Crece y hazte rico: 51 leyes para atraer el éxito y el dinero
de Romuald Fons

Un libro para crecer y combatir, desaprender y descubrir, de una
vez por todas, qué diablos tienes que hacer para hacerte rico.

Tomando su propia historia como ejemplo, Romuald Fons,
«el rey del SEO» te desvela las 51 leyes que lo han guiado
de la pobreza más absoluta a un legado de riqueza personal
y éxito empresarial.

La historia de Romuald Fons puede ser la de cualquiera de nosotros, sin padres ricos, ni business angels, sin acabar la carrera que comenzó. Pero consiguió levantar su imperio empresarial de sus propias cenizas personales, y tras varios proyectos desastrosos logró hacerse millonario. «Según los libros sobre cómo alcanzar el éxito, yo debería ser un fracasado. Y, en cambio, hace ocho años estaba arruinado y ahora soy millonario. ¿Quieres saber cómo lo hice?»

¿Quieres atraer el éxito y el dinero? Descubre las 51 leyes para conseguirlo en Crece y hazte rico, un libro directo, inspirador, sorprendente y extremadamente honesto. «No me creas a mí. No creas todo lo que dice este libro. Experimenta por ti mismo. Equivócate. Duda. Llegarás mucho más lejos», afirma su autor Romuald Fons, más conocido como Romu entre sus seguidores y amigos. Esta obra es la narración de su historia personal, de cómo pasó de no poder pagar las vacunas de su hijo a hacerse millonario en menos de una década. ¿Te parece imposible? A él nunca se lo pareció, por ello lo consiguió.

Ya en el prólogo de la obra el mejor amigo de Romuald, Víctor Martín, autor de Desata tu éxito, afirma que «después de su lectura lo amarás o lo odiarás, pero no te dejará indiferente». Martín describe a Romu como un tipo honesto de esos que te dice lo que necesitas oír, no lo que quieres oír, y es allí donde reside gran parte de su éxito. Romuald Fons es una persona que no deja de transformarse, que no para de innovar, y de poner a prueba sus límites. Como bien afirma «en Crece y hazte rico no te voy a dar la receta del éxito ni vamos a implicar al universo en esto, sino que voy a transmitirte mi experiencia desde un punto de vista escéptico y pragmático, con el objetivo de librarte de creencias irracionales, desarrollar en ti un espíritu crítico y desaprender mucho de lo que crees cierto».

En los primeros compases de la obra Romuald Fons nos anima a quitarnos esa idea preconcebida que demoniza el dinero, como si tenerlo fuera algo intrínsecamente malo o indeseable. Mucha gente asocia erróneamente a los millonarios con la maldad y la avaricia, como si solo se pudiera ganar dinero a costa de llevar a cabo acciones horrendas y reprochables. Por ello es imprescindible abandonar cualquier prejuicio sobre ganar dinero para conseguirlo: «Te aseguro que no hace falta ser un cabrón explotador para volverte rico», afirma. Él lo logró a fuerza de prueba y error. Antes de dedicarse al SEO, Romuald perdió todo su dinero y mucho tiempo intentando destronar a Facebook y a eBay. Tras estos fracasos y al quedarse totalmente arruinado se dedicó durante meses a echarle la culpa de su derrota a todo tipo de circunstancias externas. Aunque el problema, como descubrió más tarde partía de él mismo y de su soberbia, ya que creía que podía hacer la competencia a empresas titánicas con miles de empleados, él solo desde su casa con un portátil. El problema no era que los usuarios no entendiesen el funcionamiento o que el mundo no estuviese preparado para su genialidad. Como bien explica el autor en la obra, las excusas siempre son malas aliadas porque nos hacen desviar la atención de lo verdaderamente importante.

La vida está llena de factores que no podemos controlar como tu competencia o que estalle una pandemia mundial. Tanto las desgracias como los golpes de suerte no están en nuestras manos. Y esa es una de las razones por las que Romuald Fons piensa que «los planes de empresa son puro onanismo empresarial (…) Algo que solo sirve para una cosa: perder el tiempo. Tiempo que otros aprovechan para hacer cosas. Para equivocarse. Para aprender».

Hazte rico. Porque no existe ningún motivo real para no serlo. Para no desearlo. Porque tener dinero te permite hacer cosas que no podrías hacer de otra forma. Sin dinero, mucho; pero con dinero, todo. Así de fácil. Y te lo dice alguien que ha emprendido, fracasado y reintentado hasta el límite. Alguien que ha estado sin un euro en el bolsillo, que ha acumulado cientos de errores y ha sabido aprender de cada paso.

