La noche de plata
de Elia Barceló

Publicación: 15 de octubre de 2020
Editorial: Roca
Páginas: 512
ISBN: 978-8417968182

Vuelve Elia Barceló con una trama policíaca, situada en un mundo lleno de cotidianidad pero nunca trivial, con una protagonista fuerte y auténtica.

Biografía del autor

Elia Barceló (Elda, Alicante, 1957) es una autora con varios best sellers internacionales en su haber. El secreto del orfebre ha sido traducido a once idiomas. El vuelo del HipogrifoDisfraces terribles ―también éxitos en el extranjero― combinan elementos de la novela de misterio y del género negro con historias realistas. Considerada una de las escritoras contemporáneas más versátiles en lengua española, se la ha llegado a llamar «la dama de los mil mundos».

Se doctoró con una tesis sobre los arquetipos del terror en los relatos de Julio Cortázar, publicada originalmente con el título de La inquietante familiaridad, que aparecerá ahora en la editorial Cazador como Cortázar visto por Elia Barceló. Es considerada una de las tres autoras de ciencia ficción más importantes en lengua española. Su audiencia en el mundo entero ronda ya el millón de lectores.

Roca Editorial ha publicado El color del silencio (2017), Las largas sombras y El secreto del orfebre (ambos en 2018).

Nota de prensa:

“Una trama policíaca, situada en un mundo lleno de cotidianidad pero nunca trivial, con una protagonista fuerte y auténtica.”

El veterano comisario de la policía austríaca Wolf Altmann dirige la investigación sobre el hallazgo del esqueleto de un niño en el jardín de una casa del barrio vienés de Meidling. El matrimonio propietario del inmueble lo había comprado a un americano que se quedó allí después de la Segunda Guerra Mundial y había sido guardaespaldas de personas influyentes.

Carola Rey Rojo, la protagonista de la trama, es doctora en Psicología, gran lectora y especialista de la policía española en delitos contra niños. En el momento en que arranca la acción está en excedencia laboral tras el trauma que le produjo su intervención fortuita –y fallida- en un caso de falso secuestro infantil. Este hecho, unido a la muerte, hace tres años, de su marido, el aclamado y mujeriego arquitecto Agustín Uribe, y a que Julio, el hijo de ambos, está cursando un Erasmus en Londres, provoca que ella viva un momento de “nido vacío” existencial.

Carola, es una mujer que está en forma, con mucho futuro por delante todavía y con ganas de empezar una nueva etapa.

A través de una buena amiga recibe un extraño encargo: el embajador de México en Austria, Javier Valdetoro, que ignora que ella es policía, busca a alguien de confianza que realice inventario del contenido de la casa -principalmente de la biblioteca- de su hermano Jesús Jacobo, anticuario y marchante de arte, fallecido de accidente en Tailandia mientras pilotaba su propia avioneta.

Los hermanos Valdetoro son los desavenidos hijos y herederos de un matrimonio mexicano millonario formado por un banquero y una empresaria, actriz en su juventud.

Carola, que también se había formado en biblioteconomía, acepta la propuesta del diplomático con la esperanza de que, amparada por el anonimato, ese trabajo la mantendrá ocupada y la alejará unas semanas del pozo vital en el que está sumida. Para ello deberá trasladarse a Viena e instalarse en la mansión de Jesús Jacobo, Chuy, Valdetoro. Una casa situada en el exclusivo barrio de Döbling que, además de valiosos instrumentos musicales y exóticas obras de arte de valor incalculable, posee una imponente biblioteca digna del coleccionista más exigente, un invernadero y un anexo donde se aloja Touissant (Santos), el asistente personal y factótum de Chuy Valdetoro.

El propietario de toda aquella fortuna responde a los cánones de un hombre culto y elegante, cuyo refinado gusto por la belleza, el arte y la literatura se plasma en cada rincón de la casa. El conjunto irá ejerciendo un poderoso magnetismo sobre Carola:

“Un hombre guapo, sobre la cincuentena, con las sienes plateadas y una barba de tres días, fotografiado en un sillón, en su biblioteca, con un libro abierto entre las manos (…). En otras (fotografías) se le veía navegando en un velero; con equipo de escalada en la cima de una montaña (…) vestido de esquiador con un grupo de hombres y mujeres; de esmoquin en un baile (…) acunando un rifle de caza con un fondo de jungla. (…) Un hombre que era una especie de prócer renacentista (…) Un hombre sin hijos y sin compromisos ni con mujeres ni con hombres. Un tipo raro. (…) Debía de haber sido un ególatra, un psicópata quizá, con esa obsesión de orden y control (…) Y sin embargo… su atractivo era innegable.”

Y, como si se tratase de un juego de espejos, tanto Chuy como la casa parecen esconder otros inquietantes y escabrosos secretos.

