Dasa Drndic: No hay pequeños fascismos

Una editorial es muchas cosas, pero sin duda entre ellas representa un hito clave el descubrimiento de una mirada diferente. Automática Editorial publicó Trieste en 2015 y los lectores en español conectaron con Daša Drndić y su muy particular trabajo sobre la memoria, con un estilo que no rehúye lo experimental (cómo olvidar esas sobrecogedoras 74 páginas que enumeran a las víctimas del campo de concentración de la antigua arrocera de San Sabba), con su respuesta visceral y a la vez poética frente a cualquier tipo de fascismo y nacionalismo.

Llega ahora Leica Format, una obra brillante, compleja y caleidoscópica que aúna, en un impresionante collage, hechos reales e historias de ficción a través de un entramado de personajes y lugares que nos conducen por el mapa mental de una ciudad en decadencia. Una pianista que no recuerda su identidad llega a una ciudad y regresa sin saberlo a su pasado, un hospital austriaco que aún conserva en secreto los experimentos de eugenesia realizados bajo el dominio nazi, un coleccionista de libros de El Principito, una mujer que busca un lugar en su ciudad para no sentirse extranjera…

Algo cohesiona este poderoso artefacto literario: la voz de una mujer sin nombre acompaña al lector a lo largo de una narrativa de saltos y fugas que combina realidad y ficción, historia y memoria, palabra e imágenes. Con algo de Pessoa y Calvino, de Sebald y Eliot, de Bernhard y Baudelaire, las historias y personajes de Leica Format parecen jugar a cruzarse y huir, tratan de contarnos una historia global a golpe de anécdota y recuerdo. Porque ese es el gran tema que subyace en toda la obra de la gran autora croata: la memoria y su poder para sacar del anonimato a las víctimas inocentes de los abusos de la historia. La memoria como método para frenar el gran mal que vivió la propia Daša Drndić en su vida (abandonó la antigua Yugoslavia tras la guerra, huyendo de los nacionalismos) y la Europa del siglo XX y, por desgracia, la actual: el fascismo. Porque, como declarase la autora en una entrevista a The Paris Review, “No hay pequeños fascismos, no hay pequeños nazismos benignos. De eso es de lo que trato de hablar en mis libros, de la importancia de recordar”.

La lectura de Drndić no es una experiencia fácil: los temas que trata generan incomodidad, hurgan en la herida, nos golpean en el estómago. Pero, como dijo Parul Sehgal en The New York Times, “sus libros son artilugios destinados a producir una serie de respuestas psicológicas y somáticas en sus lectores. En resumen: pánico, lástima, vergüenza, náuseas, euforia y, a continuación, el desconcertante deseo de volver a experimentar estas mismas emociones”. Volvemos y volveremos a leer a Daša Drndić, esta vez, en la novela donde según el politólogo, traductor especializado en los Balcanes y autor del prólogo de Leica Format, Miguel Roán, Drndić “desnuda su esqueleto ideológico, creativo y estilístico. Su novela más completa o totalizadora en este sentido, en la medida en que sirve como muestrario de sus motivaciones principales”.

«Para Drndić, parece que la ficción o los hechos no son capaces de abordar las atrocidades del pasado
reciente, y solo entrelazando ambos se puede llegar a abordar una proximidad a tal horror».
The Paris Review
«Leica Format parece expresar no solo ira sino también culpa por ser diferente o alguien anónimo entre la
multitud. Al final, me quedo con la ira de Drndić».
Tadzio Koelb, Times Literary Supplement
«Drndić es descrita a menudo como una mezcla entre Beckett, Sebald y Thomas Bernhard, pero este tipo
de comparaciones no son en absoluto suficientes para transmitir la singular experiencia de leer su obra. Sus
libros son artilugios destinados a producir una serie de respuestas psicológicas y somáticas en sus lectores.
En resumen: pánico, lástima, vergüenza, náuseas, euforia y, a continuación, el desconcertante deseo de
volver a experimentar estas mismas emociones».
Parul Sehgal, The New York Times
«Estas son novelas de esperanzas frustradas, de altas expectativas constantemente incumplidas, de una
humanidad no redimida e inmerecida».
Nathan Goldman, The Nation

ALGO MÁS SOBRE LA OBRA
Un viajero llega a una ciudad y sin saberlo se topa con su pasado. Una mujer conoce a un extraño que le dice que su identidad es una mentira. La voz de una mujer sin nombre acompaña al
lector a lo largo de esta narrativa de saltos y fugas, en la que Drndić combina realidad y ficción, historia y memoria, palabra e imágenes: una novela experimental que nos asoma al abismo
de los horrores de la historia.
Leica Format presenta su propia parte de la barbarie nazi que se difunde entre un examen más
general de la experimentación médica, entrelazando a su vez una meditación sobre la memoria
y el olvido, el exilio y la decadencia de una ciudad (en este caso, la ciudad protagonista, que
podría ser cualquiera, es la ciudad adriática de Rijeka). En Leica Format Daša Drndić arroja al lector a un mar de historias, algunas interconectadas y otras quedan vagando en nuestra memoria.
Porque la memoria sigue siendo el objeto central de toda la obra de Daša Drndić, con el fin
de recordar y sacar del anonimato a las víctimas inocentes de los abusos de la historia. Como
siempre mantenía la autora, «la humanidad corre grave riesgo no solo de olvidar, sino también
de perdonar con demasiada facilidad». Leica Format, al igual que ocurriese en Trieste (de la misma autora y publicada en Automática en 2015), es un experimento narrativo que intercala investigación y ficción, señalando a nazis y a médicos del régimen que cometieron terribles abusos y los de sus víctimas, en muchos casos las más inocentes, los niños.
Pero Leica Format también es una ciudad en declive y los distintos fragmentos nos llevan a entender los efectos de la ruptura de la antigua Yugoslavia sobre esa ciudad y sobre la «narradora», esa voz sin nombre. En Leica Format se unen historias desesperadas impregnadas de melancolía.
Tras la publicación de Trieste, y el interés que generó su novela por su particular planteamiento
sobre el Holocausto, Daša Drndić ha seguido ganando nuevos adeptos. La lectura de su obra no
es una experiencia fácil: los temas que trata generan incomodidad porque hurga en la herida,
nos recuerda los horrores de la historia, y en sus novelas, donde lucha por sacar del anonimato a
las víctimas de la barbarie, enumera y nombra a las víctimas de las atrocidades cometidas durante la II GM, de niños víctimas de la eugenesia, de civiles que han sufrido la experimentación médica del régimen nazi, de inmigrantes en el exilio… Una vez más, con Leica Format Daša Drndić
nos golpea en el estómago.

 

De la misma autora también en Automática: Trieste
«La obra de Drndić, de alguna manera, resume lo que creo que la literatura centroeuropea del siglo xx ha conseguido mejor que nadie, que
es una búsqueda de la identidad en lugares de frontera». Eduardo
Madina
«Una ventana a otro mundo, y un vistazo (el mejor) a la literatura croata
del momento, tan desconocida más allá de sus fronteras y, en especial,
en España». El Mundo.
«Una obra monumental (en propósitos y resultados) de Daša Drndić».
Detour

Descubre las últimas Noticias Literarias haciendo clic en la imagenNoticias_Literarias

Compartir...