De ninguna parte«Habían tenido vidas distintas, códigos morales opuestos, aunque ambos compartían un intangible: no eran de ninguna parte. Porque no se es de ninguna parte cuando a uno le arrancan sus raí-ces. Deja de ser quien creía ser y a partir de ese momento se busca a sí mismo en medio de la confusión. (…) ¿Podía haberse convertido en alguien diferente a quien era ahora? Jacob no estaba seguro.

No cuestionaba que cada ser humano fuera diferente y, por tan-to, ante las mismas circunstancias cada cual sintiera y reaccionara de manera distinta. Abir Nasr podía haber elegido (…), pero siendo esto cierto, también lo era que, entre todas las opciones, la de la venganza era uno de ellos».

De ninguna parte nos sumerge en el frenético diario de lo que acontece tras una amenaza terrorista en el centro de Bruselas, narrado con el nervio del que gozan series como Homeland y el pulso periodístico de quien conoce los medios desde dentro.

Biografía de Julia Navarro

Julia Navarro ha cautivado a millones de lectores con las siete novelas que ha publicado hasta la fecha: La hermandad de la Sábana Santa, La Biblia de barro, La sangre de los inocentes, Dime quién soy, Dispara, yo ya estoy muerto, Historia de un canalla, y Tú no matarás. Sus libros se han publicado en más de treinta países y de Dime quién soy se ha producido una ambiciosa serie de televisión a cargo de Movistar+.

De ninguna parte, su nueva novela, es uno de los lanzamientos más esperados de la rentrée por libreros, medios de comunicación y lectores, se distribuirá en España, América Latina y Estados Unidos en formato impreso, digital y audiolibro.

Entrevista a Julia Navarro autora de «De ninguna parte»

 

¿Qué ha querido contar en esta novela?
Con De ninguna parte vuelvo a reflexionar sobre la condición humana. Suelo decir que el último misterio que queda por desvelar en la Tierra es el ser humano. Para mí, escribir es intentar viajar al abismo del alma de los personajes. Una manera de intentar comprender el mundo, de buscar respuestas a todos esos porqués para los que a veces es difícil hallarlas. Una de las preguntas que no dejo de hacerme es hasta qué punto nuestro origen nos determina, es decir, dónde están los límites de nuestra libertad o cómo esa liber-tad está condicionada.

 

El título de la novela, De ninguna parte, reproduce las palabras de los dos protagonistas, Abir y Jacob, y alude al desarraigo que ambos sufren. ¿De qué manera les afecta a cada uno de ellos?
El desarraigo es un elemento determinante en los dos protagonistas de la novela. A cada uno le afecta de manera diferente porque sus circunstancias lo son: familia, situación socioeconómica, oportunidades…. Pero, en definitiva, tanto Abir como Jacob comparten un sentimiento: las circunstancias que les han sido dadas les han impedido tener arraigo, raíces, sentirse parte de algo, de una familia, de una sociedad, de un país. De manera que vuelvo a enfrentarme al dilema tan orteguiano de las circunstancias. Son dos jóvenes que se van haciendo a sí mismos a fuerza de incertidumbre y desesperanza.

 

No es posible cambiar el pasado. Tampoco huir de él. Esa idea está presente durante toda la novela. ¿Cree que estamos marcados, en cierto modo, por ese determinismo? ¿Se acrecienta cuando se trata de temas tan enraizados familiarmente como la religión?
No, no es posible cambiar el pasado ni huir de él. Ojalá se pudiera. Salvo que algún día se demuestre la teoría de Schrödinger, un científico austriaco que recibió el Premio Nobel y que intentó probar que un gato encerrado en una caja podía estar vivo y muerto al mismo tiempo, es decir, que existían dos realidades paralelas, es uno de los fundamentos de la Física Cuántica. Bueno, pues si esto fuera posible, podríamos dar marcha atrás y optar por la mejor opción. De manera que tenemos que cargar con la mochila que nos ha tocado en suerte o en mala suerte y hacer el camino con ella, y en ocasiones es muy pesada. Abir arrastra el horror de haber visto asesinar a sus padres cuan-do era un adolescente. Jacob no logra conciliar el sueño porque integraba el comando que participó en una operación en el sur del Líbano que tuvo como consecuencia la perdida de las vidas de los padres de Abir. Ninguno volverá a ser el mismo y sus vidas y sus actos serán en buena medida consecuencia de lo sucedido un amanecer en un campo de miseria libanés. No, no quiero caer en el pesimismo del determinismo, ni tampoco justificar lo que hacemos en función de las circunstancias, siempre podemos elegir, pero tampoco podemos ignorar lo que cada cual lleva en la mochila.

 

Otro gran dilema de la novela se refiere a los medios de comunicación. ¿Cree que se cruzan demasiadas líneas rojas en nombre de la libertad de expresión? ¿Deben dar los medios voz a los terroristas?
La única línea roja de la libertad de prensa es la verdad. La obligación de los periodistas es contar lo que sucede, sea lo que sea, enfrentándonos con frecuencia a los que ostentan el poder, ya sea político, económico o social, que intentan que demos la versión de los hechos que más les favorece o que incluso no contemos aquello que les puede perjudicar. Los políticos suelen confundir los intereses generales con los suyos propios. De manera que cuando apelan a los intereses generales intentando que no se dé una información, eso hay que ponerlo en cuestión. Yo soy partidaria de contar todo lo que pasa sin olvidarse de contextualizar la noticia. También hay una tendencia desde el Poder a hurtar a los ciudadanos la información, tratándonos como si fuéramos menores de edad. Pero, en realidad, cuando intentan que algo no se sepa es porque afecta a sus intereses.

 

Para acabar, y en su opinión personal, ¿qué es más difícil: morir o matar?
¡Uff ! Pienso que morir… en principio, nadie quiere morir, salvo que se sea un fanático o alguien a quien le han hecho un lavado de cerebro convenciéndole que se suicide y de paso mate en nombre de una causa. En cuanto a matar…. debe de ser terrible llegar a ese grado de fanatismo en que una persona se convence a sí misma de que la única manera de conseguir sus objetivos es matar. Para matar tienes que deshumanizar a tu víctima, lo que también lleva a un proceso de deshumanización del que mata. En Tú no matarás lo decía uno de los personajes: «ningún hombre vuelve a ser el mismo después de haberle quitado la vida a otro hombre».

 

*Contenido original proporcionado por Comunicación Plaza & Janés

Booktrailer «DE NINGUNA PARTE», de Julia Navarro

Ficha del libro De ninguna parte

Título: De ninguna parte
Autor:  Julia Navarro
Editorial: PLAZA & JANES
Publicado: 26 agosto 2021
Páginas: 416
ISBN: 978-8401024924
Compartir...