Reseña del libro Dientes rojos de Jesús Cañadas, por Beatriz Alcaná

Últimamente se diría que los libros vienen con fecha de caducidad. O se leen y se habla de ellos en cuanto salen, o parece que se les van las vitaminas. Esta es la razón por la que me pensé si reseñar o no Dientes rojos, la última novela de Jesús Cañadas. Salió hace ya tres meses (¡una eternidad!) y da la sensación de que se ha comentado sobre ella todo lo que se tenía que comentar. Pero a veces algunos acontecimientos nos revuelven por dentro y nos damos cuenta de que una recomendación más no sobra. Sobre todo, cuando una historia está tan bien escrita y envía un mensaje tan potente.

Reconozco que si no le hinqué antes el colmillo a Dientes rojos fue porque el thriller policíaco no es un género que me emocione. La desaparición de una adolescente en un internado católico de Berlín no me pareció una propuesta lo suficientemente atractiva. Tampoco que la trama girase (en principio) en torno a las pesquisas de una improbable pareja de policías: el joven Lukas Kocaj, un agente recién salido de la academia, y el inspector Otto Ritter, machista, racista y desagradable como él solo. Personajes como el inspector Ritter no son una novedad. Irving Welsh ya retrató en Escoria al repulsivo sargento Bruce Robertson. A su lado, Ritter es un angelito. Lo que de verdad convierte Dientes rojos en un firme candidato a libro del año es la forma en la que su autor se sirve de muchos de los clichés del género para darles la vuelta y crear algo diferente. Algo necesario.

Explicar por qué hay que leer Dientes rojos sin destriparlo no es moco de pavo. Me conformaré con advertir que durante la mayor parte del tiempo que dediqué a su lectura odié a sus protagonistas. A ratos logré empatizar un poco más con uno. A ratos con el otro. Pero los odié mucho a los dos. ¿Esto es un lastre a la hora de disfrutar la novela? No. Al contrario. Tampoco lo son algunos de sus giros, ni lo subversiva que resulta, ni la falta absoluta de remilgos en lo que concierne a sexo y violencia. Aviso a navegantes con el estómago delicado: este libro no es para cobardes. Tampoco es para lectores a los que les cueste abandonar los esquemas tradicionales. Cañadas demuestra conocer muy bien las reglas del thriller; tan bien que le aburren y se las salta todas.

¿A quién recomendaría entonces Dientes rojos? A los aficionados al terror, también al thriller con elementos paranormales y a la fantasía urbana más oscura. Pero, sobre todo, a quienes busquen algo más en un libro que los cuatro tópicos de siempre en el mismo orden y con el mismo estilo manido. Esta novela coge todos esos lugares comunes y les pega una patada para ponerlos patas arriba. Si te descuidas, hace lo mismo con tu cabeza y con tus ideas preconcebidas. Y ¿sabéis qué? Eso es algo que como lectora agradezco una barbaridad.

Por Beatriz Alcaná
@AlcanaBeatriz

Título: Dientes rojos
Autor: Jesús Cañadas
Editorial: Obscura Editorial
Publicado: 4 noviembre 2021
Páginas: 376
ISBN: 978-8412382709
Artículo anteriorPrimer libro de Rigoberta Bandini
Artículo siguienteBrujas: La locura de Europa en la Edad Moderna
Redactora en la revista de literatura juvenil La Avenida de los Libros y colaboradora en el blog de la Asociación de Castilla y León de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror.