Es todo un honor para nosotros que una escritora como Marta Robles nos conceda esta entrevista con motivo de la publicación de su nueva novela titulada «La chica a la que no supiste amar«, con la que ha conseguido el Premio 2019 de Narrativa Castellón Letras del Mediterráneo.

Una obra que recupera a Tony Roures un excorresponsal de guerra con mucha vida a cuestas y un pasado que siempre vuelve. Con A menos de cinco centímetros, la autora nos presentó a su personaje principal. En la segunda entrega, La mala suerte ampliamos los detalles de la personalidad del investigador: cínico, mujeriego, amante de la música y aficionado al ron y los actrones (calmantes para sus recurrentes dolores de cabeza).

Biografía de Marta Robles

Entrevista a Marta Robles autora de La chica a la que no supiste amarMarta Robles es licenciada en Ciencias de la Información, rama periodismo, por la UCM y lleva treinta años ejerciendo su profesión en todo tipo de medios.

Comenzó su carrera profesional en la revista Tiempo y desde entonces nunca ha dejado de colaborar en distintas publicaciones como Panorama, Man, Woman, Elle, Carácter, Wapa, XL Semanal, el Magazine de La Vanguardia, Grazia, La Gaceta de Salamanca o La Razón.

En televisión ha trabajado en Canal 10, TVE, Tele 5, Antena 3, Canal 7, Telemadrid, Canal Sur y Dkiss, en todo tipo de formatos informativos y culturales, casi siempre dirigidos y presentados por ella misma.

En radio ha dirigido y presentado programas en Radio Intercontinental, Cadena Ser, Onda Cero y EFE Radio, y ha colaborado en Punto Radio y Es Radio.

Ha escrito siete libros de no ficción: El mundo en mis manos (1991), La dama del PSOE (1992), Los elegidos de la fortuna (1999), El catálogo del Parque Oceanográfico de Valencia (2003), Madrid me Marta (2011), Usted primero (2015) y Haz lo que temas (2016); y ocho de ficción: Las once caras de María Lisboa (2001), Diario de una cuarentona embarazada (2008), Don Juan (2009), Luisa y los espejos (2013) —Premio Fernando Lara de Novela—, Obscena, A menos de cinco centímetros (2017) —finalista en el Premio Silverio Cañada de novela negra de Gijón—, HNegra (2017) y La mala suerte (2018).

Actualmente colabora en La Razón, La Gaceta de Salamanca, Objetivo Bienestar, Amigas y conocidas (TVE), Espejo Público (Antena 3) y El Cascabel (13TV).
Además participa regularmente en mesas redondas, charlas y coloquios e imparte conferencias por toda España.

Entre sus numerosos premios cabe destacar el TP de Oro, dos Antenas de Oro, dos de Plata, el Woman de Oro, el Premio Nacional de Comunicación o el Premio PR a la periodista más querida de Madrid, además del Premio Fernando Lara de novela.

Entrevista a Marta Robles autora de «La chica a la que no supiste amar»

 

1.¿Qué vamos a encontrar tras “La chica a la que no supiste amar”, y cómo definiría este libro?
Es una novela negra, dura, absorbente y comprometida, pero también llena de música, reflexión, referencias literarias y hasta pinceladas de humor. En ella nos vamos a encontrar una historia que comienza con el asesinato de una mujer prostituida nigeriana, a la que asesinan tras haber sido chapuceramente operada de un cáncer de mama, al quedarse sin pechos y convertida en «material inservible». A partir de ahí un amigo del detective Roures lo requerirá con urgencia para que descubra quién cometió el crimen del que los proxenetas le culpan a él, por lo que le reclaman la deuda de la chica muerta y le amenazan con hacerle vudú a él y a su familia si se niega a pagarla. Roures tendrá que compatibilizar esta investigación que le llevará a descubrir una red mafiosa de trata de mujeres, con la de otros dos casos, uno de infidelidad y otro de tráfico de pastillas adulteradas.

