Empezamos el año en la sección de entrevistas con el escritor Fernando Benzo, con motivo de la publicación de su nuevo libro Nunca fuimos héroes, una apasionante novela policíaca de ritmo e intriga creciente, un emocionante recorrido por nuestro pasado más doloroso y una reflexión profunda y conmovedora de los últimos cuarenta años de la historia de España.

Fernando Benzo, exsecretario de Estado de Cultura, es también un escritor que se mueve en el género negrocriminal para bucear por el oscuro pasado y presente de España a través de novelas bien documentadas que no pierden nunca de vista el disfrute de la lectura.

Una «reflexión» sobre la historia del terrorismo de ETA entreverada en un relato policíaco de ritmo ascendente, la octava novela de Fernando Benzo, donde homenajea a la otra cara de la moneda de este conflicto: los que nos salvaron de él.

Biografía de Fernando Benzo

Imagen de ÁNGEL NAVARRETE

FERNANDO BENZO (Madrid, 1965). Desde que a los 23 años publicara Los años felices (Premio Castilla-La Mancha), no ha dejado de escribir. Durante algunos años se centró en el relato. Tras recibir numerosos premios, sus principales cuentos quedaron reunidos en el libro Diez cuentos tristes. Regresó a la novela con Mary Lou y la vida cómoda (Premio Kutxa – Ciudad de Irún) y desde entonces ha publicado La traición de las sirenas, Después de la lluvia (Premio Ciudad de Majadahonda), Los náufragos de la Plaza Mayor, Nunca repetiré tu nombre y Las cenizas de la inocencia. En los últimos años se ha dedicado a la gestión cultural pública y ha sido subsecretario de Educación, Cultura y Deporte y secretario de Estado de Cultura. Nunca fuimos héroes fusiona su pasión por la novela policiaca con sus experiencias y conocimientos de la lucha antiterrorista, en una mezcla inseparable de ficción y realidad.

Entrevista a Fernando Benzo autor de «Nunca fuimos héroes»

 

1.¿Qué vamos a encontrar tras “Nunca fuimos héroes”, y cómo definiría este libro?

‘Nunca Fuimos Héroes´ es una novela policiaca con el trasfondo del terrorismo vasco. Un comisario de Policía retirado tiene la oportunidad de saldar una cuenta pendiente: capturar al fin al terrorista que nunca logró detener y que ha vuelto a España tras varias décadas en el exilio, aparentemente para cometer algún crimen. Es una novela de suspense y, a la vez, es un recorrido emocional por la vida del protagonista, un hombre que se ha dedicado toda su vida a luchar contra el terrorismo y que se ha dejado mucho, en todos los sentidos, en el camino.

2.¿Cuándo comenzaste a interesarte por la escritura y cuándo decidiste convertirte en escritor?

Escribo desde mi infancia. Aun guardo unos cuentos que escribía en un pequeño cuaderno de espiral cuando no debía tener más de diez o doce años. Escribir ha sido siempre para mí un impulso natural, casi diría que una necesidad.

3.¿Cómo surgió la idea del tu último libro “Nunca fuimos héroes” y en qué te basaste para escribirlo?

Esta novela me estuvo rondando la cabeza durante muchísimo tiempo antes de ponerme a escribir. Siempre he tenido la sensación de que no se ha narrado ni reconocido lo suficiente la labor que durante varias décadas hicieron policías y guardias civiles por combatir el terrorismo y que hay en ello una historia que debe ser contada. En mi caso, no se trataba tanto de escribir un libro de Historia o un ensayo, sino de incorporar al mundo de la ficción todo ese pasado tan dramático y tan reciente. En cualquier otro país, se habrían escrito ya docenas de novelas sobre ello. Es sorprendente las pocas que se han escrito en nuestro caso.

4.¿Qué fue lo más difícil a la hora de escribir “Nunca fuimos héroes” ?

Superar un cierto pudor creativo. Siempre es difícil acercarse creativamente al tema del terrorismo vasco, quizá porque aún está demasiado cercano en nuestra memoria. Introducirte en ese tema con un thriller, una novela de intriga, manteniendo el respeto y la fidelidad con la Historia, era todo un reto.

5.A la hora de ponerte a escribir… ¿Tienes un horario determinado o escribes en cualquier momento del día?

Suelo escribir por la mañana, muy temprano. No soy noctámbulo. Soy muy madrugador.

6.¿Tienes un lugar de trabajo determinado para escribir y como está ambientado?

Una mesa, un rotulador, un ordenador, una pila de folios y silencio. No necesito nada más. No tengo rituales especiales ni manías, más allá del Pilot 5 que llevo utilizando para escribir desde hace ya muchísimos años. Escribir la primera versión de los textos a mano tal vez sea mi mayor rareza.

