Entrevista a Roger Domingo.
Por Inés Román.

De Nueva York a Madrid. El ascenso imparable de Roger Domingo, director editorial de Grupo Planeta

 

Roger Domingo
Roger Domingo

Descubriendo el universo literario con Roger Domingo @RogerDomingo. Un viaje desde los cómics de la infancia hasta el éxito editorial

Hijo de un editor, se convierte en un lector voraz. Sus primeros recuerdos son de los cómics del Capitán Trueno y Eric Castel, todos los de Asterix y Obelix y Tintín. Su primer libro fue de Orzowei del que aún guarda el ejemplar en casa.

De ahí pasó a explorar diversas influencias en su adolescencia, desde Eduardo Mendoza hasta Paul Auster y Umberto Eco. Despierto y emprendedor pronto descubre cómo sus estudios en Humanidades lo pueden llevar a una carrera en la edición, convirtiéndose en el Director Editorial de reconocidos sellos como Deusto, Gestión 2000, Alienta y libros para Dummies.

La transformación editorial bajo su dirección en Deusto es un testimonio de su habilidad para convertir un sello deficitario en un referente en ensayo económico. Con una apuesta decidida por la no ficción, Domingo lideró la publicación de libros explicativos sobre la crisis económica y atrajo a expertos en la materia.

Domingo no solo es un editor destacado sino también un mentor apasionado que impulsa a los escritores hacia el éxito. Ha creado el Método Mapea, nacido de la necesidad de guiar a los autores en la presentación de sus obras para que tengan éxito y puedan ver sus libros publicados con editoriales tradicionales. El éxito lo avalan las 8 ediciones y los más de 1000 alumnos matriculados.

Desde su posición, insta a los aspirantes a dirigirse directamente a agencias y editoriales para alcanzar sus metas literarias.

 

Hijo de editor, imagino que empezaste a amar los libros desde la cuna. ¿Cuáles son tus primeros recuerdos de niño con los libros? ¿Guardas todavía alguno de aquellos libros infantiles? ¿Recuerdas algún título o editorial concretos?

Sí, de pequeño fui un lector voraz. Empecé con los cómics que me traía mi padre de Capitán Trueno y Eric Castel. Luego devoraba todos los Asterix y Obelix y los Tintín que llegaban a casa. Tenía pocos, de modo que los leía varias veces hasta que me los aprendía de memoria. El primer libro que me enganchó fue Orzowei, que leí con 10 o 11 años. Todavía guardo el ejemplar en casa. Intenté que lo leyera mi hija, pero la cosa no cuajó, claro.

 

Y ya siendo adolescente, o en la primera juventud, ¿qué libros despertaron definitivamente tu vocación de “lletraferit”? Igualmente un par de títulos de los que te marcaron, y editoriales, si las recuerdas.

Durante mi adolescencia sin duda alguna los de Eduardo Mendoza. Leí con 16 o 17 La ciudad de los prodigios y a partir de ahí toda su obra hasta la fecha. De Mendoza pasé a Juan Marsé y su “Pijoaparte”. También Paul Auster y su El palacio de la luna. Y recuerdo haberme enganchado malamente con Los pilares de la tierra, de Ken Follett. Fue mi madre quien empezó a leerlo y cuando lo dejaba seguía yo. El enganche fue tal que no podía esperar a que terminara de leerlo, de modo que terminamos arrancando las páginas que ella ya había leído para que pudiera leerlas yo. Esto en casa era un sacrilegio, pero no había otra. Un poco más tarde me volví loco con El nombre de la rosa, de Umberto Eco.

 

¿Cuáles fueron tus estudios y tus primeros trabajos? ¿Cómo llegaste al mundo de la edición?

Estudié Humanidades en la Pompeu Fabra y compaginaba los estudios con colaboraciones en editoriales y packagers editoriales. Ni mis compañeros ni yo sabíamos hacer otra cosa, así que nos pagábamos el alquiler y las copas haciendo correcciones de estilo y ortotipográficas, escribiendo artículos por encargo o haciendo traducciones. Teníamos una especie de cooperativa: cuando llamaban a uno para encargarle un trabajo tenía que decir que sí aunque ya tuviera otro encargo o fuera época de exámenes. Luego nos repartíamos los encargos entre varios, de modo que todos tuviéramos siempre algo de trabajo.

