Reseña del libro «El antropólogo inocente» de Nigel Barley.

«El antropólogo inocente» de Nigel Barley es un libro autobiográfico que narra la experiencia del autor como antropólogo en África. Barley relata sus vivencias en Camerún, donde fue enviado para realizar un estudio sobre los Dowayo, una tribu rural que vive en el norte del país.

¿Qué hace un antropólogo cuando quiere estudiar una cultura diferente a la suya? ¿Cómo se prepara para enfrentarse a los retos y las sorpresas que le esperan en el campo? ¿Qué tipo de experiencias vive y cómo las narra? Estas son algunas de las preguntas que se plantea Nigel Barley en su libro El antropólogo inocente, de Nigel Barley, una divertida y honesta crónica de su primer trabajo de campo entre los dowayos, una tribu del norte de Camerún.

Nigel Barley es un antropólogo británico que, tras doctorarse en Oxford, decide salir de la academia y poner en práctica sus conocimientos teóricos. Para ello, elige un pueblo poco estudiado y aparentemente sencillo, los dowayos, que viven en una zona montañosa y se dedican a la agricultura y la ganadería. Barley espera encontrar un sistema social y religioso coherente y fácil de analizar, pero pronto se da cuenta de que la realidad es mucho más compleja y caótica de lo que imaginaba.

El libro es un relato en primera persona de las peripecias que vive Barley durante su estancia en Camerún, desde los problemas burocráticos para obtener los permisos necesarios, hasta las dificultades para comunicarse con los nativos, pasando por las enfermedades, los accidentes, las ceremonias, los ritos de iniciación y las costumbres locales. Barley no se limita a describir lo que ve, sino que también reflexiona sobre el papel del antropólogo, sus prejuicios, sus errores y sus aciertos.

El antropólogo inocente es un libro que combina el rigor científico con el humor y la ironía. Barley no se toma demasiado en serio a sí mismo ni a su disciplina, y se ríe tanto de sus propias dificultades como de las contradicciones y absurdos de la cultura dowayo. Su estilo es ágil, ameno y lleno de anécdotas divertidas que hacen que el lector se sienta partícipe de su aventura. Al mismo tiempo, el libro ofrece una visión respetuosa y empática de los dowayos, mostrando su diversidad, su riqueza y su humanidad.

El antropólogo inocente es un libro imprescindible para cualquier persona interesada en la antropología, pero también para cualquiera que quiera disfrutar de una buena lectura. Es un libro que nos enseña a mirar con curiosidad y humildad otras formas de vida, y que nos invita a cuestionar nuestras propias certezas. Es un libro que nos hace reír, pero también pensar. Es un libro que nos muestra que la antropología no es solo una ciencia, sino también un arte.

Desde el principio, el libro nos muestra la perspectiva humorística y autocrítica del autor, quien se presenta a sí mismo como un antropólogo inexperto y sin experiencia en la investigación de campo. Barley nos lleva a través de sus aventuras en Camerún, donde se enfrenta a desafíos y dificultades que nunca había imaginado.

A pesar de su falta de experiencia, Barley muestra una gran capacidad de adaptación y un profundo interés por conocer la cultura de los Dowayo. A lo largo del libro, el autor nos presenta una descripción detallada de la cultura y las costumbres de esta tribu, así como de las dificultades que enfrentó al tratar de comprender y de ser aceptado por ellos.

El enfoque del libro es profundamente humano, y en lugar de limitarse a narrar datos y estadísticas, Barley presenta una perspectiva más personal y empática de la antropología. El autor nos muestra que la antropología no es sólo un estudio académico, sino también una forma de vida en la que el investigador debe estar dispuesto a vivir en condiciones difíciles y a enfrentarse a retos que van más allá de los puramente académicos.

Uno de los aspectos más interesantes del libro es la forma en que Barley critica las ideas preconcebidas sobre la antropología y la investigación de campo. El autor destaca la importancia de la humildad y la paciencia en la investigación antropológica, y critica la idea de que los antropólogos pueden ser objetivos y neutrales en su trabajo. Barley muestra que la relación entre el investigador y la comunidad estudiada es compleja y que el antropólogo debe estar dispuesto a aceptar que su propia cultura y perspectiva pueden influir en su investigación.

En resumen, «El antropólogo inocente» es un libro divertido, conmovedor y reflexivo sobre la antropología y la experiencia de la investigación de campo. La obra de Barley nos ofrece una mirada única sobre la cultura de los Dowayo, pero también sobre los desafíos y dificultades que enfrentan los antropólogos al tratar de comprender y de ser aceptados por las comunidades estudiadas. Es un libro que invita a la reflexión sobre la antropología y sobre la relación entre el investigador y la comunidad estudiada.

Título: El antropólogo inocente
Autor: Nigel Barley
Editorial: Editorial Anagrama
Publicado: 10 julio 2019
Páginas: 240
ISBN: 978-8433902627
Artículo anteriorComo una novela
Artículo siguienteYonqui
Informático, Community Manager, lector y maquero  Reseño en @algunoslibrosb En mis ratos libres desconecto de la vida 2.0 escuchando rock