Toda historia tiene un principio

La historia de éxito de Romuald Fons comienza en Barcelona trabajando como muchos otros de lunes a viernes, en el típico trabajo que ni te gusta ni te importa, pero que te da para vivir. Cuando llegaba el fin de semana, se subía a la furgoneta con sus compañeros para tocar en garitos, salas de conciertos y cualquier antro, lo que hacía que el autor solo viviese para esos momentos. Fue precisamente después de uno de esos conciertos cuando Romu conoció a la que sería la madre de su primer hijo. Todo cambió con la noticia del embarazo ya que el autor no quería que su hijo se criase pensando que la vida consiste en tener un trabajo de lunes a viernes y desfasar los sábados y domingos para poder soportarlo. Él quería tener una vida plena y ser un buen ejemplo para su futuro hijo. Eso es lo que le llevó a tomar las riendas de su vida, a dejar su trabajo y a montar algo por su cuenta. La idea era repetir el éxito de Facebook, con una red social para coleccionistas del mundo, un lugar de encuentro donde mostrar colecciones, interactuar y conocer a gente con sus mismos intereses. ¿Qué podía fallar? Falló todo. Tras este proyecto vino el de una plataforma de compra-venta al estilo de eBay, que de nuevo fracasó.

Hasta que un día Romuald Fons se vio vendiendo unas zapatillas en Wallapop para poder pagar una vacuna para su hijo que no cubría la Seguridad Social, y cuando el tipo no se presentó tuvo un epifanía. Ese día puso la primera piedra de los cimientos de su nueva vida. «Era culpa mía haberme gastado los ahorros en dos ideas que sobre el papel eran perfectas, dos proyectos que a mí me gustaban y que yo quería hacer, pero que no daban dinero. (…) Ese día cerré la página de compraventa y me apunté a Fiverr, una web de microencargos para freelances donde trabajaba como redactor a 4 euros el texto. Me pasaba ocho horas al día redactando todo tipo de contenidos para empresas». Cuando terminaba sus maratonianas jornadas comenzaba a trabajar para él mismo, había oído que el SEO movía dinero y pensó que era el momento de meterse a fondo.

La gran diferencia entre el SEO y sus proyectos anteriores es que, cuando decidió aprender SEO para ganar dinero, no hizo otra cosa. Podía pasarse horas obsesionado con los detalles, en busca de todas las respuestas. El primer mes de trabajo ganó solo 2,48 euros, el segundo ganó menos: 0,85 euros, el tercero, 11,58 euros, pero no desfalleció. Sabía que era algo posible, así que dedicaba todas sus horas a estudiar qué funcionaba y qué no. A profundizar en lo que daba dinero y a abandonar lo que no. Al cabo de un año, estaba ganando 1.504 euros al mes. Al cabo de dos, ya estaba en los 7.400 euros. Al cabo de tres, facturaba 18.218 euros al mes y ya empezaba a trabajar para clientes. Hasta un día en que el blog vivirdelared.com publicó un artículo sobre su trabajo y la burbuja explotó. De la noche a la mañana pasó de ser alguien invisible a que su nombre empezara a sonar en el mundillo. Fue entonces, y solo entonces, cuando decidió abrir su canal de YouTube., que ya cuenta con más de 800.000 subscriptores. Porque ya estaba preparado: era un SEO con un conocimiento propio fruto de incontables horas de prueba y error, un conocimiento que solo él podía explicar de esa manera, porque no lo había aprendido en ningún otro blog ni se lo había copiado a ningún influencer, un conocimiento que podía demostrar y defender ante cualquier otro SEO que quisiera contradecirle. Por aquel entonces, él se limitaba a aprender y a crear sus páginas web, había creado una página de red de recetas, en la que si escribías una receta típica en un buscador seguramente acabarías en una de sus páginas.

Aquí NO hay negocio

Es importante que diferenciemos entre hobby y negocio. Hay muchísimos proyectos que pueden considerarse un éxito desde el punto de vista creativo, técnico, por su calidad, alcance o implantación, y aun así resultar un fracaso económico. El mundo tecnológico y del emprendimiento está lleno de ejemplos de este tipo, como los dos primeros proyectos del autor. Porque las empresas no se fundan para pasar el rato, divertirse, hacer amigos o disfrutar, sino para generar riqueza, dar empleo, conseguir resultados, y disponer de nuestro tiempo como consideremos oportuno.