 

Brevemente, ¿cuál ha sido tu camino hasta hoy, como editor de Deusto, Gestión 2000, Alienta y Libros para Dummies.

Una vez terminada la carrera pedí la beca de La Caixa y me fui a estudiar un máster de edición a Nueva York. El segundo año había que hacer prácticas y trabajé en una editorial haciendo páginas web y convirtiendo los libros a formato digital. Luego me quedé un tiempo hasta que a una profesora del máster la nombraron Directora Editorial de McGraw Hill en Londres. Me llamó y me ofreció irme con ella para llevar la parte digital de sus productos educativos. Estuve cerca de un año, cuando la crisis del puntocom hizo que desinvirtieran en todo lo tecnológico. Dado que llevaba ya cuatro años fuera pensé que era el momento de volver a Barcelona, donde recuperé los contactos que tenía de cuando era freelance. Empecé a colaborar con Planeta DeAgostini en una enciclopedia en CD-ROM. Al cabo de un tiempo, en 2004, me hicieron fijo. Aproveché estos años que no tenía demasiadas responsabilidades para hacer el MBA de ESADE y poco antes de terminarlo me nombraron Director Editorial Adjunto de los sellos que llevo ahora. Al cabo de un año, en 2008, me nombraron Director de Marketing y al poco tiempo despidieron al Director Editorial y me dieron su puesto. Y ahí sigo hasta hoy.

 

Transformando Deusto

La historia de un sello editorial en auge. De un sello deficitario a un referente en ensayo. Estrategias y apuestas del editor

 

¿Cómo fue tu paso y tu transformación de Deusto, hasta entonces exclusivamente para abogados y gestores, a una editorial puntera en ensayo?

Cuando me nombraron Director Editorial Deusto era un sello deficitario. Había que darle la vuelta para devolverlo a la senda de la rentabilidad. Hice varios cambios, entre ellos de línea editorial, eliminando las líneas de negocio más maduras y con poco recorrido, como los libros jurídicos. En 2009 tuvo mucho éxito un libro titulado La crisis ninja, de Leopoldo Abadía. Vi que el público lector quería conocer el por qué de la crisis económica, sus culpables y cuándo saldríamos a flote. Y empecé a fichar a economistas con capacidad de explicar la situación, tanto desde la derecha como desde la izquierda. Publiqué a Juan Ramón Rallo, Daniel Lacalle, Carlos Rodríguez Braun o Juan Torres López. Y la cosa funcionó. Desde entonces Deusto publica a los mejores economistas, tanto nacionales como extranjeros (y entre ellos a la mayoría de los premios Nobel) y libros de finanzas e inversión. También libros de política, sociología y lo que los anglosajones llaman “current affairs”. Publicamos cerca de 60 libros al año y a lo largo de los últimos 10 años se ha convertido en uno de los 5 sellos de ensayo de referencia dentro del panorama editorial español.

 

¿Es cierta esa pujanza que vive en nuestros días la no ficción quizás frente a la ficción? ¿Será algo duradero?

Sí, sin duda. Creo que tiene que ver con el descrédito de los medios de comunicación durante los últimos años y el auge de las fake news tanto en medios como en redes sociales. Antes si un periódico publicaba una noticia o aparecía en un telediario lo más probable era que tal cosa fuera completamente veraz. Ahora depende de la línea editorial del medio. Pensemos por ejemplo en TV3 y cómo ha manipulado la información a lo largo del Procés. Pues bien, ahí entran los editores: si queremos sobrevivir en esta maraña informativa debemos convertirnos en los últimos garantes de la verdad. Este es mi pacto con el lector de Deusto: lo que se explica en los libros que publico lo firma un autor, con quien puedes estar de acuerdo o en desacuerdo, pero yo te garantizo que lo que cuenta es 100% veraz. Sin manipulaciones ni línea editorial. ¿Quieres saber qué ocurrió realmente durante el Procés? Tengo 5 libros a tu disposición.

 

En tu formación, y desde el propio estilo de Deusto, la parte económica del libro, al lado de la creativa, tiene una importancia capital. ¿Se quedan muchos buenos libros sin publicar porque sus autores no son ‘marketinianos’?, ¿Porque no tienen seguidores en las redes sociales? o ¿Por qué sus libros es difícil que alcancen grandes cifras de ventas?

Sí, cada año una barbaridad de buenos libros se queda sin publicar. Pero sobre todo porque sus autores no saben cómo vender su proyecto a las editoriales. La mayoría de autores son muy buenos en lo suyo, pero desconocen cómo funciona el mundo editorial. Un gran número de autores manda su manuscrito a las editoriales sin más. Es decir, sin explicar quiénes son o de qué va lo que mandan. Y claro, se quedan sin leer. Para convencer a un editor hay que mandar una carta de presentación, un briefing literario y el manuscrito. Si la carta está bien y se despierta el apetito el editor leerá el briefing y si este también está bien decidirá leer el manuscrito (descartando otros, por falta de tiempo) o bien encargar un informe de lectura (descartando otros, por falta de presupuesto). Tengo un curso online llamado Método MAPEA en el que explico mi método para que los autores sean capaces de convencer a los editores de las bondades de su libro y quieran publicarlo. Funciona bien: desde que empezó a fines de 2019 ya hay cerca de 200 alumnos que han conseguido publicar sus obras, algunos en editoriales grandes como Grupo Planeta o Penguin Random House.

 

¿Gozan del mismo gusto de los lectores los libros sobre bienestar y salud, o superación personal, de Alienta? ¿Y los más técnicos para las empresas, de Gestión 2000?

Sí, sin duda, los libros de salud y bienestar personal conforman una de las categorías de la no ficción con mayores ventas. La pandemia nos hizo ver que éramos mortales. No es que no lo supiéramos, por supuesto, pero siempre habíamos vivido de espaldas a la muerte. Tras verla tan de cerca, ahora sabemos que la salud es fundamental y que “toca” cuidarnos. Hay también un auge de los libros sobre cuestiones de índole psicológica sobre depresión, ansiedad, soledad, cuestiones que la pandemia acrecentó y que todavía mantenemos.

 

Y los libros para Dummies, ¿son realmente para “tontos” o en verdad para “listos”? ¿Destacan los autores españoles en esta franquicia o van por detrás de otros americanos o europeos?

En realidad son para gente lista, en efecto. Son para gente que dice “quiero aprender algo y no quiero perder el tiempo aprendiendo”. Y esto es lo que propone la colección Para Dummies: coge al lector de la mano y le garantiza que con 6-8 horas, lo que se tarda en leer y trabajar el libro, sabrá lo suficiente como para defenderse en la materia sobre la que ha querido aprender. Los autores nacionales tienen mucho tirón, pero en cifras globales los libros que más se venden son los de idiomas, en los que el autor es secundario.

 

Al final, cada año más y más libros en papel a partir de la pandemia, rompiendo todas las previsiones de los agoreros. ¿Qué tiene el libro de papel frente a sus opciones digitales?

Tiene tres ventajas principales: podemos guardarlo, podemos regalarlo y podemos leerlo siempre que queramos, sin necesitar un dispositivo tecnológico que hay que actualizar y cargar cada tanto.

Método MAPEA

El camino para publicar con prestigio literario

Desde la idea hasta la publicación. Un año de formación para escritores en busca de éxito editorial

 

¿Qué es el método MAPEA? ¿Cuál es su contenido?

