Últimos días en Berlín Paloma Sánchez-Garnica

Últimos días en Berlín
de Paloma Sánchez-Garnica

Publicación: 4 noviembre 2021
Editorial: Planeta
Páginas: 648
ISBN: 9788408249856

Cuando el amor y la esperanza son más poderosos que el odio y la furia

Finalista Premio Planeta 2021

Biografía del autor

Paloma Sánchez-Garnica (Madrid, 1962) es licenciada en Derecho y Geografía e Historia. Autora de El gran arcano (2006) y La brisa de Oriente (2009), su novela El alma de las piedras (2010) tuvo un gran éxito entre los lectores. Las tres heridas (2012) y, sobre todo, La sonata del silencio, de la que se hizo una adaptación para una serie en TVE, supusieron su consagración entre la crítica y los lectores como una escritora de gran personalidad literaria. Con Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido, de la que se publicaron cinco ediciones y se ha traducido para todos los países de habla anglosajona, obtuvo el Premio de Novela Fernando Lara 2016. Su última novela, La sospecha de Sofía, con dieciséis ediciones, ha confirmado una vez más la exitosa carrera literaria de Paloma Sánchez-Garnica.

Sinopsis

Cuando Yuri Santacruz asistió al nombramiento como canciller de Adolf Hitler, no podía imaginar lo mucho que cambiaría su vida en Berlín. Había llegado allí unos meses atrás, después de haber huido, junto con parte de su familia, de San Petersburgo, asfixiados por una revolución que los había dejado sin nada. A Yuri también lo privó de su madre y su hermano pequeño, a quienes las autoridades rusas no permitieron la salida del país.

Ya en Berlín, su sentido de la justicia lo impulsará a defender a un joven comunista agredido por las tropas de asalto de Hitler. Ese día, además, conocerá a su gran amor, Claudia. Su vida dará un giro inesperado, y la que hasta entonces había sido su máxima prioridad, buscar a su madre y a su hermano, será sustituida por otra más urgente en esos tiempos convulsos: seguir con vida.

Una gran historia de amor y guerra, de lucha y supervivencia. Una delicia narrativa.

Cuando el amor y la esperanza son más poderosos que el odio y la furia.

Un homenaje a la novela y a su autor, Boris Pasternak, «que sufrió los malos tiempos de una época». La obra habla de los totalitarismos que transformaron Europa, con el ascenso del nazismo, que provocó el horror de la Segunda Guerra Mundial. Y de cómo afectan a la vida cotidiana en una historia «de amor y de amistad» que ha escrito «con toda la pasión y emoción» de la que se ve capaz.

«una novela río de corte histórica que retrata las principales conmociones europeas del siglo XX, amenizada con hábiles subtramas»

Una novela llena de intriga, tensión, amistad y pasión en los años de la Revolución rusa en San Petersburgo y en un Berlín arrasado por el nazismo.

Reseña:

Una gran novela coral sobre los peligros de los totalitarismos

Fiel a su estilo literario, muy personal, envolvente, lleno de realismo y de situacio nes costumbristas, Paloma Sánchez-Garnica cautivará al lector con Ultimos días en Berlín, novela finalista del Premio Planeta 2021. Tras el éxito de ventas de La sospecha de Sofía, con diecinueve ediciones, más de 100.000 ejemplares vendidos y unas críticas inmejorables, la autora se ha consagrado con esta obra como uno de los grandes referentes de la literatura en castellano.

 

Últimos días en Berlín es una gran historia que cuenta con todos los componentes que los lectores pueden desear: una trama impactante, una época trascendental, unos personajes sobresalientes y dos escenarios clave de nuestra historia más reciente. La nove- la refleja el ascenso de los totalitarismos que afectaron a toda Europa y que llevaron a la Segunda Guerra Mundial: los nacionalismos, la Revolución rusa y sus consecuencias para los pueblos. Al mismo tiempo se lee en clave contemporánea, ya que es una inquietante enseñanza sobre las consecuencias de las ideologías doctrinarias. «El peligro del totalitarismo siempre existe. La humanidad repite siempre sus mismos errores y no estamos exentos de ningún peligro que haya ocurrido en el pasado», ha afirmado recientemente Paloma Sánchez-Garnica.

San Petersburgo, el Moscú estalinista y el Berlín de Adolf Hitler son los tres escenarios principales por los que transcurre esta novela en la que más que vencedores y vencidos, hay luchadores contra el tiempo que les tocó vivir. Así, la autora ofrece en esta historia el punto de vista cotidiano de la sociedad, cómo la población vivió esa época y no tanto los grandes personajes históricos. En este relato muchos sufrirán, habrá víctimas, verdugos, cómplices y valientes opositores, pero el protagonista, que deberá librarse de la persecución nazi y de la estalinista, no abandonará nunca su gran esperanza: reunirse con la familia que dejó en Rusia.