7.¿Qué es lo que más te despista o distrae mientras estás escribiendo?

Como digo, mi única exigencia es el silencio.

8.¿Cómo ha sido la creación de los personajes de tu libro?

Los personajes de ‘Nunca Fuimos Héroes’, como toda la novela, son una inseparable mezcla de realidad y ficción. No responden a personas concretas pero, todos ellos, son la suma de elementos tomados de muchas personas reales. Nunca había introducido tanta realidad en una novela y eso, a la vez, facilitaba y hacía más compleja la creación de los personajes. Para mí, era muy importante que transmitieran esa realidad, que no fueran estereotipos literarios, que resultaran creíbles y cercanos.

9.¿Tienes alguna anécdota graciosa que compartir con nosotros? Algo curioso que te ocurriera mientras escribías “Nunca fuimos héroes”.

Cuando sitúas una historia en un tiempo pasado, aunque no sea muy lejano, como en este caso, en el que la historia tiene saltos a las décadas de los 70 y los 80, a veces te atascas en el proceso de documentación con detalles insignificantes pero que no consigues resolver. Es algo incómodo pero a la vez muy divertido eso de tener que investigar no solo grandes aspectos históricos sino, a veces, pequeños detalles cotidianos que quieres utilizar en la narración: las bebidas de moda, el nombre de un bar de la época, una marca de cigarrillos, cosas así…

10.¿Lees las reseñas o críticas que se hacen de tus libros?

Claro. Para bien y para mal, a veces descubres en ellas cosas de tu libro que tú ni siquiera eras consciente de que estaban ahí. Aprendo mucho leyéndolas, tanto de las positivas como de las negativas.

11.¿Qué estás leyendo actualmente? ó ¿Cuál es el último libro que has leído?

Ahora mismo estoy leyendo ‘Manual para mujeres de la limpieza’, la colección de cuentos de Lucía Berlín. Me está entusiasmando. Es admirable cómo, a veces con solo una frase corta, es capaz de meterte en una situación o describirte todo un ambiente o provocarte un golpe emocional.

12.¿Cuáles son tus autores preferidos y que nos recomendarías leer?

Soy bastante ecléctico como lector. Me gusta de todo, si tiene calidad. Repasando tan solo mis últimas lecturas, me vienen a la cabeza, que me hayan gustado especialmente, ‘La uruguaya’, de Pedro Mairal, y ‘La última salida’, de Federico Axat. Luego, están mis favoritos de siempre y ahí la lista es larga: Juan Marsé, Eduardo Mendoza, García Márquez, Scott Fitzgerald, John Steinbeck… no sé, creo que acabaría enumerando demasiados.

13.Aparte de leer, ¿tienes otras aficiones?

Me gusta el cine. Tengo la inquietante sensación de que estamos viviendo el final de una época, de que el cine, tal y como lo hemos conocido, tiene un futuro muy incierto. Acudir a una sala de cine parece estar convirtiéndose en una experiencia cada vez más minoritaria y menos frecuente y eso me entristece. Me gustan las series y disfrutar en casa con películas, pero sería una pena que desapareciera esa experiencia única que es ver una película en una sala de cine.

14.¿Qué consejos darías a alguien que quiere ser escritor, o escritora?

Escribir, escribir y escribir y leer, leer y leer. En ‘Nunca Fuimos Héroes’, de alguna manera, he volcado treinta años escribiendo y miles de lecturas y, sin todo ello, no habría sido capaz de escribirla. Cada vez que escribes algo nuevo, al menos yo, tienes la sensación de estar dando un pasito adelante, siempre corto, siempre en un camino que no tiene final, porque en esto de escribir uno está toda su vida empezando, en pleno período de aprendizaje…

15.Para terminar, me gustaría que nos contaras sobre lo que buscas y pretendes como novelista/escritor.

Compartir historias. Yo no escribo para mí mismo, como dicen algunos autores. Escribo con el deseo, con la necesidad de ser leído. Para mí, escribir no es una experiencia individual. Es un diálogo. Escribes para compartir una historia con alguien, para provocarle pensamientos o sentimientos, para emocionarle o entretenerle o darte a conocer, según cada historia, pero en todo caso para establecer una comunicación con alguien tan necesario, tan imprescindible como el autor, que es el lector.

Queremos agradecer a Fernando Benzo que haya respondido tan amablemente a las preguntas de nuestra entrevista, y también ha su editorial por darnos la posibilidad de realizarla.

Ficha del libro Nunca fuimos héroes

Título: Nunca fuimos héroes
Autor: Fernando Benzo
Editorial: Planeta
Publicado: 16 de enero de 2020
Páginas: 416
ISBN: 978-8408221685
Compartir...