Imagen de diariocordoba.com

Atocha 55, de Joaquín Pérez Azaústre, es el título de la obra ganadora del Premio de Novela Albert Jovell en su quinta edición, un galardón que concede y convoca cada año la Fundación para la Protección Social de la OMC (FPSOMC) y que publica desde sus inicios la editorial Almuzara.

En enero de 1977, bajo la presidencia de Adolfo Suárez, se promulgó la Ley 1/1977 para la Reforma Política. Franco había muerto dos años antes y la ciudadanía se pronunciaba a favor de la democracia de partidos, la libertad y la amnistía para los presos políticos, pero las estructuras de la Dictadura se resistían a perder sus privilegios.

La noche del 24 de enero un comando de extrema derecha irrumpió en un despacho de jóvenes abogados laboralistas de Madrid, militantes del Partido Comunista de España. Fueron asesinados Luis Javier Benavides Orgaz, Francisco Javier Sauquillo Pérez del Arco, Enrique Valdelvira Ibáñez, Serafín Holgado de Antonio y Ángel Rodríguez Leal. Resultaron gravemente heridos Miguel Sarabia Gil, Luis Ramos Pardo, Dolores González Ruiz y Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell. Fue en el número 55 de la calle Atocha, en Madrid.

Atocha 55 pone el foco en los rostros y voces de aquellos letrados. La novela se adentra en las motivaciones éticas y políticas que los condujeron al ejercicio de la abogacía en la defensa de los obreros y de los presos políticos al final del franquismo. El idealismo y la justicia social, pero también el afán constructivo, en un sentido cívico de la convivencia, fueron algunas de sus motivaciones y las bases de nuestra democracia. O el entendimiento entre contrarios, encarnado en la figura del decano del Colegio de Abogados de Madrid, Antonio Pedrol Rius, que había sido fiscal contra los jefes de las checas en Madrid tras la guerra civil y que, estando contra el comunismo, se posicionó con sus compañeros, abogados jóvenes y víctimas de aquel crimen terrible que conmocionó a España y que llenó las calles de Madrid, tras una manifestación masiva que aún se recuerda, de un ensordecedor silencio.

En la presente edición han concurrido un total de 106  manuscritos, y el Jurado ha estado compuesto por los periodistas literarios Nuria Azancot y Javier Ors, el editor Javier Ortega, y José María Rodríguez Vicente como representante de la Fundación.

La entrega del galardón, que han obtenido en años anteriores autores como Montserrat Rico Góngora, Concepción Valverde, Jairo Junciel y Rogelio Guedea, se realizará en la sede de la OMC (Plaza de las Cortes 11, Madrid) en la segunda quincena del próximo mes de enero.

Joaquín Pérez Azaústre nació en Córdoba en 1976 y reside en Madrid, donde obtuvo una Beca de Creación en la Residencia de Estudiantes entre 2000 y 2002 y se licenció en Derecho por la Universidad Complutense. Ha publicado los libros de poemas Una interpretación (Rialp, 2001, Premio Adonáis), Delta (Visor, 2004, Accésit del Premio Jaime Gil de Biedma), El jersey rojo (Visor, 2006, Premio Fundación Loewe Joven), El precio de una cena en Chez Mourice (Algaida, 2007), Las Ollerías (Visor, 2011, Premio Internacional Fundación Loewe), Vida y leyenda del jinete eléctrico (Visor, 2013, Premio Internacional Jaime Gil de Biedma) y Poemas para ser leídos en un centro comercial (Vandalia, Fundación José Manuel Lara, 2017).

Como narrador, es autor del libro de relatos Carta a Isadora (Ediciones B, 2001) y de las novelas América (Seix Barral, 2004, Mención Especial del Jurado del Premio Biblioteca Breve, El gran Felton (Seix Barral, 2006), La suite de Manolete (Alianza Editorial, 2008, Premio Fundación Unicaja Fernando Quiñones, Los nadadores (Anagrama, 2012, traducida al inglés, al italiano y al francés) y Corazones en la oscuridad (Anagrama, 2016).

Es colaborador de La Esfera de Papel del diario El Mundo, del semanario El Cultural, en cuya web coordina el concurso semanal de micropoesía Cuenta 140, y del Diario Córdoba. Por sus colaboraciones en prensa recibió el Premio Meridiana del Instituto Andaluz de la Mujer 2003, por la defensa de la igualdad en los medios de comunicación. Reunió sus artículos en el volumen Reloj de sol (Diputación Provincial de Córdoba, 2004). El corresponsal de Boston (Berenice, 2006) y La chica del calendario (2009) recogen algunos de sus textos sobre cine y literatura. Ha publicado asimismo el ensayo Lucena sefardita. La ciudad de los poetas (Fundación José Manuel Lara, 2005).

Fundación para la Protección Social de la OMC

La Fundación para la Protección Social de la OMC nació en 1917 como Patronato de Huérfanos Príncipe de Asturias. Desde sus orígenes su actividad está encaminada a proteger a los médicos colegiados y sus familias, en todo el ámbito nacional, ante situaciones de vulnerabilidad social. Para ello cuenta con un Catálogo Anual de prestaciones, ayudas y servicios destinados a paliar situaciones de orfandad, discapacidad, dependencia, conciliación, salud o accesibilidad y autonomía, entre otros.
Respondiendo al compromiso de divulgar su labor, la Fundación convoca anualmente el Premio de Novela Albert Jovell, al tiempo que promueve la creación literaria, muy arraigada entre el colectivo médico desde antiguo y que cuenta con muchos y gloriosos exponentes en la literatura hispana.

Descubre las últimas Noticias Literarias haciendo clic en la imagenNoticias_Literarias

Atocha 55, de Joaquín Pérez Azaústre, V Premio de Novela Albert Jovell
5 (100%) 1 voto[s]

Aquí puedes dejar un comentario...