Yo era una chica normal“En realidad no sé cuál es el motivo de escribir este libro. Ni siquiera tengo la certeza de que llegue a manos de alguien. Lo único que tengo claro es que necesito contar esta historia”

Esta es parte de la sinopsis que nos ofrece Manuel Montalvo en la contraportada de su libro titulado Yo era una chica normal, con esas breves palabras te quieres embaucar de manera inmediata en la historia y es que lo que hay dentro es un mundo de sensaciones, de sentimientos encontrados y de verdad por cambiar la historia que hace que leer el libro suponga toda una aventura para todos nuestros sentidos.

Este libro me llegó gracias al blog Algunos libros buenos y pese a no tener ningún conocimiento de la existencia del libro o de su autor, debo dar las gracias porque es una historia que queda marcada para siempre por su análisis de una realidad que a día de hoy sigue existiendo y que esperemos que se erradique en breve porque es cierto que hay que luchar, pero no por todo.

Manuel Montalvo en Yo era una chica normal nos narra la vida de Zoa, esta es una chica humilde que vive con su madre Carmen y su abuela Consuelo, cuando ella era pequeña era buena, responsable y muy estudiosa características que cuando llegó a la edad de 14 años echó por tierra, especialmente ese cambio se debió a que ella conoció a Marco un chico rebelde que solo pensaba en disfrutar haciendo caso omiso a cualquier tipo de responsabilidad. Este podría ser el primer punto de vista de la novela y es que Montalvo nos describe a Zoa en dos ambientes, ella durante su etapa adolescente y en la actualidad.

Esta reminiscencia al pasado nos ayuda a saber quién es Zoa de una manera más clara. En la actualidad, Zoa se muda a vivir a Miami dejando atrás todo su pasado (Marco) y a su familia. Ella va a Miami como escapatoria de la realidad en la que estaba viviendo y es que la relación que vivió con Marco fue demasiado larga y tortuosa, ya que él la hizo mucho daño en todos los aspectos.

Cuando Zoa llegó a Miami no sabía hablar inglés, no tenía trabajo pero necesitaba una oportunidad para conseguir desarrollar una vida distinta, algo que parecía que se le había negado de antemano. Allí recurrió a su amiga Laura, ella llevaba varios años allí y fue la que le ayudó a conseguir su primer puesto de trabajo en esa ciudad. Sin embargo, Zoa quería averiguar de que trabajaba realmente Laura y es que sus explicaciones tenían poco que ver con la realidad.

Zoa descubrió que Laura trabajaba en un club de stripsteasee y aunque al principio tenía alguna reticencia sobre ese trabajo al poco ella comenzó a trabajar allí y es que ese trabajó se convirtió en una liberación para expresar todo lo que llevaba guardado durante mucho tiempo.

En ese mismo club Laura le presentó a Jin, el tercer vértice de un triángulo en perfecta armonía. Durante su estancia allí Zoa aprendió a ser independiente, libre y además pudo ayudar a su familia de manera económica, cuando todo parecía perfecto una serie de acontecimientos hicieron que su mundo se pusiera “patas arriba”, volviendo así a tener que enfrentarse al mundo cruel en el que ella había estado.

Yo era una chica normal es una novela de superación, de amor y entrega hacia los demás, una novela que te empuja a luchar por todo aquello que te hace daño. Con un lenguaje sencillo pero directo Manuel Montalvo escribe una novela que te acerca a una realidad demasiado cruel pero muy humana.

 

Queremos agradecer a Laura R. Durán su reseña y nos alegramos que este libro le haya gustado.

Título: Yo era una chica normal
Autor:  Manuel Montalvo Ruiz
Editorial: LA ESFERA DE LOS LIBROS
Publicado: 13 de noviembre de 2018
Páginas: 520
ISBN: 978-8491644316
Yo era una chica normal
5 (100%) 1 voto[s]

Aquí puedes dejar un comentario...