2.¿Cuándo comenzaste a interesarte por la escritura y cuándo decidiste convertirte en escritora?
¿A los cinco años? Entonces fue cuando escribí mi primer poema. Escribo desde siempre. Regularmente desde los doce años. Y siempre quise ser escritora, incluso antes de plantearme ser periodista. Por eso siempre he compaginado ambas actividades. Empecé a ejercer como periodista, en prácticas, en 1987 y publiqué mi primer libro en 1991.

3.¿Cómo surgió la idea del tu último libro “La chica a la que no supiste amar” y en qué te basaste para escribirlo?
Hace diez años ya pensé en escribir sobre la trata de mujeres. Seguía mucho ya entonces el trabajo, entonces no tan conocido, de mi querida amiga Mabel Lozano. De hecho fue ella quien me puso en contacto con Rocío Mora, de APRAMP, quien a su vez me presentó a una víctima de trata con la que estuve conversando. Luego Mabel me convenció de que, entonces, hacían falta documentos reales a través de los cuales se debía dar a conocer el problema; así que aparqué el proyecto. Años más tarde fui yo quien insistió a Mabel para que existiera un libro con el testimonio de un proxeneta arrepentido, que ella pensaba utilizar en principio para un documental y, además, tuve el honor de ser la editora de ese libro imprescindible. A partir de ese momento me planteé recuperar mi idea de antaño, pero fijándome en el escalafón más bajo de la trata de mujeres, que representan las nigerianas. Me parecía que era un buen momento para hacerlo después de infinitos documentales, reportajes y noticias sobre la trata que nos habían dejado el corazón congelado. Meterme en la piel de un personaje de ficción desde el que poder contar los miedos, las angustias, los sueños y volverlo empático para el lector me parecía una buena idea para hacerle recuperar el alma. Y creo que mi protagonista toca el corazón.

4.¿Qué fue lo más difícil a la hora de escribir “La chica a la que no supiste amar” ?
El proceso de escuchar la historia de las chicas nigerianas, revisar informes policiales, leerme tesis y verme infinidad de documentos relacionados con su tragedia fue duro. Cuando me puse a contar la historia de Blessing, la protagonista de mi novela y relaté su abandono, su viaje, su operación y tantas otras cosas fue, de algún modo, como si lo estuviera viviendo todo yo. Y me dolió. Pero luego he vivido momentos preciosos escribiendo la novela. Los sentimientos de Roures, las emociones, la camaradería con los amigos y colaboradores… y la música me han hecho disfrutar muchísimo. Creo que también les sucede a los lectores.

5.A la hora de ponerte a escribir… ¿Tienes un horario determinado o escribes en cualquier momento del día?
Intento ser ordenada cuando estoy escribiendo una novela y obligarme a un horario determinado, pero no siempre me es posible. En todo caso, cuando escribo una novela necesito sentarme frente a la pantalla al menos seis horas seguidas al día.

6.¿Tienes un lugar de trabajo determinado para escribir y como está ambientado?
Tengo un despacho con una bonita ventana y buena iluminación. Y un hijo en la habitación de al lado que cada poco toca la guitarra a todo volumen, pero en fin… En mi despacho hay una fitball sobre la que me siento para escribir. Es fundamental, porque me paso muchas horas y si elijo otro asiento se me duermen las piernas.

7.¿Qué es lo que más te despista o distrae mientras estás escribiendo?
Ser periodista y haber pasado por redacciones me permite abstraerme en cualquier parte, pero sí que tengo que tener el móvil lejos para no estar pendiente de él.

8.¿Cómo es la creación de los personajes de tus libros?
Necesito saberlo todo de ellos. Cómo sienten, qué les hace reír, qué les gusta, qué no soportan…, todo. Aunque sean secundarios y no lo vaya a escribir. Si no lo hago no los siento míos y me resulta imprescindible que lo sean.

