Octavi Pina, autor de «Almas durmientes»: «En el proceso de publicación, el escritor es el eslabón más débil».

Octavi Pina (Barcelona, 1990) es un hombre fiel, de eso no cabe duda. El thrilleres el género en el que se siente más a gusto, y ya son tres las novelas que ha publicado, más una cuarta que verá la luz, seguramente, en no mucho tiempo. En su último trabajo, Almas durmientes, además vuelve a confiar en el inspector Molins, su arquetipo del buen policía, un hombre noble con defectos y virtudes, pero el único elemento de la trama en el que, como el propio autor confiesa, nunca tiene dudas.

 

¿Cómo se te ocurrió la idea para escribir Almas durmientes?

La idea parte de un caso real que ocurrió hace bastantes años en la ciudad de Barcelona. Apareció un cuerpo descuartizado en varios contenedores cerca de casa y allí nació la idea. El resto es pura imaginación.

 

¿Por qué decidiste presentarte al Premio Amazon?, ¿qué esperas que le aporte a tu novela?

Porque siempre quise presentarme a un premio literario y apareció esta gran oportunidad. Afronto el premio con mucha ilusión y, como siempre cuando hago cualquier actividad, salgo a ganar. Espero que me aporte experiencia, horas de vuelo para conocer los entresijos del Premio y también para conocer a más compañeros autores.

¿Y qué dirías que puede aportar Almas durmientes al Premio Amazon?

Un thriller muy intenso, con una trama ágil y un final de infarto. Durante la trama hay varios giros inesperados que confundirán mucho al lector. Seguramente habrá otras novelas parecidas, pero ninguna tendrá mi particular forma de narrar la historia.

¿Eres de esos autores que, cuando acaban una historia, necesitan tomar distancia con ella, aunque sea por un tiempo?

Sí, es muy positivo. Cuando termino de escribir una novela, la dejo reposar un tiempo. Y, luego, vuelvo a hacer una revisión de todo el libro para ver si realizo cambios.

Después de escribir tres thrillers, con la perspectiva que ello te otorga, ¿cómo ves el estado del género en España?

Hay muy buenos escritores de thriller en el país, y cada vez existe un mayor número de escritores de este género. Hay muchos subgéneros relacionados con el thriller policiaco y eso es fruto de la gran competencia entre tantas obras.

Además, varios de ellos se presentan al PLAS y están entre mis próximas lecturas.

¿Qué tal está siendo la experiencia de la autopublicación?, ¿lo recomiendas?

Tiene sus puntos positivos y otros negativos. En general, lo recomiendo porque te da absoluta libertad en la toma de decisiones sobre tu obra. Eso te otorga un gran margen de maniobra. De momento, la experiencia está siendo muy positiva. Pero llevo muy poco tiempo para formarme una buena opinión.

¿Qué dirías que es lo peor (o lo menos bueno) de ser escritor?

La poca recompensa. Me explico. Escribir un libro conlleva muchos meses de trabajo y está muy mal recompensado. Por el tema de las regalías y por otros temas. Esto desincentiva bastante para dedicarte enteramente a la escritura. En todo el proceso de la publicación de un libro, el escritor es el eslabón más débil y debería ser todo lo contrario. Él es el creador del contenido. ¿En qué otra actividad se ve esto?

El inspector Molins es tu personaje predilecto, te ha acompañado en todas tus novelas, ¿qué tiene él que lo hace tan especial?

Él fue el primer elemento. Tenía dudas en la trama o en los otros personajes, pero él me apareció nítidamente en mi cabeza. Es un poco mi policía ideal, cómo debería ser un policía de verdad. No es el típico héroe y tiene defectos tal como veremos en el transcurso de esta novela.

 

¿Tienes curiosidad por probar a escribir en algún otro género?

No. Me siento muy cómodo con este género. Como he dicho antes, Joan Molins era el único personaje sobre el que quería escribir y él debía ser policía. Así que el género es intocable. Lo tengo muy claro ahora, pero quizás en el futuro cambie de idea.

 

¿Hay algún libro que te marcara decisivamente a la hora de decir «Yo quiero dedicarme a esto también»?

No, creo que no. No me marcó ningún libro en particular. Ha habido algunos libros que han influido en mi manera de escribir o de construir la trama. Pero por el hecho de haber leído uno, no me ha despertado más curiosidad el oficio de escritor.

Por Eva Fraile, de La Reina Lectora
@reinalectora

Artículo anteriorNiños muertos
Artículo siguienteSaga Crónicas Vampíricas de Anne Rice
Agente literario, agente de derechos internacionales, asesora editorial, experta en posicionamiento de escritores y redactora en distintos medios de comunicación. Prensa en Academia del Cine. Editora de la web La Reina Lectora. Escritora de Proyecto Crysser. Olvido.