Los lectores podrán disfrutar no solo de la trama principal, la protagonizada por Yuri, sino de otras muchas también interesantes, como las vivencias de sus vecinos y de los comerciantes judíos señalados, la verdadera labor que desempeña Yuri en la embajada o las experiencias pasadas de su madre y su hermano en Rusia. Ultimos días en Berlín es una gran novela coral, un emocionante e íntimo relato histórico que recuerda a grandes clási- cos como Doctor Zhivago de Boris Pasternak.

 

Los personajes más relevantes

Yuri Santacruz

El protagonista de esta novela es un joven ruso de ascendencia española que deberá luchar no solo para sobrevivir al nazismo, sino también para escapar de la crueldad del estalinismo. Yuri es un hombre valiente y apasionado que no dudará en afrontar riesgos manteniéndose fiel a sus convicciones. Un auténtico héroe.

«Yuri lo escuchaba tratando de mantenerse sereno; no quería ni debía pagar con él su in- dignación. Le daba rabia el mensaje perfectamente pergeñado que se esparcía más allá de las fronteras sobre la realidad del bolchevismo hasta llegar a calar en mentes nobles y aun integras y decentes como la de aquel chico.»

«Mientras le escuchaba, Yuri no pudo evitar recordar sus vivencias en Rusia, el desmorona- miento de todo su mundo, la brusca deshumanización consecuencia del hambre y la violencia descontrolada. Le dolía la situación de aquel chico porque ahondaba en su propia herida, en su recuerdo de ausencia, de separación, pero también se lamentaba de su ignorancia sobre aquella realidad, esa visión idealizada, casi poética que se había extendido entre la izquierda de muchos países, justificando la evidencia de los excesos tanto de Lenin como ahora de Stalin.»

 

Claudia Khaler

Esta bella mujer casada con un oficial nazi es uno de los personajes que más evolucionan a lo largo de la novela. Yuri le hará actuar de forma impetuosa porque, en el fondo, su pasión e inteligencia le harán ver más allá de los designios del régimen de Adolf Hitler. Acomodada al ideario del nazismo y a las apariencias sociales, Claudia se sentirá contra las cuerdas por dar rienda suelta a sus sentimientos. Ella también querrá proteger a los suyos, entre ellos, a su hermano Franz.

«Claudia no replicó de inmediato. En su mente chocaba la pretensión de imponer la que consideraba su verdad ideológica con la perturbadora fascinación que le provocaba la cercanía de aquel hombre potenciada por su insolencia.»

 

Krista

La hija de la casera de Yuri completa el triángulo amoroso de esta historia. Krista es una doctoranda en ginecología que deja Múnich tras haber sido despedida de una clínica vigilada por la Gestapo. Esta joven, que vuelve a casa de su madre, se sentirá atraí- da por Yuri desde el primer instante. El hermano de Claudia intentará conquistarla y la joven, leal a sus ideales y a la valía de los seres humanos, también será víctima de las redes nazis. Krista, de carácter fuerte, es una heroína.

«Se echó a llorar y Yuri la acogió en sus brazos. Krista los miraba con los ojos inundados en llanto, la mandíbula tensa de rabia, los puños apretados de impotencia. Cómo era posible que pudiera estar pasando aquello, la iniquidad y el desafuero empezaban a considerarse como norma integrada en la ley del Tercer Reich. Se sentía avergonzada de ser alemana y le dolía el corazón por ello.»

 

SS Ulrich von Schönberg

El marido de Claudia y nazi hasta la médula trabaja como asistente de Heinrich Himmler. Es un hombre violento e insolente que simboliza el afán de superioridad de los SS y, a la vez, un individuo frustrado. Por mucho que desee lo contrario, Ulrich no genera en su esposa la misma devoción que Yuri.

«Sabía que la amenaza de Ulrich iba en serio: si descubría su identidad, acabaría con él. Una vez abierta la espita de la sospecha, era imposible evitar que la situación les explotase en la cara con consecuencias que no quería ni imaginar.»

 

Erich Villanueva

El jefe de Yuri será uno de sus mayores aliados, aunque al protagonista le cuesta, a veces, seguir sus directrices. Amigo íntimo de su padre, Villanueva trabaja como secretario de comunicación de la embajada de España en Berlín. Hombre de enormes influencias, actúa como mentor de Yuri. Este personaje, lleno de matices y claroscuros, resulta muy interesante.

«Lo intentaba, pero no podía remediarlo, le asustaban las consecuencias que le podía reportar aquel acto heroico. Estaba convencido de que Villanueva no vería con buenos ojos lo que estaba haciendo. No había pensado en su reacción hasta ese momento. De él dependía su estancia en Berlín, podría enviarle de regreso a Madrid. Se reprochó a sí mismo su torpeza.»

 

Verónika Olégnova

Cuando la Revolución bolchevique estalla, la familia de Yuri comienza a sufrir sus con- secuencias y su madre solo tiene un pensamiento: salir del país. Casada con el español Miguel Santacruz, la bondadosa Verónika, de modales exquisitos, consagra su vida al cuidado de sus hijos.

