Consejos para escribir una novela en tercera persona

Consejos para escribir una novela en tercera persona

Consejos para escribir una novela en tercera personaPara escribir una novela en tercera persona, es importante tener en cuenta lo siguiente:

Narrador: El narrador en tercera persona es una entidad externa a la historia y puede ser omnisciente, limitado o focalizado. Un narrador omnisciente conoce todos los pensamientos y sentimientos de los personajes, mientras que un narrador limitado solo conoce los pensamientos y sentimientos de un personaje. Un narrador focalizado se enfoca en uno o varios personajes en particular y presenta la historia a través de su perspectiva.

Punto de vista: En una novela en tercera persona, se utiliza el pronombre «él», «ella» o «ellos» para referirse a los personajes. Es importante elegir el punto de vista adecuado para la historia. Si el narrador es omnisciente, puede alternar entre los puntos de vista de diferentes personajes, pero si es limitado o focalizado, el punto de vista se mantiene constante.

Descripciones: El narrador en tercera persona puede proporcionar descripciones detalladas de los personajes, la ambientación y los acontecimientos. Es importante encontrar el equilibrio adecuado entre las descripciones y la acción para mantener el ritmo de la historia.

Diálogo: El diálogo es importante para desarrollar la trama y los personajes en una novela en tercera persona. Es importante utilizar diálogos realistas y relevantes que muestren la personalidad y motivaciones de los personajes.

Consistencia: Es importante mantener la consistencia en el punto de vista, el estilo de narración y el tono en toda la novela para evitar confusiones y mantener la coherencia en la historia.

En resumen, escribir una novela en tercera persona requiere una atención cuidadosa al narrador, el punto de vista, las descripciones, el diálogo y la consistencia. Al considerar estos elementos, se puede crear una historia coherente y cautivadora que mantenga a los lectores comprometidos.

La tercera persona del singular

La tercera persona del singular se refiere a la forma en que se habla o escribe acerca de una persona, animal, objeto o entidad en particular que no es ni el hablante ni el oyente. En la tercera persona del singular, se utilizan los pronombres «él», «ella» o «ello» para referirse al sujeto de la oración.

Por ejemplo, en la oración «Ella caminaba por el parque», «ella» es el sujeto y se utiliza en tercera persona del singular para referirse a la persona que está caminando en el parque.

La tercera persona del singular también se utiliza en la escritura de ficción, especialmente en novelas, cuentos y otros tipos de literatura. En este caso, el narrador utiliza la tercera persona del singular para hablar sobre los personajes y eventos de la historia.

Es importante tener en cuenta que en la tercera persona del singular, el narrador puede ser omnisciente (saber todo lo que está sucediendo), limitado (saber solo lo que el personaje principal sabe) o focalizado (enfocado en un personaje en particular). La elección del tipo de narrador puede afectar cómo se cuenta la historia y cómo se presenta la información al lector.

 

La tercera persona del plural

La tercera persona del plural se refiere a la forma en que se habla o escribe acerca de un grupo de personas, animales, objetos o entidades que no incluyen al hablante o al oyente. En la tercera persona del plural, se utilizan los pronombres «ellos» o «ellas» para referirse al sujeto de la oración.

Por ejemplo, en la oración «Ellos caminaban por el parque», «ellos» es el sujeto y se utiliza en tercera persona del plural para referirse a un grupo de personas que están caminando en el parque.

La tercera persona del plural también se utiliza en la escritura de ficción, especialmente en novelas, cuentos y otros tipos de literatura. En este caso, el narrador utiliza la tercera persona del plural para hablar sobre un grupo de personajes y eventos de la historia.

Es importante tener en cuenta que en la tercera persona del plural, el narrador puede ser omnisciente (saber todo lo que está sucediendo), limitado (saber solo lo que el grupo de personajes sabe) o focalizado (enfocado en un grupo de personajes en particular). La elección del tipo de narrador puede afectar cómo se cuenta la historia y cómo se presenta la información al lector.

 

La estructura de una novela en tercera persona

La estructura de una novela en tercera persona es similar a la de una novela en primera persona, pero el narrador utiliza los pronombres «él», «ella», «ellos» o «ellas» para referirse a los personajes en lugar de «yo».

En general, una novela en tercera persona sigue una estructura narrativa común que incluye:

Introducción: Se presentan los personajes principales y se establece el escenario y el ambiente en el que se desarrollará la historia.

Conflicto: El personaje principal enfrenta un problema o conflicto que desencadena la trama de la historia.

Desarrollo: El personaje principal trabaja para superar el conflicto, enfrenta obstáculos y lucha contra los antagonistas.

Clímax: El momento culminante de la historia, donde se resuelve el conflicto o se produce un evento importante que afecta a los personajes.

Resolución: El personaje principal y otros personajes afectados por el conflicto resuelven sus problemas y se produce un cierre.

En una novela en tercera persona, el narrador puede tener diferentes grados de conocimiento y acceso a los pensamientos y sentimientos de los personajes. Por ejemplo, un narrador omnisciente puede conocer los pensamientos y sentimientos de todos los personajes, mientras que un narrador limitado solo puede conocer los pensamientos y sentimientos del personaje principal.

La estructura de la novela puede variar según el estilo del autor y la trama de la historia, pero en general, una buena estructura de novela en tercera persona tiene una presentación clara de los personajes, un desarrollo sólido de la trama y una resolución satisfactoria.

 

Características del narrador de una novela en tercera persona 

El narrador en una novela en tercera persona puede tener diferentes características, dependiendo del enfoque y la perspectiva que se le dé en la historia. Aquí te presento algunas de las características más comunes:

Omnisciencia: El narrador omnisciente lo sabe todo sobre la historia, los personajes y los eventos que se describen en la novela. Este narrador puede compartir los pensamientos y sentimientos de todos los personajes, así como proporcionar información importante sobre el escenario y la trama.

