Archivo_004El sábado 5 de Junio teníamos una cita ineludible el lugar la Biblioteca  Eugenio Trias (Antigua Casa de Fieras), en el madrileño Parque del Retiro, marco de la siempre ansiada Feria Del Libro.

El protagonista absoluto Fernando J. Lopez  y su novela “El Sonido de los Cuerpos” de la mano de la Editorial Dos Bigotes.

La presentación comenzó con unas palabras de Gonzalo y Alberto, Editores de Dos Bigotes, para los que ha sido un placer y un privilegio poder publicar “El sonido de los cuerpos”. La relación entre la Editorial Dos Bigotes y Fernando J. López se remonta a principios de 2014, cuando aún la Editorial no había publicado ningún título, para pedirle su colaboración en el proyecto que estaban construyendo Gonzalo y Alberto. Antes de esta novela, la Editorial ha publicado  un relato de Fernando en el libro “Lo que no se dice” y una obra teatral incluida en el libro “El cielo en movimiento”.

Seguidamente Fernando J. López nos agradeció el apoyo y se emociono por el aforo completo de la sala. Fernando tenia una sorpresa preparada un pequeño regalo a modo de introducción Rocio Vidal y David Tortosa dos grandes actores curtidos en el teatro nos hicieron una dramatización de algunos pasajes de la novela dando voz a  Mario y Alma.

Tras un más que merecido aplauso para estos dos grandes actores Fernando nos contó un poco más de su novela.

Según nos cuenta el autor para esta novela negra tenía pensado otro título, pero en el transcurso de la escritura podemos decir que la novela por si sola eligió el título que iba a llevar.

“Es un libro que habla sobre todo del sonido, habla de lo que se escucha, habla de cómo nos escuchamos y sobre todo habla de cómo no nos escuchamos”  

El autor nos cuenta que en esta novela ha querido sentar a los personajes frente a su propia soledad y hacer que el lector también se siente frente a la suya. La literatura de Fernando J. López en este novela es una literatura incómoda, que plantea interrogantes al lector y en la que podernos vernos reflejados.

Fernando nos describe brevemente a cada uno de los personajes

Alma, que se habla en segunda persona así misma porque tiene un grave problema con su identidad, necesita una distancia para hablar con ella para no ahogarse en sus problemas.

Mario, que está tratando averiguar por qué su pareja se ha suicidado y hasta qué punto dejo de conocer a esa persona con la que ha compartido once años de relación.

Cris, que tiene aversión a las relaciones, que tiene un modelo vital en la que no encaja una segunda persona y que esa segunda persona aparece y le rompe los esquemas.

Saúl, está a la espera de que el amor ocurra. Utilizado por Mario, espera que más allá de ese utilitarismo haya algo más.

“Quería escribir un libro donde los personajes se vieran desde un prisma muy diverso, cada uno de ellos es visto a través de sí mismo pero también a través del resto de personajes”

La novela no juvenil de Fernando J. López que se ha dejado llevar por la introspección en las formas de entender las relaciones de los diferentes personajes.

“Somos también aquello que no hemos decidido”

Archivo_003Fernando nos explica que en la vida de los personajes, y en la nuestra propia, tenemos muchos motores vitales, vamos construyendo etapas, persiguiendo metas y a veces no nos damos cuenta que cosas que no estamos decidiendo, ni persiguiendo, ni haciendo… también afectan en tu vida y en tu relación de pareja.

“Estamos rodeados de ruido, en ese ruido tratamos de hacer música con otros instrumentos con otros cuerpos, con otras personas y como para que esa música suene en realidad lo importante es recurrir al silencio”

A la pregunta si en esta novela había el autor planteado una especie de redención de los personajes, Fernando J. López contesta que eso debemos juzgarlo los lectores.

“El lector va a ver si dejo que los personajes se rediman, pero lo que he tratado es de tratarlos a todos con el mismo nivel de verdad y el mismo nivel de empatía”

El autor nos confiesa que cada vez que escribe tiene una música y una pintura en la cabeza, para esta novela tenía unas ilustraciones de Fausto.

“Como lector no me gusta que me expliquen un libro, me gusta que me cuenten una historia y ya seré yo quien busque la explicación”

Referente a estas palabras del autor nos explica que el libro no tiene un final abierto, pero si el lector va a tener que poner piezas ya que el final no está masticado y el lector va a tener que erigirse en juez de cada personaje.

Una presentación a la altura de una gran novela, que consiguió reunir amigos, familia, admiradores y fans incondicionales de un autor comprometido, cercano y gran persona. Una copa de vino, firma de ejemplares y millones de fotos pusieron colofón a un evento de altura que sera difícil olvidar.

GRACIAS Fernando, Gonzalo, Alberto, Rocio y David por obrar la magia.

 

 

Califica esta publicación

Aquí puedes dejar un comentario...