J. A. Pujante Cisterne sorprende con una novela de actualidad «Suropa»

J. A. Pujante Cisterne sorprende con una novela de actualidad, «Suropa»: «La mezcla de la estupidez humana sumada a la ambición de intereses, pueden conducirnos a un verdadero desastre».

J. A. Pujante Cisterne Entre Madrid y Cartagena se mueve el argumento que J. A. Pujante Cisterne nos trae en su ópera prima, Suropa, que, además, concursará en el Premio literario Amazon Storyteller 2022. Surgida de la idea de la Ventana de Overton, habla acerca de la manipulación política y de lo que somos capaces de hacer si nos tocan nuestros propios intereses. Podemos estar ante una obra polémica o de gran interés actual. O ambas cosas. Lo que está claro es que Pujante se estrena con una historia de calidad que le gustará a los amantes del género.

Suropa es una distopía y thriller político que cuenta con escenarios reales. ¿Nos hablas de algunos de ellos?

La acción transcurre principalmente entre Madrid y Cartagena. Por reseñar un par de ellos, uno sería El Palacio Real, que en la novela es la residencia del Presidente de Suropa, todos los aledaños y jardines, ya no son públicos son solo de uso privado para el primer mandatario. En Cartagena hay más movimiento, pero el escenario que más importancia puede tener en la trama, es una antigua batería de cañones llamada Castillitos, situada en el Cabo Tiñoso, fue construida entre 1936 y 1939 y su finalidad era proteger la entrada a la bahía de Cartagena. Tiene unas vistas preciosas que abarcan desde Escombreras hasta el Cabo de Gata. En estos escenarios se producen varias de las escenas más importantes de la novela.

Destrípanos también un poco a tus personajes principales.

Tenemos a Yago Mendoza, exmilitar, con un fuerte vínculo con Javier Vega, el presidente de Suropa, para el que realiza trabajos extraoficiales.

La comandante Nicole Chacón, piloto de combate, ahora forma parte de la DCT, organización de defensa contra el terrorismo, que se verá envuelta en la investigación del secuestro de Nora, la hija del presidente.

Santiago Jaramillo, es un proxeneta y narcotraficante instalado en Cartagena que sin quererlo se va a encontrar acorralado en una difícil situación.

Esto son algunos de los personajes, pero en realidad es una novela bastante coral, y aunque algunos tienen algo más de protagonismo, la importancia de los personajes está bastante repartida.

La obra parte de una teoría política, la Ventana de Overton, y es lo que mueve toda la trama. ¿Hasta dónde nos pueden llevar nuestros ideales?

Los ideales son metas u objetivos que se desean, pero en el fondo representan intereses, que queremos lograr. La mezcla de la estupidez humana sumada a la ambición de intereses, pueden conducirnos a un verdadero desastre. Si por el contrario esas metas son loables, la ambición por conseguirlos será un valor añadido. Quiero seguir siendo optimista y pensar que se pueden utilizar para mejora la vida de las personas.

El mundo que se plantea en la novela más que avanzar, a pesar de ser el futuro, ha retrocedido, por ejemplo, volviéndose mucho más patriarcal. ¿Crees que esto puede ocurrir en la realidad?

Creo que ya está ocurriendo, he escuchado recientemente a un político de nuestro país cuestionar el tener sexo por diversión, y defender que la finalidad de tener sexo es para procrear. ¿Dónde coloca eso a la mujer? Para muestra un botón.

Literariamente, ¿desde hace cuánto que escribes, José?

He escrito desde siempre, pero de un modo, vamos a decir serio, desde hace unos cinco años, tenía muchas historias que contar, pero no sabía como estructurarlas, tuve la suerte de formarme con un gran maestro, el escritor Teo Palacios, que me enseñó a organizar la información, a tejer urdimbres con las ideas y que el resultado fuese creíble e interesante, y aquí estoy.

¿Te gustaría especializarte en este tipo de novelas, con componentes políticos, escenarios futuros y reflexiones intrínsecas, o probarás otros géneros?

No me desagrada este género, la distopía me parece una buena herramienta para hacernos reflexionar sobre lo que queremos como individuos y como colectivo en un futuro, y al presentarlo de ese modo no levanta demasiadas ampollas, pero va calando.

¿Crees que hay algún tema que pueda molestar dentro de Suropa?

Pues no debería molestar nada ya que es una obra de ficción, pero sin duda habrá gente que se sienta identificada o señalada en su fuero interno y quizás le moleste verse en el espejo con tanta crudeza. Entiendo que sí habrá gente que se moleste, hay personas que se levantan dispuestas a enfadarse con el mundo, a diario.

¿El premio de Amazon es un buen recipiente para tu novela o tu objetivo último es encontrar una editorial?

No he tenido la ocasión de publicar con una editorial, entiendo que Amazon tiene unas ventajas y unos inconvenientes, pero la exposición que puede alcanzar tu trabajo es enorme. La editorial tradicional tiene otras características, con sus bondades y sus pecados. En el punto medio puede estar la virtud, quizás ser un escritor hibrido, que se llama ahora, sería una buena opción.

¿Tendremos pronto un nuevo libro por tu parte?

Sí, espero publicar el año próximo la segunda parte de Suropa,  creo que han faltado cosas que contar, y en función del tiempo que disponga puede que caiga algo más.

 

Por Eva Fraile, de La Reina Lectora
@reinalectora

SUROPA: Un thriller político que no podrás dejar de leer..

Compartir...