Colwyn Miguel Urieta estudió la licenciatura en economía en la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa (UAM-I), se graduó con honores al recibir la medalla al mérito universitario; estudió en el centro de idiomas del Instituto Politécnico Nacional (IPN-UPIICSA); ha realizado estudios en el Instituto de Semiología; entre varios talleres y cursos destaca el realizado con la «Drug Enforcement Administration (DEA),» del «United States Department of Justice.» Tiene experiencia tanto en el sector privado, como en el público en el Gobierno Federal y en el Gobierno del Distrito Federal (ahora Gobierno de la Ciudad de México). Sus grandes influencias en el área del desarrollo humano inician a temprana edad en su núcleo familiar, comenzando a absorber enseñanzas sobre teosofía, naturismo y mentalismo hermético. También es inspirado por el gran ser humano y compasivo sacerdote, Sostenes Guzmán. Así mismo recibió diversas enseñanzas sobre la trascendencia del espíritu humano del Licenciado en Educación y Astrólogo, Carlos Sánchez. Al cumplir la mayoría de edad comienza a asistir a los cursos del prominente Dr. Ruiz Soto; y en la universidad conoce a dos grandes personajes vitales en su camino, a la profesora Mercedes Margarita Ibarra Puig, quien lo abraza con su amistad y su enorme acervo cultural y profesional; y a su mentor el maestro, investigador y budista zen, Eliezer Tijerina Garza, de quien así mismo recibe por la relación de amistad que entablan, parte de su enorme sabiduría espiritual. Estas enormes influencias y varios eventos personales trascendentales que afectaron su salud, lo llevaron a hacer un alto y a replantearse su vida, ello le llevó a atender su llamado interno y a poner en práctica todo lo aprendido, y a continuar estudiando y reflexionando sobre el camino que más le apasiona, el desarrollo de la conciencia. Es así como surge el escritor y el divulgador de temas sobre el despertar de la conciencia y la trascendencia del espíritu humano.

Entrevista a “Colwyn Miguel” autor de «El arte de desnudar»

 

1. ¿Qué vamos a encontrar tras “El arte de desnudar”, y cómo definiría este libro?

Van a encontrar poesía en verso libre y prosa poética. Es una obra desnuda de prejuicios. Lo definiría como un libro sincero en que el autor desnuda su alma para así poder tocar otras almas.

 

2. ¿Cuándo comenzaste a interesarte por la escritura y cuándo decidiste convertirte en escritor?

Hace como nueve años comencé a interesarme. No pensé en convertirme en escritor, un día solo sentí un fuerte impulso por escribir y aquí estoy. Por supuesto, desde ese momento no he dejado de estudiar, de prepararme, de instruirme. Todo arte requiere una enorme y constante preparación.

 

3. ¿Cómo surgió la idea de tu último libro “El arte de desnudar” y en qué te basaste para escribirlo?

Tengo dos aplicaciones de notas. La primera solo está enfocada en mis escritos. Ahí tengo mis aforismos, poemas, relatos e ideas para posibles novelas. En la segunda tengo citas y notas de los libros que voy leyendo.

En la primera de las aplicaciones, un día que me puse a ordenar algunas cosas, noté que varios de los pensamientos que había escrito los últimos meses tenían un patrón. Supe que ahí ya estaban los cimientos para un nuevo libro de poesía. Terminé por definir qué clase de poemario sería y comencé a desnudar cada vez más mi mente, mi corazón y mi alma conforme avanzaba. En cierto punto supe que esto era el arte de desnudar y terminé de pulir la obra dándole ese rumbo.

 

4. ¿Qué fue lo más difícil a la hora de escribir “El arte de desnudar”?

Quizás, el ordenar el espacio poético. Me gusta que aunque mis obras sean de poesía, ofrezcan la posibilidad de que el lector encuentre una historia (si sea puede, que sea la suya). El poemario está dividido en cinco capítulos. Esto me permite que cada apartado tenga un tono. Así, el lector percibe una evolución mientras lee el poemario. Pasa por un apartado enfocado en el erotismo, otro donde se aborda la tristeza, otro donde se plantea la reconstrucción y el crecimiento interior, y, por último, uno final donde, una vez recorrido lo anterior, uno está listo para el amor genuino, para el arte de amar.

 

5. A la hora de ponerte a escribir… ¿Tienes un horario determinado o escribes en cualquier momento del día?

No tengo un horario fijo, pero suelo escribir más al atardecer y por la noche.