9.¿Tienes alguna anécdota graciosa que compartir con nosotros? Algo curioso que te ocurriera mientras escribías “La chica a la que no supiste amar” o alguna de tus novelas o en alguna presentación.
Mientras estaba escribiendo «La chica a la que no supiste amar» me pidieron que escribiera un relato del detective Roures para una revista ilustrada que hacía un grupo de profesionales de la peluquería, muy amante de la cultura. Me pidieron que tuviera que ver un congreso de peluquería que iban a celebrar en Elche y con la propia ciudad. Me entró un ataque de risa y les pregunté si también querían que escribiera a la pata coja. Pensé que sería incapaz de hacer algo así, pero un día que la escritura de «La chica a la que no supiste amar» me había dejado agotada me puse con ese relato y ¡albricias! me salió «El crecepelo», un relato del que estoy muy orgullosa, muy «Roures» y muy divertido. Lo más gracioso llegó después. Al poco de entregarlo recibí la revista y ¡sorpresa! me habían convertido en una chica de cómic, en la protagonista femenina de ese relato. Al principio me lo tomé regular, por esas cosas absurdas de que hay que mantenerse en la seriedad más absoluta para tener credibilidad; pero luego me sentí orgullosísima . Tengo guardada la revista como si fuera un tesoro.

10.¿Lees las reseñas o críticas que se hacen de tus libros?
Sí, por supuesto que sí. Le presto toda la atención a quien me lee. Obviamente, unas reseñas me parecen mejores que otras, independientemente de cómo me valoren. Pero las leo todas, sí.

11.¿Qué estás leyendo actualmente? ó ¿Cuál es el último libro que has leído?
Pues regresé ayer de Zaragoza leyendo el último libro de Juan Bolea, «Sangre de liebre» y me lo terminé porque es muy divertido y genial, como el propio Juan. Pero para poder leerlo tuve que aparcar unas horas otro libro cuya lectura no desvelaré porque tiene que ver con mi próximo proyecto literario.

12.¿Cuáles son tus autores preferidos y que nos recomendarías leer?
Pues por supuesto Borges, Sartre, Dickens, García Márquez y antes aún, Cervantes y Shakespeare; pero, además, me harto de recomendar una y mil veces a Carlos Zanón, porque para mí ha sido un hallazgo total. Creo que escribe distinto y que es una de las voces más potentes de la literatura de nuestros días y de todos los tiempos.

13.Aparte de leer, ¿tienes otras aficiones?
La música, el cine, charlar, comer bien… vivir en definitiva. Por eso me gusta tanto leer, que es vivir distintas vidas.

14.¿Qué consejos darías a alguien que quiere ser escritor, o escritora?
Que lea mucho, para empezar. Y luego lo que dice uno de mis personajes, el escritor Armando Artigas, en «A menos de cinco centímetros». «Escribir una mala novela es muy difícil y escribir una buena es un milagro y la única diferencia está en la emoción, que tampoco garantiza el éxito. Por eso, lo importante es tener algo que contar y una forma personal de hacerlo».

15.Para terminar, me gustaría que nos contaras sobre lo que buscas y pretendes como novelista/escritora.
Pues para empezar, satisfacer mi propia necesidad. Necesito escribir igual que respirar. Y luego pretendo ofrecer esas historias que a mí me gustaría leer y emocionar con ellas y hacer pensar. No me gusta cerrar un libro y olvidar de inmediato lo leído, por eso procuro que eso no le pase a mis lectores con los míos

Queremos agradecer a Marta Robles que se haya prestado a realizar esta entrevista y a su editorial Espasa por hacerla posible. Muchas gracias.

Ficha del libro La chica a la que no supiste amar

Título: La chica a la que no supiste amar
Autor: Marta Robles
Editorial: Espasa
Publicado: 9 de enero de 2020
Páginas: 336
ISBN: 978-8467057713
Compartir...