Hoy en el blog Laura R. Durán reseña el libro La colina de los gatos de Eva Baeza.

Escribir es para mí uno de los trabajos más emocionantes, sacrificados y emotivos que conozco. La lectura se convierte en refugio, en liberación y pasión, cada día tengo la suerte de descubrir una novela nueva y eso me parece fascinante pero aún más cuando es el propio autor el que arriesga por ella, y es que hoy os quería hablar de La colina de los gatos, la primera novela de Eva Baeza un libro autopublicado bajo el sello de Caligrama al que no le falta detalle, sin duda un primer trabajo excelente lleno de dramatismo y contexto histórico.

La colina de los gatos se divide en tres grandes partes donde nos muestra la relación de tres mujeres de una misma familia, tres mujeres enfrentadas entre sí por errores del pasado. Un relato cargado de dramatismo que nos lleva a recorrer los albores de la guerra civil, y el principio de los años 90 en una España aun con miedos y reticencias. El olvido y el perdón están presentes a lo largo de la novela, no van de la mano pero intentan conectar en algún punto y es que pese a las rencillas que pudieran tener deben entender que forman parte la una de la otra.

En la primera parte de la novela nos narra la excelente relación de Andrea con su abuela Lola, su abuela es un ser especial diferente a lo convencional y es que ella intenta comprender y apreciar todo. Vivió un infierno en su pasado y tuvo un fuerte altercado con su única hija, Ana, que le ha llevado a que no se hablen durante años. El único vínculo en común entre ellas es Andrea, ella entiende la postura de su abuela y quiere que de una vez por toda olviden lo que sucedió y empiecen a estar en contacto. Andrea apura a su madre a hacerlo, a Lola le queda poco tiempo de vida y cree que le haría feliz volver a reencontrarse con su hija.

En ese primer nexo de la historia conoceremos más de lleno quién es Andrea, sus miedos e inquietudes. Su vida parecía estar muy encauzada al mundo del arte, trabajaba con su padre en una galería y él estaba seguro de que ella le retiraría y se quedaría al cargo de todo, pero entra en escena una persona que hace estallar por completo los cimientos de esa relación, una relación familiar que de nuevo se verá truncada pero que intentará solventar y es que no quiere que la historia se vuelva a repetir.

A grosso modo la autora nos explica quién es Andrea, porque después la deja de lado para adentrarse de lleno en la historia de Lola, esta es quién lleva todo el peso de la novela. Ahí conoceremos, como fue su infancia, su adolescencia y cómo llegó a conocer al hombre del que se quedó embarazada. Una historia de amores perdidos y encontrados donde nos muestra con riguroso detalle todos los acontecimientos más importantes acaecidos durante la guerra civil en España.

Ella como muchos otros tuvo que esconderse, atrincherarse en barracones y luchar por sobrevivir, se alegró de la muerte de algunos quienes estarían más seguros en el más allá. Ella no fue feliz, y es que creo que nunca ha sabido que es eso, ella vivía por inercia. Uno de los momentos más felices de su vida fue cuando aprendió a leer, eso lo hizo Andrea y siempre se lo va a agradecer. Hasta hacía poco tiempo era una completa analfabeta, pero luchó para que a su hija no le faltara de nada, ella quizás no se daba cuenta pero se apartó de su lado para que ella creciera y se convirtiera en alguien con carisma, autónoma y culta. Esas virtudes las consiguió Ana gracias a Lola, a Lolilla esa niña cuyo rumbo de vida cambió en un instante.

Una carta es el comienzo de esta historia, en ella nos explica quién era ella, su historia, su vida. No intenta que su hija la perdone, pero sí que la entienda. Ana dejó de hablar a su madre hacía años, esa carta volvió a reencontrarlas pero quizás ya era tarde, pero ¿quién era Ana? De ella solo sabemos que es la hija de Lola y la madre de Andrea, su carácter indómito apenas está presente en la lectura, pero espero que sepamos más de ella y es que aunque ya conocemos de lleno quién era Lola, me falta más información sobre Andrea y sobre Ana, ellas son meros figurantes en esta historia y creo que tienen mucho que decir.

Como valoración personal debo decir que he disfrutado de la historia. Me parece una novela muy bien narrada, con grandes toques de sutil narrativa aunque a veces demasiado incisiva en documentación, dato que agradezco pero que he visto algunas veces en exceso aunque ayuda a meternos más de lleno en la historia. Con respecto al ritmo me ha parecido bien marcado, los personajes no son excesivos por lo que convergen bien en la historia  aunque a veces son muy paralelos porque nos interactúan mucho entre ellos, eso es quizás lo que más he echado de menos porque conocemos las impresiones de ellos de manera particular pero no de forma más intimista.

Si tuviera que definir esta novela diría que es dramática, con dotes de misterio pero principalmente histórica. Durante su lectura podemos apreciar el gran trabajo de documentación de la escritora, a la cual le tengo que agradecer el envío de la novela y de la que espero que me traiga una segunda parte para conocer más sobre ese cartel de mujeres que nos ha presentado en La colina de los gatos porque creo esta historia no está cerrada porque aún faltan piezas del puzle.

Por ello, si os gustan las historias de familias enmarcadas en el contexto histórico de la guerra civil, no debéis dejar pasar esta novela y es que creo que es una de esas joyas que te encuentras de manera casual pero de la que guardas un gran recuerdo.

Por Laura R. Durán
@LauraRDuran22

Título: La colina de los gatos
Autor: Eva Baeza
Editorial: Caligrama
Publicado: 19 julio 2019
Páginas: 430
ISBN: 978-8418018237
Compartir...