 

6. ¿Tienes un lugar de trabajo determinado para escribir y como está ambientado?

No, no tengo un lugar o un ambiente específico.

 

7. ¿Qué es lo que más te despista o distrae mientras estás escribiendo?

Que alguien me hable cuando estoy enfocado escribiendo. Como eso me saca de mi “trance” (sonrisas), en primera instancia me irrita. Luego ya me aquieto.

 

8. ¿Cómo te llega la inspiración?

A veces llega y otras muchas veces uno la busca. Hay ocasiones en que me encuentro haciendo algo y de pronto llega a mi mente una idea. En ese momento la escribo para poderla seguir trabajando en cuanto pueda. Otras ocasiones, uno la busca. El escritor sale de cacería cuando toma un libro y se pone a leer (el autor tiene doble placer al leer: goza al leer la obra y también al irla estudiando conforme avanza). Te encuentras con ideas que te llevan a reflexionar y a escribir algo que no sabes si va a ser la temática de una historia, el diálogo de uno de tus personajes, un poema o un aforismo. Muchas veces, solo es una palabra la que dispara todo un escrito.

 

9. ¿Qué sientes al leer lo que escribes?

Lo que siento al volver a algo que escribí luego de darle su tiempo de reposo es el termómetro que me permite saber si lo usaré o lo desecharé.

Si no me estremece ni siquiera a mí, pienso que menos va a hacerle sentir algo a alguien más; entonces no lo tomo en cuenta. Por el contrario, si su mensaje o su estética me mueven algo adentro, le pongo la etiqueta correspondiente. En mis aplicaciones, a cada nota le pongo una etiqueta que me facilita llegar a ella posteriormente según el proyecto en el que me embarque.

 

10. ¿Lees las reseñas o críticas que se hacen de tus libros?

Sí, son muy útiles cuando vienen de una persona preparada. Te permiten seguir creciendo.

 

11. ¿Qué estás leyendo actualmente? ó ¿Cuál es el último libro que has leído?

Estoy releyendo ”El llano en llamas” de Juan Rulfo. Lo estoy estudiando puesto que mi siguiente libro es de relatos y dentro de él hay uno que habla de la vida rural. En ese relato me encuentro trabajando en estos días, así que me encuentro documentándome (está basado en una historia real) y estudiando el estilo del gran Juan Rulfo para enriquecer el mío.

 

12. ¿Cuáles son tus autores preferidos y que nos recomendarías leer?

Mis favoritos y que recomiendo leer en cuanto a poesía son Octavio Paz, Jorge Luis Borges, Fernando Pessoa, Margarite Yourcenar, Salvador Díaz Mirón, Rudyard Kipling, Nezahualcóyotl, Walt Whitman, Tagore.

Mis autores favoritos en narrativa y que recomiendo leer son Gustave Flaubert, Marcel Proust, Juan Rulfo, Gabriel García Márquez, Rubem Fonseca, Julio Ramón Ribeyro, Charles Bukowski, José Saramago.

En cuanto a autores que escriben sobre temas trascendentales y/o espirituales recomiendo leer a Tich Nath Han, a Sogyal Rimpoché, a Eckhart Tolle, a Jiddu Krishnamurti y a Mircea Eliade.

 

13. Aparte de leer, ¿tienes otras aficiones?

Sí, la música y ver series y películas.

 

14. ¿Qué consejos darías a alguien que quiere ser escritor/a?

Que escriba mucho y que lea mucho, mucho, mucho.

 

15. Para terminar, me gustaría que nos contaras sobre lo que buscas y pretendes como escritor.

Aunque admito que a diario me interesa llevarme a la boca un pan ganado por mi labor en la escritura y que también me interesa que las personas aprecien mi trabajo literario, mis pretensiones son más de otro tipo. La ganancia intelectual, emocional y espiritual que recibo por esto es indecible. Poca gente entiende esto, solo creen que existe un tipo de ganancia: la económica. En fin, lo que a mí me mueve es lo trascendental, el desarrollo que tiene que ver con el trabajo interior y la estética. Esto es lo que busco al escribir: lo estético y lo trascendental. A veces van separadas en mi obra, y en otras ocasiones, las logró unir.

Libros

El arte de desnudar
La mirada de Dios
Poesía en siete pétalos y tres espinas
Compartir...