Cuando no esperas nada sucede todo
de Manuel Montalvo

Publicación: 1 de julio de 2020
Editorial: La Esfera De Los Libros
Páginas: 544
ISBN: 978-8491647966

Biografía del autor

Manuel Montalvo Ruiz nace en Madrid. Una ciudad que le acoge con el cariño de unos brazos que siempre le han servido de resguardo. Autodidacta, soñador e inquieto. Utiliza la lectura como evasión. Quizá eso es lo que le ha decantado por la escritura como medio de vida. Alimenta una especial sensibilidad artística y creativa que le hace decidirse por la literatura como medio para evadirse de la dura realidad. En el año 2005 supera las pruebas de acceso a la universidad y se licencia en Derecho, un sueño cumplido que dedica a la memoria de su madre. En 2013, de forma completamente inesperada, una vocación oculta florece y comienza a escribir una novela. Ni él mismo se podía imaginar hasta dónde le iba a llevar esa aventura. A partir de ahí, descubre en el mundo de las letras la felicidad y un motivo para gritar sentimientos ocultos. En La Esfera ha publicado con gran éxito: La maldita manía de quererte y Yo era una chica normal.

Sinopsis:

Dice Manuel Montalvo que un libro sin emociones es un libro vacío. “Al leer a otros autores que utilizan los sentimientos como protagonistas de la novela, siempre me he sentido mucho más atrapado con sus historias”, asegura. “Por eso hago tanto hincapié en todo lo que sienten mis personajes”. Su imagen de tipo de duro es sólo eso, una imagen bajo la que laten un millón de emociones, y en la que aún duermen los anhelos y las ilusiones de aquel niño del humilde barrio madrileño de San Blas que hace tiempo fue.

Tras debutar en el mundo literario con el género de novela erótica, el escritor madrileño mostró su faceta más cálida y sensible después de la publicación de La maldita manía de quererte (2017), de la cual se tiraron cinco ediciones. Dos años después de publicar Yo era una chica normal, Montalvo regresa con una nueva novela y un cambio de registro asociado a ella. El autor confiesa que la escritura de Cuando no esperas nada sucede todo ha sido para el reto más difícil al que se ha enfrentado hasta ahora sobre el papel. “Se podría considerar un thriller romántico. Una historia bonita, cruda y con un mensaje que espero se quede en la mente de todos los que la lean”, asegura.

Con más de 130.000 seguidores en su perfil de Instagram, el cual nutre sólo a golpe de frases, el escritor ha logrado afianzar su nombre entre varias generaciones del público femenino. “Cuando escribo, no pienso en ningún público en concreto. Soy consciente de que la mayoría de mis lectores son mujeres. Pero no escribo para nadie. Creo que si lo hiciese no me saldrían las palabras. Lo hago pensando en lo que a mí me gustaría leer, y en lo que creo que le podría gustar a cualquier amante de la lectura”, sentencia.

UNAS PREGUNTAS AL AUTOR

PREGUNTA. ¿Cuál es la mayor diferencia entre esta nueva novela y las anteriores publicaciones?
RESPUESTA. Creo que nunca había escrito una novela tan estructurada, y con tanta trama. Al tener que crear dos personajes, con historias completamente distintas, ha sido como escribir dos novelas que, al final, terminan entrelazándose. Sin duda, ha sido el reto más difícil hasta ahora. En cuanto a la temática, también he variado bastante. Se podría considerar un thriller romántico. Una historia bonita, cruda y con un mensaje que espero se quede en la mente de todos los que la lean.

P. ¿En qué público piensas cuando escribes?
R. No pienso en ningún público en concreto. Soy consciente de que la mayoría de mis lectores son mujeres. Pero no escribo para nadie. Creo que si lo hiciese no me saldrían las palabras. Lo hago pensando en lo que a mí me gustaría leer, y en lo que creo que le podría gustar a cualquier amante de la lectura. P. En estas páginas, la acción va acompañada de infinidad de emociones, a las que atribuyes un gran peso.

P. ¿Cómo te enfrentas al momento de plasmarlas sobre el papel?

R. Para mí, un libro sin emociones es un libro vacío. Al leer a otros autores, que utilizan los sentimientos como protagonista principal de la novela, siempre me he sentido mucho más atrapado con sus historias. Por eso hago tanto hincapié en todo lo que sienten los protagonistas. Quizá, a veces, peco un poco de centrarme más en ello que en cosas superfluas como paisajes, escenarios, el ámbito en el que se desarrolla la novela… pero utilizando algo tan taxativo como es el amor (en general), esa historia va cobrando sentido y vida.

P. Desde niño, desarrollaste una curiosa afición por la literatura. ¿Qué géneros y autores eran entonces tus preferidos? ¿Y en la actualidad?
R. De pequeño, empecé a leer los típicos libros que nos ponían en el colegio: Fray Perico y su borrico, Manolito Gafotas, algo de Gloria Fuertes…Ahora leo casi todo lo que cae en mis manos. No me decanto por un género en concreto. Eso sí, cuando encuentro un escritor que me gusta, suelo leer gran parte de su obra para ver cómo ha evolucionado en su forma de escribir. Antes leía por puro placer. En la actualidad, leo a los demás (también por ese motivo), pero con los ojos y la mente un poco más abiertos para aprender de ellos y de su creatividad. Por suerte, estamos en una época en la que hay un montón de variedad y de nuevos talentos literarios que son dignos de conocer. Aunque los clásicos son, sin duda, los que nos ayudan a los que estamos empezando a crecer como personas y como escritores.

P. ¿Hay algo de ti que haya calado en el personaje de Daven?
R. Todo. Crear un personaje es increíble. Es como si, de repente, dieses vida a algo nuevo. En ese proceso de creación, mientras estás escribiendo la novela, sueñas con ello confundiendo, muchas veces, lo que es real y lo que es una ensoñación. Daven ha sido un gran personaje en mi vida. Y su historia quizá una de las más bonitas que he escrito. Me he reído con él. He llorado. Le he odiado. Hasta que, cuando terminé, me di cuenta de que lo había querido como si fuese una persona que se había cruzado en mi vida.

P. La evolución de su carácter es un aspecto que se va desvelando a lo largo de la novela. ¿Cómo fuiste dando moldeando su personalidad?
R. Cuando empiezas a escribir tienes, más o menos, un guion a seguir. Has dado vida en tu imaginación a algo que tienes que empezar a plasmar en el ordenador. Pero, según vas rellenando páginas, la historia, y por ende los personajes, empiezan a llevarte por otros caminos que nunca pensaste. El carácter de Daven y el de Kit, la otra protagonista, han sido la conclusión de muchas horas sentado frente al ordenador. Ellos han sido los que fueron escribiendo su propia historia. Yo solo me limité a redactarla escuchando lo que la historia me iba pidiendo.

 

Contenido original proporcionado por la editorial La Esfera De Los Libros

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Compartir...