a ser las más poderosas del país e incluso las más ricas de todo el continente americano.

 

Este viaje supone, además, un renacer para Katherine, que espera dejar atrás una reciente etapa oscura y dramática en su vida.

 

En las imponentes ruinas de la hacienda de la familia se va a construir un hotel de lujo rodeado de naturaleza virgen. Pero un hallazgo interrumpe los planes de Katherine: cuando las máquinas comienzan a remover la tierra, aparecen los huesos de una pareja asesinada décadas atrás. Ella piensa que puede tratarse de los restos de Guadalupe Montenegro, su antepasada, quien desapareció sin dejar rastro durante el inicio de la revolución mexicana.

 

Así comenzará una investigación que llevará a la protagonista a descubrir los secretos que guardan esos muros, una intensa historia de amor y la fascinante vida de Guadalupe, una mujer única que se abrió paso a principios del siglo XX en el mundo de los grandes terratenientes y patrones, consiguiendo que su hacienda fuera una de las más prósperas de todo Yucatán. Pero, ¿quién y por qué acabó con su vida?

 

QUÉ

 

El encuentro de dos cadáveres en los terrenos de la hacienda perteneciente a la familia de Katherine es el detonante que impulsa a la protagonista a cambiar sus planes. Lo que se antojaba como una firma de contrato con los nuevos propietarios de esas tierras se convierte en una aventura que cambiará el destino de muchas personas.

 

QUIÉN

 

Guadalupe Montenegro, principios del siglo XX. Una mujer valiente y decidida. Una pionera en un mundo de hombres, una visionaria con carácter y agallas que se puso al frente de una hacienda yucateca tras la muerte del patriarca hasta convertirla en una de las más prósperas del estado de Yucatán. Su rastro se pierde al inicio de la Revolución Mexicana. Su desaparición sigue siendo un misterio hoy en día.

“A Guadalupe Montenegro le gustaba saborear el primer café de la mañana -ardiente y sin azúcar- bajo un cielo aún plomizo, sentada en su mecedora preferida, desde la galería frontal de la residencia familiar. Bajo los arcos, contemplaba cómo el firmamento comenzaba a clarear mientras degustaba despacio el brebaje amargo y supervisaba la puesta en marcha de peones, jornaleros y capataz. Los primeros meses tras la muerte de su padre habían sido duros, en ocasiones incluso crueles, pero transcurrido un tiempo de adaptación y aprendizaje las cosas iban cambiando”.

 

Katherine Kelly, en la actualidad. Tras sufrir un desengaño, renunciar a una boda y al futuro para el que creía estar predestinada, la protagonista se embarca en un viaje muy distinto. En la península de Yucatán se sumergirá en la fascinante historia de su antepasada Guadalupe Montenegro y descubrirá un anclaje emocional con la tierra de sus antepasados que le cambiará la vida.

 

“Nunca he sido aficionada a creer en planos paralelos, vórtices espirituales, flujos cósmicos ni acepciones similares. Al contrario, soy escéptica en aquello que no se puede explicar científicamente. Pero sí tengo el convencimiento de que esta zona del planeta irradia una energía especial. De esas que no puedes verbalizar ni explicar racionalmente, pero que la sientes, que te invade… Estos días percibo una conexión con todo lo que me rodea, no sabría definirlo con precisión, pero las sensaciones son positivas e intensas a mi alrededor. Creo que aquí nada malo podría ocurrirme y me siento elevada, liberada”.

 

Harry Newman, en la actualidad. Uno de los guionistas y documentalistas de más éxito profesional en nuestros días, aunque un hombre vencido y desencantado en el ámbito personal. Recala en las selváticas cabañas de Tulum con el alma rota huyendo de su pasado reciente y sin ninguna esperanza de futuro. Las ruinas de una hacienda centenaria se convertirán en los pilares que comenzarán a recomponer su porvenir.

 

“Mientras él llama a Mario para pedirle nuestros cafés, reflexiono acerca de que los prejuicios son terribles. Harry no es el hombre áspero y arisco que yo había sentenciado sin conocerlo, sin haber cruzado ni una palabra con él. Es un tipo educado, agradable y buen conversador. Y estoy convencida de que puede llegar a ser absolutamente cautivador si se lo propone”.

 

Howard Grant, principios del siglo XX. El hijo menor de una familia aristocrática, educado en Cambridge y formado entre las élites. Estaba considerado uno de los arqueólogos de referencia a principios del siglo pasado. Además de su lengua materna, dominaba el francés y el español, y sentía debilidad por los idiomas antiguos como el griego o el egipcio. Su entusiasmo por descifrar grafías diversas, por enredarse durante meses en decodificar jeroglíficos y glifos, fue lo que le empujó a adentrarse en la arqueología.

 

“Mientras él se reponía de la sorpresa, ella lo miraba fijamente a los ojos con una expresión indescifrable, sin dejar de recrearse -aunque con cierto disimulo- en la masculinidad manifiesta de aquel cuerpo prieto, y en unos brazos fuertes y tostados por el sol. A Guadalupe le había golpeado súbitamente un cosquilleo inédito y ardiente en las entrañas. Mientras su interior intentaba batallar contra tan extraña sensación, advirtió que no había visto a un hombre tan apuesto en toda su vida”.

