Demasiadas veces tengo la sensación de que llego tarde a un libro, o a un autor. Que ese libro lleva años, incluso décadas, sorteándome como por arte del destino. Entonces, cuando me topo al fin con él, un alivio nostálgico me estremece.

Esto ha ocurrido con mi última lectura. Se trata de La azotea, de Fernanda Trías (Ed. Tránsito). La escritora Mayte Blasco me recomendó este breve título, del que no había oído ni leído nada. Enseguida me hice con un ejemplar y, como hago casi siempre cuando un nuevo autor llega a mis manos, escarbé un poco en ese inmenso yacimiento llamado internet.

Descubrí, entonces, que la autora no era una recién llegada. Fernanda Trías es una escritora uruguaya, ganadora de varios premios internacionales tales como el Cuento Gabriel García Márquez (2017) y La azotea, aunque fue editada por la Editorial Tránsito en 2018, fue publicada por primera vez en Uruguay en 2001, es decir, hace ya veinte años.

La lectura de sus ciento treinta y siete páginas apenas me ocupó un día. Es un libro de esos cuyas palabras se te atragantan como consecuencia de la necesidad de avanzar (o engullir) con ansia la historia. Una novela que uno lee tres o cuatro veces y parece que, aún así, no ha tenido suficiente.

Clara, la protagonista, vive atrincherada con su padre, su hija y un canario enjaulado. Presa de su pasado y de sus miedos, está convencida de que el mundo exterior es la feroz amenaza de la que debe proteger a su familia.

La sensación de claustrofobia que ha logrado Trías con esta obra es soberbia. No es fácil trasmitir esa sensación de ahogo y encierro en la escritura, y la autora ha hecho un trabajo admirable para conseguirlo. Y lo consigue trabajando las acciones mínimas, los diálogos y, sobre todo, los silencios.

Uno entra en esa novela de manera diferente a la forma en la que entraron los primeros lectores allá en el 2001, o cualquier lector antes del confinamiento: sin conocer de propia mano lo que supone un encierro forzado en la propia casa. En La azotea no es un apocalíptico virus el que coarta la libertad, sino que es la protagonista la que impide al resto de miembros de la familia salir de la casa, a pesar de las súplicas de estos.

Creo que la grandeza de este libro se halla en la voz de la narradora, una mujer que, intuimos, se encuentra atrapada en un delirio emocional, pero con la que hacemos un pacto y dotamos de credibilidad para que, como ocurrió con Sherezade, nos siga narrando la historia.

Ya ven, veinte años después, esta novela no solo nos acerca a la realidad sinigual que hoy sufrimos sino que, además, lo hace a través de una literatura al alcance de muy pocos.

Por Aránzazu Gordillo
https://aranzazugordillo.com/

Título: La azotea
Autor: Fernanda Trías Patrón
Editorial: Tránsito
Publicado: 26 septiembre 2018
Páginas: 140
ISBN: 978-8494909504
Compartir...