Entrevista a Juanjo Ávila autor de Diario del coronavirusJuanjo Ávila, autor de Diario del coronavirus: «Me encanta dar toques de muchos géneros a mis novelas sin adscribirlas a ninguno en concreto».

Diario del coronavirus de Juanjo Ávila, es de las primeras obras de ficción que hablan sobre la pandemia, un género que, de hecho, se estará cultivando en los próximos años dentro del sector editorial. Hablé sobre ello en mi artículo Búsqueda editorial: La crisis del coronavirus en el sector del libro.

Diario del coronavirus trata sobre el cuarentón Juanjo, solitario empedernido, recluido en su apartamento durante el confinamiento, al que la vida se le empieza a torcer. Sufre la persecución de su psiquiatra, que en connivencia con la policía intentará que deje de escribir este diario para normalizar su conducta. Y procedente de su juventud, reaparece la ciclotímica Ana, con una actitud arrolladora. Por otro lado, una paloma mensajera es portadora de las amenazas de un viejo enemigo y Rosa, la hacker sentimental, el amor de su vida, inocula un virus en su ordenador con un propósito impredecible. Por último, un atractivo joven de luto se dedica a tocar y a toser sobre los vecinos de la calle.

La nueva novela de Juanjo Ávila tiene una acción que lo irá devorándolo a modo de comedia de confinamiento con toques de misterio y poesía. Diario del coronavirus de Juanjo Ávila también palpita en la actualidad de la crisis, pues como diario fue escrita por el propio Juanjo al ritmo de los acontecimientos.

Corrígeme si me equivoco, Juanjo, pero Diario del coronavirus es la primera novela que escribes. Alguien tan interesado por la cultura como tú, ¿por qué ha esperado tanto?

En realidad, llevo toda la vida escribiendo artículos, reseñas y relatos en revistas y en un blog que actualicé durante muchos años. Y sí, también varias novelas. Pero al revisarlas, no acababan de convencerme del todo. Aunque estaban bien, no me enamoraban. Creo que, si uno intenta escribir, es para aportar algo que merezca la pena de verdad. Y, después de algún tiempo, este marzo volví a intentarlo y pronto noté que en mi escritura todo había madurado y había llegado mi momento. Es algo difícil de entender incluso para mí. De repente, todo ha fluido con mucha facilidad, es como si hubiera cosechado o fructificado el trabajo de tanto tiempo atrás. A diario me pregunto qué pudo ocurrir y no encuentro respuesta. Solo agradezco que así sucediera.

Esta obra forma parte de un ciclo de tres novelas que tratan la pandemia como telón de fondo. Me da la sensación de que la trama podría haber existido sin este escenario, pero tú has decidido incluirle. ¿Por qué?

Bueno, la verdad es que no ha sido exactamente así. En el caso del Diario del coronavirus, no había ninguna trama preconcebida antes de la pandemia. Todas las historias nacieron suscitadas por los acontecimientos, de hecho, pretenden ilustrar los sucesos de entonces, están enraizadas en ellos y no tendrían tanto sentido en otro contexto. En cambio, para las otras dos novelas de la trilogía sí que he aprovechado algunos materiales previos amoldándolos a la narración. Bastante pocos, en realidad. Se trata de una especie de destellos o puntuales aciertos de mi trabajo anterior que merecía la pena incluir.

Las otras dos novelas del ciclo son La cruzada contra el beso e Ítaca. La cruzada contra el beso ya está cedida a la misma editorial que ha publicado Diario del coronavirus, Adarve, pero Ítaca sigue siendo inédita. ¿Nos hablas de ellas?

La Cruzada contra el beso transcurre en la Nueva Normalidad y trata de los nuevos modelos de comportamiento. Habla de la soledad nacida del alejamiento social, de las relaciones sexuales en este contexto, de aquellos que pretenden aprovecharse de la pandemia para limitarnos la libertad. En cuanto a Ítaca, la tercera, es mi proyecto más querido. Se sitúa al principio de todo, en marzo. Partiendo de la que creo crisis actual de la poesía y de la literatura, en ella se critica la falta de poesía de la que hoy día adolecemos, en el arte, en las nuevas tecnologías, en la vida que llevamos, en general. En mi opinión el virus llevaba entre nosotros muchísimo tiempo: la sociedad de consumo es el virus de verdad.

Diario del coronavirus es una obra muy compleja con una trama que incluso podemos tildar de esperpéntica. Doctores obsesionados con erradicar las enfermedades mentales, hackers sentimentales, amores ciclotímicos de juventud, palomas mensajes que traen amenazas e, incluso, un joven de luto que va estornudando a la gente por la calle. ¿Ha sido consciente esta aparente degradación de los personajes?

Así es, aunque no lo llamaría degradación, salvo en el caso del psiquiatra. Bueno, ahora que lo pienso, también en el caso de David, el villano, por así llamarlo. Siempre he creído que la exageración es una de las claves de la literatura. Es necesaria tanto en la sátira como a la hora de reflejar las obsesiones y pasiones de mis personajes favoritos, exagerados que son. Solo me interesan los personajes que están al borde del abismo, a punto de explotar, novelistas delirantes, alcohólicos visionarios, poetas malditos, enamorados sin remedio. Ellos serán siempre, creo, los narradores de mis historias, disfruto dándoles voz, oyendo cómo hablan dentro de mí, cada uno con su carácter. Ellos me dan pie a escribir como me gusta, con pasión. Reconozco que las vidas convencionales, la cotidianeidad de alguien más o menos normal, no me interesan para mis novelas, que por eso están tan lejos de ser realistas.

Retomo a uno de los personajes, el joven de luto que estornuda y tose a la gente encima. ¿Has querido personificar en él el virus que nos acecha?

Prefiero que sea el propio lector quien saque sus conclusiones respecto a ese personaje. Como dices, se trata de un atractivo y elegante joven de luto al que el narrador desde su ventana observa merodeando por la calle. Ante su asombro e inquietud, el tipo impunemente contraviene las normas y no deja de tocar, toser y estornudar sobre los vecinos.

Tus libros son difíciles de clasificar. Diario del coronavirus tiene un poco de esperpento, de thriller, de drama, de realismo mágico y de pandemia. ¿Cómo definirías tú la novela?

En efecto, me encanta dar toques de muchos géneros a mis novelas sin adscribirlas a ninguno en concreto. Se deberá a lo variado de mis lecturas, a que me encantan Raymond Chandler y Faulkner, Valle Inclán o García Márquez, y muchos más, y a la influencia de todos ellos sin distinción. Me divierte mucho esa mezcolanza, espero que al lector también. Soy consciente del riesgo, de lo difícil que resulta equilibrarlo todo y que la alternancia de tonos no desentone. Paso rápido de lo cómico a lo dramático, es verdad. Pero creo que en la vida nos pasa igual, es fácil que algo nos emocione y a los cinco minutos ya estamos desternillándonos de risa por otra cosa.

Por último, ¿cuándo está previsto La cruzada contra el beso?

Uf, ni siquiera he preguntado. Supongo que a principios de año, no sé. Por desgracia, en la presente situación casi se ha normalizado mi tendencia a nunca pensar en el mañana.

Diario del coronavirus de Juanjo Ávila ya puede adquirirse en librerías y en plataformas digitales.

Por Eva Fraile, de La Reina Lectora
@reinalectora

Ficha del libro Diario del coronavirus

Título: Diario del coronavirus
Autor:  Juanjo Ávila García
Editorial: Editorial Adarve
Publicado: 23 octubre 2020
Páginas: 310
ISBN: 978-8418544224
Compartir...