En la maltrecha vivienda de las Rosarios -la abuela, la madre y la nieta- tres mujeres sobreviven a la precariedad y la falta de recursos mientras un demonio vive en un agujero del techo, las palomas hablan a las personas o una niña muerta pasea en bañador por el pasillo. Pero Aguaviento no es, ni por asomo, una novela de terror, sino un retablo lírico y perturbador en el que, con una prosa brillante y asombrosa, se combina un costumbrismo sucio y deslumbrante con cierto realismo mágico lleno de desazón y poesía. Y, como telón de fondo, el conflicto de la infravivienda, la especulación inmobiliaria y el proceso de turistificación de muchas de nuestras ciudades, que en este caso es Cádiz, pero que podría ser cualquier otro lugar. O quizás no.

www.algaida.es

 

Dice la RAE que  “agua viento” es “lluvia con viento fuerte”. Yo afirmo que Aguaviento es una de esas novelas que te empapa  de pies a cabeza y te azota la cara y las manos y te deja sin respiración. Como cuando al Levante le da por colarse por todas las callejuelas de Cádiz y dejarnos sin aliento, ni calma.

Así es la novela de Miguel Ángel García Argüez, un azote, un vendaval de sensaciones que no te permite ponerte en pie, ni mirar al frente, porque la lluvia cae tan fuerte que apenas si vislumbras el trozo de asfalto sobre el que darás el próximo paso.

Últimamente está muy de moda situar la novela policial o de detectives en Cádiz, una de las ciudades más seguras del mundo. No es que no haya delincuencia, obviamente, pero, desde luego no es una ciudad donde se pueda situar una investigación sobre asesinatos en serie o sobre muertes truculentas cada dos días. Pero, es que la novela de Argüez no es eso. La novela del chiclanero es una NOVELA NEGRA. Sí, de esas en las que prima la crítica social; en la que el aire se hace denso incluso a plena luz del día.

Con una mirada lúcida y brillante sobre la especulación urbanística en Cádiz Miguel Ángel García Argüez sitúa a tres generaciones de Charos, la abuela, la madre y la hija, en una antigua finca del casco antiguo (o como dirían en la Tacita, de Cadi Cadi), con su renta antigua, sus bajantes antiguos, sus ratas de toda la vida, su miseria y cristaleras rotas.

La finca se encontraría en disposición de vender, por estar vacía, para hacer pisos nuevos si no fuera por la obstinación de estas tres mujeres de no abandonar el que ha sido su hogar durante toda su vida. Y es que la pobreza es obstinada.

Charo, la madre, intenta una y otra vez, sin éxito, hablar con su casero, un óptico de mucho éxito y de mayor fortuna, para que arregle un piso que se les está hundiendo poco a poco.

Doña Charito, la abuela, tiene el don de hablar con los muertos y con las palomas, esas incómodas inquilinas que pueblan las calles gaditanas. ¿Doña Charito está loca? Pudiera ser. ¿Quién en su sano juicio hace caso al fantasma de su nietecita ahogada en la Caleta, o de su yerno? ¿Y qué decir de las palomas…? Doña Charito es esa mujer gaditana que sabe no porque haya estudiado, sino porque la vida le ha obligado a saber, le ha dado de bofetadas y la ha dejado sola en la intemperie. Ella ya no confía en las personas, tan solo en sus gatos y sus palomas.

LaChari trabaja en el DIA, con un sueldo precario, con una jefa que la odia y una vida que nadie querría ni para su perro.

Las tres se ven envueltas sin quererlo en una trama donde la especulación, la extorsión, el miedo y la ruina, tanto psicológica como monetaria, campan a sus anchas por una ciudad que por primera vez, desde hacía mucho tiempo, nadie había retratado tan bien y con tanta exactitud.

Porque cuando te adentras en las páginas de Aguaviento, lo haces en las calles de Cádiz y oyes hablar a los gaditanos, sin impostar, sin cargar las tintas, sin ser una caricatura de lo que no son.

Pero, además, la novela que ha merecido el premio Carolina Coronado es una demostración de poderío del léxico, de la creación de la trama y del ritmo que roza el realismo poderoso de Galdós y el costumbrismo de Quiñones.

Aguaviento no es solo una novela que te atrape por lo que ocurre en ella, es que te apasiona su manera de narrar, su modo de crear, con pequeñas pinceladas, una estampa de una ciudad que, en demasiadas ocasiones, aparece en la creación literaria maniquea y exagerada.

Leer Aguaviento es leer una novela que sabes que va a quedar por mucho tiempo, que debería leerse en las escuelas y en las facultades de Economía. Incluso algunos políticos podrían zambullirse en sus páginas y aprehender. Y, ya que no lo hacen de manera física, darse una vuelta por la pobreza, por una ciudad fantasma que vive de esos espíritus que aún la ponen en el mapa de las menciones vacías.

Aguaviento es una de las mejores novelas que he leído en los últimos diez años.

Por Carmen Moreno
Directora de Cazador de Ratas
www.cazadorderatas.com
@cazadorderata

Título: Aguaviento
Autor:  Miguel Ángel García Argüez
Editorial: Algaida Editores
Publicado: 17 de octubre de 2019
Páginas: 360
ISBN: 978-8491891352
Compartir...