Viena, para Carola, supone algo más que un paréntesis laboral y un cambio de aires. La ciudad imperial guarda el peor de sus recuerdos. La experiencia más amarga de su vida. La que la persigue en sueños y de la cual no se ha rehecho. Porque fue allí donde, hace veintisiete años y durante unas vacaciones navideñas, desapareció su hija Alma en el Christkindlmarkt. Una niña de tan sólo ocho años de edad que, como muchos otros, nunca, regresó con su familia, a pesar de la intensa búsqueda policial y de que en 1986 salieran a la luz escándalos como el del antiguo orfanato del palacete Wilheminenberg, donde los menores eran sometidos a toda clase de abusos y atrocidades.

Viena. Con solo nombrarla, algo en su interior hacía que se le revolviera el estómago y se le acelerase el corazón; la ciudad a la que había vuelto unas cuantas veces en un intento de inmunizarse que no le había servido apenas nada.” 

Carola se pone en contacto con el comisario Wolf Altmann, con quien mantiene una buena amistad desde hace tiempo. Altmann empieza a acusar los estragos de cuarenta años de profesión, de haber hecho bien su trabajo y ser un buen policía, pero teniendo la sensación de que no ha servido de mucho. Los paralelismos profesionales, por edad y por tener sentimientos similares, se amalgaman en los encuentros prácticamente diarios y en las confidencias sobre el caso que está llevando Wolf y las pesquisas de Carola en la casa. Tanto es así, que Wolf llega a albergar esperanzas de que esa relación vaya a más. De ese intercambio de informaciones surge la sospecha de que todo, incluso la desaparición de Alma, pueda estar conectado.

El que hace veintisiete años era marido de Carola y padre de Alma, Juan Manuel Araque, se ha convertido en un famoso escritor y también en el títere de su actual mujer, Eva, que ejerce a la vez de agente literaria, jefa de comunicación y asesora de imagen de Araque. La ambición quiere que Eva arrastre al inseguro y pusilánime, aunque vanidoso Araque, hasta Viena para sacarlo de su sequía creativa y hacerlo entrar en el género de la autoficción, usando el dolor por la pérdida de su hija. En ese encuentro con Viena, no deseado por Araque, creerá ver de nuevo a su hija en el lugar donde desapareció.

Carola y Juan Manuel reviven un pasado común extremadamente doloroso, a la vez que ella recibe la visita de su hijo Julio con el sorprendente descubrimiento de la verdadera vida que lleva el muchacho en Londres, lejos del seno familiar.

Escenarios

Elia Barceló, en tanto que buena conocedora del trazado urbano y social de la capital austríaca, de sus alrededores, su gastronomía, tradiciones y establecimientos singulares, se convierte en una excelente cicerone para sus lectores y los adentra en una Viena que no responde a la imagen convencional o de postal.

“Viena siempre le había parecido una ciudad de hueso, hecha de edificios de color marfil, beige, gris claro, como esqueletos antiquísimos abandonados en una llanura junto al gran Danubio y que, con el tiempo, habían sido colonizados, habitados, adornados con flores de estuco”

La ópera, la marcha Radetzky o las estancias reales que habitó Sissí no tienen cabida en La noche de plata y sí, en cambio, un interesante recorrido, de mano de la autora, por los parques de una belleza natural domesticada, por los cafés emblemáticos de Viena, por sus diferentes clases de vinos o de cervezas, por las canciones y platos típicos que se degustan en un HEURIGER, por las buenas maneras de la cortesía austríaca…

En este sentido es de mucha ayuda el glosario de términos austríacos que aparece al final del texto.

Estructura

Dividida en dos partes, en La noche de plata Barceló utiliza, a modo de cañamazo, la documentación sobre hechos reales de casos de niños desaparecidos y/o maltratados. La tesis más potente de la novela es la denuncia sobre las redes que “abastecen” de menores a abusadores de altas esferas sociales.

La música, las referencias artísticas, y principalmente las bibliográficas no son un mero elemento ornamental. Juegan un papel transcendental en la novela. Pero será en las reflexiones interiores de la protagonista, en la construcción de los personajes, en los diálogos y sobre todo en las descripciones, donde hallaremos una madurez narrativa y de estilo incuestionables. Como la de frases que hablan de la luna y de las noches de plata que dan título a la novela:

“El ayuntamiento brillaba, pálido, como una fantasía feérica, la Votivkirche era un encaje de piedra recortado contra la oscuridad del cielo. La luna se había vestido con unas nubes ligeras, alargadas, como velos de gasa. (…) todas las fachadas parecían de hueso, iluminadas por su luz de plata.”

Elia Barceló, demuestra con La noche de plata, que puede atreverse con cualquier género. La habilidad con que maneja y resuelve las diferentes tramas la convierten en digna merecedora de un lugar entre los grandes de la novela negra.

Descubre las últimas Novedades Editoriales haciendo clic en la imagen

Compartir...