Veinte años de Sol

Veinte años de Sol
de Eva Cruz

¿Qué sacrificarías por borrar un mal recuerdo?

Una amiga del alma y un primer amor son las experiencias con las que construimos nuestra memoria. La neurocientífica Catalina Tagle sabe dónde están esos recuerdos, para qué sirven y, tal vez, cómo desactivarlos. Porque ¿quién dijo que hubiera que mantenerse leal a la persona que somos cuando nos enamoramos por primera vez?

Sol construye recuerdos y vive dentro de ellos como si fueran una casa. Eduardo Zarza, su padre, construye edificios y se ha hecho rico gracias al frenesí inmobiliario. Teo, su marido, querría despertar en Eduardo la simpatía que le tiene el resto del mundo. Y Matilde, su mejor amiga, ansía mudarse a otra vida, más segura y mejor.

Cuando Eduardo entra en un periplo hospitalario que pone patas arriba su vida, la de Sol y su estrecho círculo de confianza, la única salida es preguntarse hasta qué punto definen lo que somos nuestros amores, nuestras memorias o lealtades; un dilema que la doctora Tagle ya ha planteado a Melania, una exgimnasta en busca de una identidad para su cuerpo perfecto.

Con una prosa concisa y evocadora, cargada de ironía y madurez, Eva Cruz plantea una reflexión que nos acompañará mucho tiempo después de finalizar esta magistral novela: ¿qué le pasa al primer amor cuando le caen encima veinte años?

Eva Cruz (Santa Cruz de Tenerife, 1973) se doctoró en filología inglesa con una tesis sobre teatro político del siglo XVII. Ha sido profesora de inglés y de literatura en la Universidad de Alcalá, y más tarde guionista de televisión y radio. En la actualidad forma parte del equipo de «Hoy por hoy», en la Cadena Ser. Ha traducido una veintena de libros. «Veinte años de Sol» es su primera novela.

Sobre el libro

Eva Cruz publica su primera novela Veinte años de Sol, una inspiradora reflexión sobre la memoria y el paso del tiempo

La filóloga, periodista y traductora Eva Cruz debuta como novelista con Veinte años de Sol, una historia “contra la juventud, y también contra la nostalgia”. Con una prosa concisa, evocadora, cargada de ironía y madurez, la autora irrumpe en el panorama literario con una reflexión que perdurará tras la última página de esta magistral novela: ¿qué le pasa a tu primer amor cuando le caen encima veinte años?
“Siempre estoy pensando en términos de tramas y personajes, desde siempre ha sido mi forma de entender el mundo. Tenía una historia ahí que me rondaba y me rondaba y se me juntaron las dos ideas, la de borrar un recuerdo y la relación entre dos amigas”, explica Cruz sobre el origen de esta obra, que “busca deliberadamente la contradicción”. “Casi todos nuestros pensamientos son impuros, nuestras opiniones verdaderas cambian y se matizan de un interlocutor a otro, de un momento a otro”, añade.

Sol, la protagonista de la historia escrita por Eva Cruz, construye recuerdos y vive dentro de ellos como si fueran una casa. Los demás personajes principales orbitan a su alrededor hasta que un acontecimiento, el inicio del aterrador periplo hospitalario de su padre, Eduardo Zarza, pone patas arriba su vida y la de su estrecho círculo de confianza. En ese momento, es cuando surge la necesidad de preguntarse hasta qué punto definen lo que somos nuestros amores, nuestras memorias o lealtades.

“La juventud es una época en la que acumulamos deudas de autenticidad que luego la vida nos intenta cobrar. Nos anclamos a cosas pensando que nos definen, y de hecho lo hacen, pero hay que saber soltar lastre, levar anclas del amor, de la familia, de los amigos. Esto a mis personajes les cuesta mucho aprenderlo. Nos cuesta a todos”, indica Cruz. Asimismo, añade que Veinte años de Sol “dice varias cosas contradictorias a la vez, y es deliberado. La coherencia está enormemente sobrevalorada y es un lastre para la ficción. Casi todos nuestros pensamientos son impuros, nuestras opiniones verdaderas cambian y se matizan de un interlocutor a otro, de un momento a otro”.

La novela también sorprende por la forma de contar la historia, con saltos en el tiempo, algo por lo que la escritora ha optado por motivos teóricos y prácticos. “La memoria no es lineal, está construida a base de escenas. Y en una novela que reflexiona sobre la memoria y la cuestiona, me interesaba que la trama fuera caleidoscópica. Además, una de las cosas que me interesa acerca de los recuerdos es cómo el presente los mancha, los ensucia. Desde el punto de vista práctico, esta es mi primera novela, y las novelas exigen una concentración y un aguante maratoniano, para el que yo no estaba preparada. Saltando de escena a escena, todo fluía mejor”.

*Contenido original proporcionado por la editorial AdN

Críticas

«Eva Cruz se aventura en uno de los grandes desafíos de toda novela: plasmar el paso del tiempo, cómo con los años todos vamos dejando de ser los que fuimos». Juan Tallón

«¿Y si fuera la amistad la que mueve el mundo? ¿Y si quisiéramos detenerlo por un momento? Eva Cruz da una vuelta de tuerca literarioneurotecnológica a la idea de las segundas oportunidades, y lo hace partiendo de aquello que nos hace únicos: nuestros recuerdos». Laura Fernández

«Eva Cruz demuestra en Veinte años de Sol que tiene la pasión primordial del buen contador de historias: alegría, claridad y valentía. Un gran comienzo». Lola Larumbe

Enlaces de compra

eBook

Papel

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Compartir...