Uno de los casos reales que Romuald Fons nos presenta en este libro es el de un colega que estaba pensando en montar un negocio de alquiler por hora de locales de ensayo. Este emprendedor era músico y estaba pensando en un modo de convertir su hobby en un negocio. Después de juntar todos los números, impuestos incluidos, algo que muchos emprendedores novatos suelen ignorar, la cosa estaba clarísima: ni alquilando todos los locales durante todas las horas disponibles del día llegaría a cubrir gastos. Era un negocio matemáticamente inviable mucho antes de empezar.

No es ningún secreto, emprender no es fácil, ya que cuando empezamos, la única certeza que tenemos es el deseo de hacerlo. Pero el momento de hacerlo es ahora, tenemos que dejar de procrastinar, de perfeccionar la ideas y de fantasear. Como bien nos explica el autor, ningún curso, libro o charla motivacional nos va a preparar para la incertidumbre.

Una idea no te hace millonario, la especialización quizás

La honestidad con la que el autor se expresa no deja indiferente es contundente como la realidad de los negocios. La gente no paga por hacer lo que queremos, paga si la ayudamos o si la entretenemos. El autor narra como cada día recibe innumerables mensajes, recubiertos de secretismo, con grandes ideas para hacerse millonario. Pero lo importante no es la idea sino la ejecución de la misma. Cuando Google empezó su andadura ya existían muchos otros buscadores de internet, la diferencia fue el enfoque. La idea era la misma pero su interfaz limpia y sencilla invitaba mucho más al usuario que las que existían hasta entonces. Ahora esta compañía es sinónimo de buscadores de internet, existen otras sí, pero su uso es residual. Por ello es importante distinguir que copiar no es lo mismo que clonar, sino que está más relacionado con la inspiración que otros profesionales del sector nos provocan. Allí reside la importancia de la excelencia, de centrarse en todo aquello que se nos da bien para potenciarlo hasta alcanzar nuestro máximo nivel. La excelencia nos convertirá en una de esas pocas personas que destacan en un ámbito concreto, y eso es exactamente lo que queremos. Así es como lograremos llamar la atención y ser reconocidos como expertos, y crearemos una audiencia de clientes potenciales. ¿Y qué pasa con las cosas que no se nos dan bien? Muy fácil, se las pasamos a otro. Delegamos.

Tu vida es tuya. Tu tiempo también

El autor nos invita a disponer de nuestro precioso y limitado tiempo como deseemos, ya que es nuestro mayor activo y nuestro bien más preciado. Por mucho dinero que tengamos, por mucho que lo deseemos, no vamos a poder comprar tiempo. No debemos aguantar conversaciones que no nos interesen únicamente por quedar bien. Nuestro entorno debe nutrirse de gente positiva, creadora, energética, que crea en nosotros y nos apoye.

Di adiós a la gratificación inmediata

En el mundo actual con el peso que tienen las redes sociales, asesoradas por equipos de psicólogos especialistas en conducta que saben que los humanos buscamos la gratificación inmediata, es mucho más difícil interesarse por resultados a medio o largo plazo. Esto se debe a que nuestro cerebro libera un neurotransmisor llamado dopamina que nos proporciona bienestar, porque es una droga natural que nos sienta bien y, al mismo tiempo, nos engancha. Pero la gratificación inmediata no es lo que nos va a ayudar a conseguir esos cambios sustanciales que queremos en la vida, y por supuesto tampoco nos hará amasar una gran fortuna.

Romuald Fons (Barcelona, 1977) es una leyenda en el mundo del marketing digital. Además de fundar empresas millonarias, en sus ratos libres ha creado el canal de YouTube más popular del mundo sobre posicionamiento online. Polémico, transgresor e inconformista, su recorrido vital no fue fácil. Antes de alcanzar la cima emprendió varios negocios que lo arruinaron. Empujado por la necesidad, Fons decidió aprender SEO y creó pequeños sitios web con los que por fin empezó a ganar dinero. En 2015 fundó la empresa BIGSEO, hoy puntera en marketing digital y posicionamiento web. Gracias a CreceTube, un curso especializado en YouTube, Fons saltó al primer plano mediático por ganar un millón de euros en solo una semana. Al poco, la revista Forbes lo incluyó en su ranking de los 100 mejores influencers de 2021. Es un comunicador nato, enérgico, carismático y con una irreverencia que ha enganchado a una enorme comunidad online que trasciende fronteras. Este es su primer libro, y te va a doler.

Descubre las últimas Noticias Literarias haciendo clic en la imagenNoticias_Literarias

Compartir...