Las propuestas literarias de la editorial Ediciones Maeva, para el Día del Libro 2021.

Aunque en Semana Santa mucha gente aprovecha los días libres para viajar, este año es un plan mucho mejor quedarse en casa disfrutando de buenas lecturas. Si lo bueno se hace esperar, seguro que el próximo viaje será mejor de lo que podamos imaginar.
Mientras tanto, os invitamos a saciar vuestras ganas de recorrer el país, o el mundo, con novelas que os invitan a perderos en los destinos que esconden sus páginas.

Los muertos no saben nadar, de Ana Lena Rivera

En pleno mes de diciembre, en la playa de San Lorenzo de Gijón un niño encuentra el brazo amputado de un hombre en el agujero del muro donde guarda sus tesoros. El brazo pertenece a Alfredo Santamaría, que estaba siendo investigado en la comisaría central de Oviedo por una presunta estafa piramidal. El jefe de la Policía del Principado asigna el caso al comisario Rafael Miralles. Gracia San Sebastián, investigadora de fraudes contratada por la policía para indagar en las finanzas de la víctima, tiene que desentrañar un complejo entramado de blanqueo de dinero en el que interviene un poderoso grupo de mafiosos rumanos sin escrúpulos. En su vida personal, la relación con Rodrigo sigue viento en popa para disgusto de su exmarido, Jorge, que viene de visita desde Estados Unidos para gestionar un ambicioso proyecto empresarial.

Las rosas olvidadas, de Martha Hall Kelly

En 1914, Eliza Ferriday, una socialité de Nueva York, viaja a San Petersburgo junto a su amiga Sofya, una prima de los Romanov, la dinastía que controla el destino de Rusia. Cuando Austria le declara la guerra a Serbia y empieza el declive de la dinastía imperial rusa, Eliza consigue regresar a su hogar, mientras que Sofya y su familia huyen de la violencia que se ha adueñado de las calles y se instalan en el campo. Como necesitan ayuda para las tareas de la casa, contratan a una joven criada, Varinka, sin ser conscientes del peligro que representa. Tras la llegada a Estados Unidos de ciudadanos rusos que huyen de la Revolución bolchevique, Eliza hace lo que puede para ayudarlos, y, al dejar de recibir cartas de su amiga Sofya, empieza a temerse lo peor.

Camina con tu lobo, de Jonathan Hoban

El ser humano ha dejado de ser parte de la naturaleza y ha renunciado a su lado animal. Las grandes ciudades y el estrés diario, los espacios cerrados, las prisas y la rutina han provocado que nos apartemos de nuestra verdadera esencia, aquella que se desenvuelve con facilidad ante los desafíos y las situaciones límite. Jonathan Hoban propone una terapia simple e innovadora: olvidar nuestro entorno forzado y volver a los ini-cios. Caminar sin el objetivo de llegar a ningún sitio, simplemente avanzando. Así podremos observar cómo, a través de ejercicios prácticos y sencillos, nuestros sentidos, emociones y sensaciones reconectan con nosotros. Es el poder de la naturaleza y la importancia de regresar a uno mismo.

Compartir...