Método MAPEA es un curso online pensado para ayudar a personas que quieren escribir un buen libro y publicarlo con una editorial de prestigio. A lo largo del curso, que dura un año, el alumno aprende todas las cuestiones imprescindibles para escribir un buen libro, ya sea una novela, un ensayo, un poemario o un cuento infantil, y todo aquello que debe saber para conseguir que una editorial quiera publicarlo. En este sentido explica cómo funciona el mundo editorial, cómo escribir bien (hay un módulo dedicado a técnica narrativa), cómo escoger tu género literario y cuáles son los códigos de cada género, cómo redactar la carta de presentación y el briefing literario (que son junto con el manuscrito los materiales que los autores deben mandar a las editoriales), cómo seleccionar a las editoriales más convenientes para cada libro, cómo negociar un contrato editorial y todo aquello relativo al marketing y la promoción del libro. El método funciona muy bien y desde su primera promoción, en 2019, 225 alumnos han conseguido el objetivo de firmar un contrato con una editorial tradicional. De hecho no hay semana en la que no haya algún alumno que firme contrato o que publique su libro. En el perfil de Instagram del curso (@metodo_mapea) se pueden ver todos los libros de alumnos publicados hasta la fecha.

 

Tú eres editor, ¿de dónde nace el método MAPEA y cuánto tiempo lleva en marcha? Supongo que, desde tu posición al frente de diferentes sellos editoriales, has podido detectar las lagunas y necesidades de los manuscritos que presentan los escritores y las formas de hacerlo. Cuéntanos. ¿El objetivo de MAPEA es salvarlas y añadir calidad?

Lo que detecté hace ya muchos años es que hay muy buenos libros que cada año se quedan sin publicar porque sus autores no saben cómo dirigirse a las editoriales. Es triste, pero es la realidad. Novelas y ensayos que podrían convertirse en best sellers acumulando polvo en un cajón simplemente porque sus autores no han sabido “vendérselos” a una editorial. Por ejemplo, si un autor escribe una muy buena novela y simplemente la manda a las editoriales, sin apenas comentar nada de él o ella y de la novela es muy complicado que una editorial la lea. Lo que hay que hacer es seducir a los editores, que es algo que se hace poco a poco: primero con una buena carta de presentación que despierte interés, tras ello con un briefing literario que convenza al editor de las bondades del proyecto y, tras ello, con un manuscrito del que el editor se enamore. Y por esta razón creé el Método MAPEA: para enseñar a quien necesite aprenderlo cómo escribir un buen libro y cómo conseguir que una editorial quiera publicarlo.

 

¿Cuentas con un gran equipo? ¿Se imparte vía on-line o hay actividades presenciales? ¿Cómo es el contacto que tienes con las personas que se matriculan?

Hay un equipo que se ocupa de toda la parte comercial: marketing, redes sociales, vídeos de promoción, etc. De los contenidos y de ayudar al alumno me ocupo yo solo. El curso se conforma de unas 60 clases grabadas, que el alumno puede ver siempre que quiera y tantas veces como quiera. No hay horarios, cada alumno ve las clases cuando quiere o puede. Y, vía email, el alumno me manda los ejercicios que el curso propone y los materiales que tiene que elaborar, tales como la selección de editoriales, la carta de presentación y el briefing (yo corrijo personalmente todos los documentos). Asimismo, el alumno puede ir enviándome los contratos que va recibiendo de las editoriales, para que le diga si están bien y le ayude a negociarlos. Además de la parte lectiva, hay un grupo de alumnos de WhatsApp muy activo (donde los alumnos comparten sus noticias acerca de la publicación de sus libros y sus presentaciones) y muchos encuentros presenciales (quedadas, presentaciones de libros, encuentros en las ferias del libro, etc.). De hecho hay una comunidad muy activa, a la que solemos llamar “La familia MAPEA”, y en la que sus cerca de 500 participantes se ayudan mutuamente.

 

¿A quién va dirigido?

A personas que todavía no han empezado a escribir su libro y a personas que ya lo tienen escrito pero quieren asegurarse de que lo han hecho todo bien antes de mandarlo a las editoriales para su evaluación con vistas a su publicación. Los alumnos son en un 20% de América Latina y en un 80% españoles, pero en ambos casos muy repartidos por el mundo. La última vez que conté había alumnos en 22 países distintos.

 

Completando la pregunta anterior: ¿Debe tenerse algo publicado para acceder a los cursos, o estar escribiendo/ultimando algún proyecto?

