Encuentro con Roberto SantiagoEl pasado 27 de marzo tuvimos la oportunidad de conocer en persona y charlar con Roberto Santiago de su última novela, Ana. De la que conocimos muchos detalles. Un encuentro distendido y ameno, donde conocimos a un autor cercano y sin tabúes que nos respondió a todo lo que quisimos saber.

Hablamos de la portada y comentamos entre todos que nos sugería, el autor nos comenta que cuando le llegó la imagen de la portada lo primero que pensó fue en un corazón, aunque sabe que no lo es, ya que no es una imagen realista, pero eso es lo que le cautivó de la portada y a nosotros como lectores también.

Roberto nos confesó que el titulo original de la novela no era Ana, con el que trabajó fue “La buena sangre” por la sangre evidente que hay dentro de este thriller y el vínculo sanguíneo que hay entre Ana y su hermano…

El autor nos habló del proceso de escritura, durante muchos años ha escrito notas, relatos sobre una mujer a la que le pasaban cosas, sin saber que esos textos se convertirían en una novela.

“Cuando yo empecé a escribir Ana, no sabía que estaba escribiendo Ana”

El detonante para el comienzo de la escritura fue en julio de 2015 tras la llamada de dos editores de Planeta, charlaron sobre posibles novelas que pudiera escribir. Al salir de la reunión le llego una idea a la cabeza, thriller judicial, historia de abogados y una mujer que se enfrenta contra no se aún qué…

A pesar de matricularse en derecho siempre ha querido estudiar cine y literatura, y escribió un primer relato sobre lo que sería la base de esta novela, de manera compulsiva, casi 100 páginas.

“Juan José Millas me enseño que hay dos tipos de escritores los que escriben con brújula y los que escriben con mapa”

En la escuela de letras Juan José Millas le enseño que hay dos tipos de escritores los que escriben con brújula y los que escriben con mapa, con mapa los que antes de escribir la novela saben lo que va a ocurrir en cada capítulo y tiene diseñada una escaleta de toda la novela. Y los que escriben con brújula, entre los que se encontraba Millas, que saben hacia donde van pero no tienen ni idea de lo que va a ocurrir.

“Cada página que iba escribiendo, iba descubriendo lo que ocurría”

El autor nos confiesa que él es el primer lector de la novela, y le preguntamos: Pero luego todo tiene que encajar, y efectivamente a través de la corrección, cosa que más vértigo le produce y es una tensión que le hace estar cerca del abismo continuamente.

Tres cosas tenia claras al comenzar a escribir esta obra, uno los juicios, dos el mundo del juego y lo tercero era Ana como protagonista.

Hablamos del mundo del juego, de la clandestinidad de estas partidas. Convivió con prestamistas, corredores de apuestas, gente publica que está enganchado al juego… un mundo muy cercano que no se ha reflejado en casi ninguna novela. Un mundo donde todos los jugadores terminan perdiendo.

“La voz de Ana ya la había trabajado antes de empezar a escribir la novela”

Ana refleja una manera de ver el mundo, una manera de entender la justicia, las relaciones humanas, el amor…
Los personajes más fuertes son mujeres, pero uno de los personajes masculinos favoritos del autor es Eme.

Preguntamos si Ana va a continuar y por el autor continuaría pero nunca se sabe… Hablamos de los personajes y de muchas de las escenas que nos han llamado la atención al leer la novela.

Como escritor de guiones, el autor no pensaba en cine al escribir la novela, y hablamos sobre la diferencia entre lo que es un guion y una novela, dos lenguajes distintos, y de la adaptación de Ana a una película. Algo que como lectores se nos quedaría corta y apostamos por serie de televisión para poder tocar todas las tramas y que no se quede fuera nada.

Hablamos del entorno judicial de la novela, como para Roberto ha sido un reto contar el sistema judicial español y como ha podido llevarlo de una forma fehaciente. Ha asistido a muchos juicios, fijándose en los detalles, como hablo con un asesino y estaba dentro del juicio para saber todos los detalles, ver desde dentro la mecánica. Y la diferencia de la puesta en escena de los juicios americanos que solemos ver en la televisión.

“Para mi escribir una novela tiene más que ver con componer una sinfonía musical, que con construir un edificio”

Para el autor escribir una novela es una progresión de emociones, de sentimientos y eso si lo planificas lo matas. A Roberto no le funciona escribir con mapa y le gusta escribir y no saber qué va a ocurrir. No es un escritor que necesite un lugar específico para escribir, puede escribir en cualquier sitio, con ruido, con música… Pero sí que habitualmente escribe en un despacho que tiene en su casa con dos pizarras gigantes, que durante la escritura de Ana tenia llena de notas sobre los personajes, nada de la trama.

“Estaba literalmente rodeado de los personajes”

El autor define su forma de escribir como algo “febril” se sorprende así mismo de lo que va ocurriendo en la novela mientras la está escribiendo. Al escribir así cuando Roberto Santiago llega al final tiene un largo y arduo proceso de reescritura.
Su profesor de escritura Constantino Bértolo le enseño una de las lecciones más importantes que ha tenido sobre la escritura, para escribir lo que hay que hacer es escribir. Tanto si estas iluminado, o si estas bloqueado lo que debes hacer es escribir, que se te ocurre algo escribe, que no se te ocurre nada, escribe. Una autodisciplina que le llevo a dedicar durante meses en horario de nueve de la mañana a nueve de la noche, de lunes a domingo, encerrarse para terminar esta novela.

“Estoy dispuesto a escribir de cualquier cosa, siempre que me provoque la necesidad de escribir”

Para el autor, que se considera primero lector antes que escritor, las grandes novelas, son aquellas que están escritas desde la necesidad del propio escritor.

“La ficción para mi es la capacidad de iluminar una parte de la realidad con tus propias palabras”

Tratamos otros temas como la violencia machista como subtrama en la novela, el autor nos comenta que el al escribir lo que intenta es lanzar preguntas, el objetivo de una novela no es dar respuestas y llegamos a la pregunta ¿El fin justifica los medios? Una pregunta que el autor nos hace a todos los presentes.

Hablamos de varias escenas, pero de las que no podemos hablar para no destriparte la lectura de esta fantástica novela, que tras conocer sus detalles de la voz del propio autor, es de esos libros que pronto volveré a releer para descubrir todos los detalles que esconde esta novela.

Título: Ana
Autor:  Roberto Santiago @Robrto_santiago
Editorial:  Planeta @Planetadelibros
Publicado: (21 de febrero de 2017)
Páginas: 864
ISBN: 978-8408166580
Encuentro con Roberto Santiago
Califica esta publicación

Aquí puedes dejar un comentario...