«La vida de lujos, comodidades y bienestar en la que habían vivido Miguel Santacruz y su familia se había esfumado por completo. Convertidos en enemigos del pueblo, tildados de burgueses altivos y egoístas, acusados y sentenciados como delincuentes por el solo hecho de pertenecer a una clase social, los Santacruz habían tenido que aprender a pasar desapercibidos, a evitar cruzarse con aquellos que esparcían con saña el odio acumulado durante siglos.»

 

Otros personajes secundarios

Al tratarse de una gran novela coral, múltiples personajes pueblan el entorno de Yuri o de Claudia. El lector percibirá desde el principio que son muchos los secundarios que tendrán un papel determinante en la historia y en los sorprendentes giros narrativos. Uno de ellos es Kolia, el hermano de Yuri y ejemplo de cómo los totalitarismos transforman a seres buenos en monstruos.

Por otra parte, la autora cita otros personajes históricos a los que no se les da voz, pero si cierta presencia puntual, como los Goebbels, u otros que sí han sido recreados, como el salvaje comandante ruso Lavrenti Beria.

 

Los temas principales de esta gran historia

El gran tema de esta novela es la lucha del ser humano por la supervivencia en una sociedad ahogada por los totalitarismos y la guerra y, en medio de tanta injusticia, por querer vivir con normalidad y seguir al lado de quien más se quiere. Además de esta cuestión, muchas otras tienen su reflejo en la trama de Últimos días en Berlín.

 

El amor con todos sus matices

La novela aborda los amores prohibidos, los triángulos amorosos, la pasión y el deseo, junto con la pérdida y el recuerdo de los seres queridos. Paloma Sánchez-Garnica también trata la belleza infinita del amor materno y del amor entre hermanos, además de la fuerza de la amistad.

 

La esencia de los totalitarismos

Estos, de cualquier signo, marcan el día a día de cualquier persona. La venganza y la denuncia del que piensa diferente, la persecución política, la injusticia y la barbarie del fascismo, los valores inhumanos de toda dictadura, la decadencia de las clases más privilegiadas y la violencia cotidiana son cuestiones que se abordan en la novela. La autora también recrea el salvajismo de todos los bandos, el miedo de las víctimas y el exilio.

 

La cotidianidad en tiempos de conflicto

La autora va mucho más allá demostrando cómo la política llega a influir en la vida personal. Algunos ejemplos son el control tipo Gran Hermano, la asfixiante falta de libertad, los estragos de la guerra y cómo aflora la solidaridad y el egoísmo.

 

Las mujeres, víctimas y heroínas

Paloma Sánchez-Garnica también hace visible un asunto pocas veces tratado en profundidad: los abusos sexuales de los que son víctimas las mujeres y las niñas que sobreviven a una guerra. La autora no se limita a citarlas, sino que escenifica las vejaciones que ejercieron los soldados rusos, borrachos y descontrolados por la victoria; al igual que la violenta forma en que los nazis poderosos trataban a sus esposas. Para ellos la mujer era un objeto, una manera de perpetuar la raza aria.

 

El reflejo de hechos y escenarios históricos

La autora consigue engarzar con éxito la trama, el contexto histórico y los personajes, poniéndolos a ellos como testigos o protagonistas de hechos memorables. Con maestría narrativa, el nazismo y el estalinismo son las dos caras de una misma moneda, al igual que Alemania y Rusia son polos que se atraen y se repelen a lo largo de esta historia.

El relato empieza en Berlín, en enero de 1933, cuando Hitler es nombrado canciller alemán. A partir de entonces hay un salto al pasado del protagonista para explicar sus orígenes, la relación de sus padres y cómo afecta a su familia la Revolución bolchevique, su huida y su paso por Madrid y Berlín. Luego la historia vuelve a situarse en los años treinta del siglo pasado, donde comienza la novela, y continúa hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

El lector viaja a grandes escenarios con una cuidada ambientación sin olvidar el vínculo del protagonista con España. Además de Alemania y Rusia, Paloma Sánchez-Garnica nos traslada a la Guerra Civil española y a la España franquista. Otros enclaves emblemáticos en los que se sitúa la acción son los gulags de Siberia, con unas condiciones de vida espeluznantes. La autora también articula algunas escenas en Madrid, Múnich, los campos de concentración de Dachau y el femenino Rävensbruck, además de otras ciudades y países, como Varsovia y Suiza, respectivamente.

Aprovechando este rico contexto histórico, Paloma Sánchez-Garnica nos muestra escenas cotidianas relacionadas no solo con la Revolución bolchevique o el ascenso de Hitler al poder, sino también con otros hechos significativos. Es el caso de la noche de los cristales rotos, el boicot a los comerciantes judíos, la tortura de la policía soviética, los asesinatos y las condenas de los oponentes al nazismo, el final de Hitler en su bunker o los suicidios de muchos nazis antes de ser capturados. Incluso, la novela también recoge sucesos como la masacre de miles de ciudadanos polacos en los bosques de Katyn por parte de los rusos. Nada escapa a la ardua labor documental de la novela, siempre desde el audaz punto de vista de Paloma Sánchez-Garnica.

 

Enlaces de compra

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Compartir...