No, no es necesario. Hay alumnos que se matriculan sólo con una idea y alumnos que ya tienen el manuscrito terminado. 

 

¿Es el mismo curso para quien comienza que para quien tiene ya un cierto camino recorrido como escritor?

Es el mismo curso para todos los alumnos, pues el objetivo es siempre el mismo: publicar su obra con una editorial tradicional.

 

¿Hay diferentes niveles o es el mismo curso para todo el mundo?

 Es el mismo curso para todos los alumnos. Soy yo quien se adapta al alumno y le ayuda tenga el nivel que tenga o las dudas que tenga.

 

¿Qué acogida tiene entre los escritores jóvenes? ¿Qué franja de edad es la que más seguidores tiene? ¿Tiene éxito entre personas de la tercera edad?

Hay muchos alumnos jóvenes, pero sobre todo personas ya jubiladas, pues es una vez jubiladas cuando por fin tienen tiempo para dedicar a su hobby, que es escribir.

 

Qué condiciones pides a los aspirantes para que accedan al método MAPEA.

No hay ningún requerimiento en este sentido. Se puede matricular todo aquel que quiera. El alumno, además, tiene 15 días de garantía: si una vez vistos los primeros módulos advierte que el curso no es para él puede solicitar la baja y la devolución de la matrícula. Y lo mismo en mi caso: si veo que hay un alumno que no tiene el nivel suficiente para llegar a publicar o bien simplemente se ha equivocado de curso le comento la conveniencia de darse de baja y solicitar la devolución de la matrícula.

 

Cuando te llega un manuscrito, ¿en qué te fijas más? Conozco la importancia que le concedes, y que transmites a quien te sigue, a la forma de presentarse el autor y de presentar su obra. ¿Esto puede decidir que un texto vaya a la papelera y no llegue a publicarse?

Hay muchos factores: la temática, la autoridad del autor, su calidad, su originalidad. Cada manuscrito es un mundo y hay que saber valorarlo según sus características.

 

Si te parece oportuno, ¿podrías darnos algunos datos?: Número de ediciones, número de alumnos matriculados, número de autores publicados, duración, precio, …

Hasta la fecha se han hecho 8 ediciones, en las cuales se han matriculado unos 1.000 alumnos, de los cuales cerca del 80% de los que han mandado su propuesta a las editoriales han conseguido el objetivo de publicar con una editorial. Tiene un PVP de 1.997€ y una duración de un año.

 

¿Por qué crees que los que nos adentramos en el mundo de la escritura y publicación deberíamos conocer el método MAPEA? ¿Qué nos dirías para apuntarnos?

Es muy sencillo: uno puede tratar de aprender algo desconocido por su cuenta y riesgo o bien dejarse ayudar por un profesional que le  enseñe el camino a seguir. La primera opción es más económica, pero también más lenta y con menores posibilidades de éxito. La segunda es más cara, pero es más rápida y tiene mayores posibilidades de éxito.

 

En otro orden de cosas, ¿qué opinas de los concursos literarios? ¿Los aconsejas?

No soy muy partidario, al menos no si el objetivo final es publicar la obra. Si el objetivo final es publicar la obra resulta mucho más sencillo dirigirse directamente a las agencias literarias y a las editoriales. Es decir, es mucho más fácil conseguir publicar una obra presentándola a las editoriales que presentándola a un concurso literario.

Artículo anteriorCoraline
Artículo siguienteNadar
Mi pasión: escribir, leer, la fotografía, ayudar a expandir la cultura por todos los rincones posibles. Coautora en el libro Vivir mejor es posible, 20 claves que transformarán tu vida de la editorial https://isthar.org/libros/vivir-mejor-es-posible/ Agente Literaria y acompaña a los autores con entrevistas, reseñas, charlas, talleres, presentaciones, firmas en ferias y librerías… Ha trabajado en la Cadena Ser. Ha publicado artículos en revistas como Hola, Semana, Diez Minutos… Reseñista en la revista Publisher Weekly. Creadora del club de lectura GADEU. Ha vivido en EE.UU y varios países latinoamericanos. Actualmente reside en Escocia.