Distancia emocional: El narrador puede tener una distancia emocional de los personajes, lo que significa que no se involucra emocionalmente en la historia y describe los eventos desde una perspectiva objetiva.

Neutralidad: El narrador puede ser neutral y no tener opiniones fuertes sobre los personajes o los eventos de la historia.

Focalización: El narrador se enfoca en uno o más personajes específicos y solo conoce los pensamientos y sentimientos de esos personajes.

Perspectiva limitada: El narrador solo tiene acceso a la información que los personajes tienen, por lo que solo puede describir lo que sucede desde su punto de vista.

Es importante tener en cuenta que el narrador en una novela en tercera persona puede variar en sus características a lo largo de la historia, ya que el autor puede cambiar el enfoque narrativo en diferentes momentos de la trama. La elección del tipo de narrador puede afectar cómo se cuenta la historia y cómo se presenta la información al lector.

 

El lenguaje de un narrador en tercera persona

El lenguaje utilizado por el narrador en tercera persona es objetivo y distante, en comparación con el lenguaje utilizado por un narrador en primera o segunda persona. El narrador en tercera persona utiliza pronombres como «él», «ella», «ellos» o «ellas» para referirse a los personajes y no se involucra emocionalmente en la historia. A continuación, presento algunas de las características lingüísticas que utiliza un narrador en tercera persona:

Imparcialidad: El narrador en tercera persona es objetivo y no toma partido por ningún personaje en particular. Esto se refleja en el lenguaje utilizado, que es neutral y no muestra preferencia hacia ningún personaje.

Descripciones detalladas: El narrador en tercera persona puede proporcionar descripciones detalladas del escenario, los personajes y las acciones que se llevan a cabo en la historia. Estas descripciones pueden ser objetivas y detalladas, ya que el narrador no tiene la limitación de tener que describir la historia desde la perspectiva de un personaje en particular.

Voz narrativa: La voz narrativa es el tono y el estilo de escritura utilizado por el narrador. En una novela en tercera persona, la voz narrativa puede variar según el enfoque que se le dé a la historia. Puede ser neutral y distante, o puede tener un tono emocional o subjetivo, dependiendo de la perspectiva que se le dé a la narración.

Diálogo: El narrador en tercera persona puede incluir diálogo entre los personajes de la historia. En este caso, el narrador puede indicar quién habla mediante el uso de guiones y signos de puntuación específicos. Además, el narrador puede proporcionar descripciones de la forma en que se dicen las palabras, la tonalidad y las expresiones faciales de los personajes mientras hablan.

Es importante tener en cuenta que el lenguaje utilizado por el narrador en tercera persona puede variar según el estilo y la voz narrativa del autor, así como de la trama y los personajes de la historia.

 

Ejemplo de relato corto escrito en tercera persona

En un pequeño pueblo del norte, vivía una joven llamada Ana. Era una chica tímida y reservada que pasaba la mayor parte de su tiempo en casa leyendo y escribiendo en su diario. Pero un día, su madre la animó a salir y socializar con otros jóvenes de su edad.

Ana no estaba segura de cómo hacer amigos, pero decidió unirse a un grupo de voluntarios que ayudaba a restaurar un antiguo edificio del pueblo. Allí conoció a un chico llamado Pedro, que también estaba ayudando en el proyecto. Pedro era extrovertido y amable, y pronto se convirtió en amigo de Ana.

A medida que pasaban los días, Ana y Pedro se fueron conociendo mejor. Comenzaron a hablar sobre sus pasatiempos, sus intereses y sus sueños para el futuro. Ana se sorprendió de lo fácil que era hablar con Pedro, y pronto se dio cuenta de que había desarrollado sentimientos por él.

Sin embargo, Ana era demasiado tímida para confesarle a Pedro lo que sentía. Temía que pudiera rechazarla y que su amistad se viera afectada. Pero Pedro también había notado la manera en que Ana lo miraba y se comportaba a su alrededor. Él también había comenzado a tener sentimientos por ella.

Finalmente, en un cálido día de verano, Pedro decidió dar el primer paso. Invitó a Ana a dar un paseo por el campo, y mientras caminaban juntos, le confesó sus sentimientos. Ana se sorprendió y se sonrojó, pero también sintió una gran felicidad. Finalmente había encontrado a alguien con quien compartir su vida.

Desde ese día, Ana y Pedro se convirtieron en pareja. Se apoyaron mutuamente en todo lo que hacían, y juntos exploraron el mundo y cumplieron sus sueños. Y aunque Ana todavía era tímida por naturaleza, había descubierto que con el amor y la amistad, podía superar cualquier obstáculo que se le presentara en la vida.

 

 

Siguiendo estos puntos, podrás escribir una novela en tercera persona convincente y emocionante. ¡Buena suerte!

 

Descubre más libros recomendados a través de nuestras reseñas

Reseñas por Título

Reseñas por titulo del libro

En estas sección vas a encontrar todas las reseñas que hemos publicado en el blog ordenadas por el título del libro

Reseñas por Autor del Libro

Reseñas por autor del libro

En estas sección vas a encontrar todas las reseñas que hemos publicado en el blog ordenadas por el autor del libro

Novedades Editoriales

En esta sección del blog encontrarás todas la novedades editoriales de las mejores Editoriales. Los nuevos lanzamientos editoriales, los libros recomendados, sinopsis de libros.

Noticias Literarias

En esta sección de noticias literarias te hacemos llegar las últimas noticias que tienen que ver con el mundo de la literatura y los libros.

Compartir...