 

Howard Grant, en la actualidad. El descendiente contemporáneo del arqueólogo inglés. Un hombre interesante e inteligente, pero que no encuentra su sitio, atrapado en la vorágine de la City londinense, consumido por el estrés y la ansiedad. Está intentando alejarse de una vida que lo oprime y que detesta, pero desconoce cómo volver a empezar.

 

“Lo que resulta inevitable para cualquier observador es no fijarse en sus ojos: son de un negro intenso y brillante. Una mirada hipnótica que hace juego con su pelo azabache y ensortijado. Aunque no me suelen atraer los hombres a golpe de vista, no puedo esquivar una sacudida inesperada cuando lo tengo frente a mí. Este desconocido me provoca una inquietud extraña, pero no desagradable. ¿Será por encontrarme cara a cara con un descendiente directo de alguien que conoció a Guadalupe?

 

DÓNDE

 

La península de Yucatán es una protagonista más de la novela. Además de conocer a fondo las haciendas henequeneras, tan impresionantes como las haciendas de algodón que plasmó Margaret Mitchell en Lo que el viento se llevó, la trama nos sumerge en las localizaciones más apetecibles y exóticas del mar Caribe. Lo lectores van a descubrir, entre otras, la grandeza de Tulum o la isla de Holbox, un edén mexicano virgen y semidesconocido.

 

TIERRA DE MAYAS

 

La herencia de la civilización maya es otra de las joyas de Yucatán, un legado casi mágico. Y la figura del jaguar en esa cultura, es tan fascinante como imprescindible. Una antigua leyenda, la búsqueda de una ciudad pérdida y la sombra mágica del jaguar se vincularán a lo largo de la trama al destino de los protagonistas.

 

CUÁNDO

 

Principios del siglo XX. La novela plasma al detalle la época dorada del auge del imperio del henequén y la vida de las grandes familias de hacendados yucatecos. La trama también hunde sus raíces en los convulsos comienzos del siglo XX. Cansado del régimen imperante, el pueblo mexicano comienza entonces a alzar su voz, reclamando sus derechos frente a la opresión y a la dictadura del porfiriato.

 

En la actualidad. El lector va a conocer a fondo alguno de los destinos más frecuentadas por celebrities internacionales, como Tulum y Holbox; sin olvidar otros enclaves fabulosos de la Península de Yucatán como la ciudad colonial de Mérida o la caribeña y colorida ciudad de Cancún. También se va a adentrar en algunas de las haciendas más representativas, antaño iconos del negocio del henequén, hoy reconvertidas en hoteles y refugios de ultra lujo.

 

EN BOCA DE LA AUTORA

 

A la hora de ambientar la novela, Carmela Díaz ha trasladado al papel sus viajes por tierras mexicanas, cuya esencia retrata con todo detalle en la publicación: “No hay localización que no haya vivido y experimentado en persona”, asegura la autora. “Los personajes duermen, comen, beben y disfrutan en lugares donde yo he dormido, comido, bebido, disfrutado… He recorrido Yucatán y he hablado con sus gentes, incluso con personas que nacieron y vivieron en haciendas henequeneras el siglo pasado”. En el momento de redondear la trama, donde ficción y realidad conviven en plena sintonía, Díaz argumenta que la mayor complejidad reside en tejer un hilo argumental que se desarrolla en el presente y en el pasado, ya que esto implica dos narrativas distintas. “Pero, sea cual sea el contexto histórico en el que te desenvuelves en una novela, la clave está en encontrar una trama que enganche y unos personajes creíbles que empaticen con el lector. Y eso no es nada fácil…”, recalca. En el caso de Katherine Kelly y Guadalupe Montenegro, las dos mujeres que vertebran la historia, la autora asegura que, pese a vivir en siglos distintos, viviendo momentos vitales completamente diferentes y en contextos históricos que no tienen nada que ver, ambas son fuertes, saben combatir las adversidades y luchan por conseguir sus sueños.

 

LA AUTORA

 

Carmela Díaz, con una excelente formación ―doble licenciatura y doble posgrado―, cuenta con una extensa trayectoria en el ámbito de la comunicación y las relaciones públicas. Actualmente dirige una prestigiosa agencia de comunicación. Colaboradora habitual de diversos medios, en los últimos años ha publicado numerosos artículos y columnas de opinión. Está especializada en estilo de vida, gastronomía y viajes. Escribe el blog Boulevard Style en Marie Claire, reportajes gastro en El Confidencial, artículos sobre ocio y tendencias en Diario Abierto, y tiene una sección en el suplemento de viajes de El Economista. También ha realizado, entre otras, colaboraciones con Semana y Prisa Revistas. Es autora de seis novelas, entre ellas Amor es la respuesta, editada con gran éxito por La Esfera. Además de en España, Tú llevas su nombre se va a lanzar en México y en otros países de Latinoamérica. www.carmeladiaz.com Instagram: @CarmelaDfx Twitter: @CarmelaDf

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Compartir...