Reseña del libro «Tostonazo» de Santiago Lorenzo. Por Beatriz Alcaná.

No esperéis objetividad de esta reseña. Santiago Lorenzo es mi escritor patrio favorito y amo todo lo que hace. Lo descubrí hace cuatro años con el superventas Los asquerosos ―como media España― y tuve que salir corriendo a comprarme toda su bibliografía. No me defraudó. Por eso esperaba ansiosa el lanzamiento de su siguiente novela, Tostonazo, de la que hablaré aquí.

No sabía apenas nada sobre este libro cuando lo abrí. Tan solo que iba de alguien a quien le tocaba hacer algo de mala gana. Habrá a quien no, pero a mí como sinopsis me convence. Profundizando un poco más en la trama, resulta que Tostonazo es la historia de un jovenzuelo que no sabe qué quiere hacer con su vida salvo tirarle a los palomos. Mientras le pega al orujo blanco en un bar de mala muerte, hace migas de una noche con un tipo que lo introduce en el mundillo del cine. No de guionista ni de actor, ni siquiera de figurante, sino de meritorio, es decir, de chico para todo. Ni le pagan demasiado ni está claro que vaya a hacer carrera de ello, pero descubre que le pirra trabajar en eso del séptimo arte. Lo malo, porque en cualquier historia que se precie tiene que sobrevenir algo de conflicto, es que un mentecato hace acto de presencia en el rodaje de la película y se dedica a chafarlo todo.

Como bien reza la contraportada de Tostonazo, esta es una novela sobre quienes hacen la vida posible y quienes la hacen imposible. Resulta que las cuitas del joven protagonista no acaban con el estreno de un film en el que cuanto puede salir mal sale peor, sino que el desempleo lo empuja a abandonar su recién descubierta vocación para marcharse a una ciudad de provincias a encargarse de algo que no le hace ni pizca de gracia. Al igual que sucediera en otras de las novelas de Lorenzo, una situación a priori fastidiosa ―estoy pensando, por ejemplo, en Los huerfanitos― acaba deviniendo en una oportunidad de oro para descubrir lo que de verdad puede ofrecernos de bueno la vida. Lo hace, como es costumbre en él, con un humor acidísimo y un ingenio algo malévolo. Pero malévolo en el mejor sentido, es decir, tirando a dar dónde hay que dar, poniendo en el punto de mira las conductas más irritantes y los hábitos más odiosos de nuestra sociedad. Y es que al final, Tostonazo es pura crítica a nuestro tiempo y a nuestra sociedad. Crítica aguda y certera, al más puro estilo galdosiano ―autor fetiche de Lorenzo―, como queda patente tanto en el contenido de sus novelas como en el estilo con el que escribe. Estilo que, debo advertir, hay quien ama y hay quien detesta. Yo me encuentro entre los primeros. Aprecio la retranca barroca de Tostonazo igual que aprecié la de Los asquerosos. Hay quien lo considera hojarasca estilística. Bien. A mí esa hojarasca, como lectora, me hace feliz.

Y de eso va, en última instancia, este libro, que de tostonazo solo tiene el título. De quedarse con lo que a uno le haga feliz y pasar de los le amargan la existencia al resto.

Por Beatriz Alcaná
@AlcanaBeatriz

Título: Tostonazo
Autor:  Santiago Lorenzo
Editorial: Blackie Books
Publicado: 5 octubre 2022
Páginas: 192
ISBN: 978-8419172204
Artículo anteriorNo me llames loca
Artículo siguienteLos renglones torcidos de Dios
Redactora en la revista de literatura juvenil La Avenida de los Libros y colaboradora en el blog de la Asociación de Castilla y León de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror.