Una nueva entrevista, esta vez a Lorena Franco una de las escritoras mejor valoradas en Amazon que nos habla de su nuevo thriller, un libro escrito a dos tiempos y con unos grandes personajes con los que los lectores consiguen empatizar y adictivo a más no poder. Conocemos un poco más a esta gran escritora que sorprende al lector con cada uno de sus nuevos libros desde que publicó «La viajera del tiempo«, un fenómeno de ventas y del que puedes encontrar la reseña en el blog.

Biografía de Lorena Franco

Imagen de twitter @byLorenaFranco

LORENA FRANCO (Barcelona, 1983) ha conseguido seducir a más de 250.000 lectores de todo el mundo con sus más de 15 títulos, que la han convertido en una de las escritoras más vendidas y mejor valoradas en la plataforma de Amazon desde que en 2016 salió a la luz su novela La viajera del tiempo, un fenómeno de ventas sin precedentes en España, EE. UU. y México. Desde entonces, sus otros títulos consiguen alcanzar el número 1 de ventas en digital a nivel internacional. Traducida en Italia, Polonia y República Checa, regresa con El último verano de Silvia Blanch. En la actualidad compagina la literatura con su carrera como actriz, en la que acaba de debutar en Bollywood con el film Paharganj.

Entrevista a Lorena Franco autora de «El último verano de Silvia Blanch»

 

1.¿Qué vamos a encontrar tras “El último verano de Silvia Blanch”, y cómo definiría este libro?
La historia de una desaparición «muy real», la de Silvia Blanch, en la que todo un pueblo (El Montseny), parece ocultar algo. Eso es lo que percibe desde el principio Alex, una joven periodista, que en un principio visita Montseny para escribir un artículo cuando se cumple un año desde que Silvia desapareció, pero decide volver en sus vacaciones estivales con la intención de descubrir por qué tanto silencio. A partir de ahí, jugando con el tiempo y la evolución de los personajes, especialmente con Alex, cuya personalidad se distancia del género thriller resultándonos una persona de lo más normal, y con una narrativa ágil en primera persona, iremos desentrañando el misterio hasta un final que, para la mayoría de lectores, resulta imprevisible. Y es que el lector será Alex en la mayor parte de la novela, pero siempre jugará con ventaja, porque Silvia Blanch también le hablará en esa narrativa en primera persona que define muy bien el libro, pues resulta más cercana, adictiva, con giros insospechados que dan mucho juego, y te hace sentir parte de la investigación en una trama que, según sus lectores, te engancha de principio a fin.

2.¿Cuándo comenzaste a interesarte por la escritura y cuándo decidiste convertirte en escritora?
Antes que interesarme por la escritura me interesaba la lectura y devoraba todo lo que caía en mis manos, algo que sigo haciendo. La lectura de «El guardián entre el centeno», de J.D. Salinger, aunque mi estilo no tenga nada que ver, me marcó tanto, que me puse a escribir. Al principio relatos cortos, cuentos, novelas breves… hasta que descubrí la plataforma de Amazon Kindle Direct Publishing. Decidí compartir algunas de mis historias y seguir escribiendo (siempre ando trabajando en nuevas tramas), y así compaginar la escritura con mi carrera como actriz, que al final no son trabajos tan distintos, pues nos mueven las mismas ganas de contar historias, a poder ser que calen, que marquen, que dejen huella, que entretengan y evadan al lector/espectador. Convertirme en escritora no era algo que entrara dentro de mis planes, surgió de manera casual, pero ahora me pregunto cómo podía vivir sin escribir a diario.

3.¿Cómo surgió la idea del tu último libro “El último verano de Silvia Blanch” y en qué te basaste para escribirlo?
Dio la casualidad que conocí el caso de la desaparición de Leah Roberts viendo un programa de misterios y desapariciones en televisión, y me llamó mucho la atención que su coche apareciera en una carretera forestal típica de EE.UU. sin indicios de violencia, ni sangre, pero ni rastro de la chica, que en el año 2000 tenía 23 años. A día de hoy, hace 20 años que desapareció y no se ha vuelto a saber nada de ella. De hecho, puse en boca de Josep Blanch, el padre de Silvia Blanch, la misma frase que el padre de esta chica soltó con desprecio a la prensa, cuyo caso nos queda un poco lejos: «Si no van a formar parte de la solución, que no formen parte del problema». Así que, con la idea de su desaparición, su coche mal estacionado en una carretera de curvas en plena montaña sin indicios que hicieran presagiar lo peor, recordé un rodaje nocturno que tuve en Montseny hace años, «La chica de la curva», del director Christian Molina, y supe que quería contar una historia con una desaparición de por medio que empezara con ese coche y sin indicios, y ambientada en ese pueblo, que resultó perfecto por su acceso por una carretera de curvas rodeada de bosque y montaña y niebla en la noche, entre otras cosas.

4.¿Qué fue lo más difícil a la hora de escribir “El último verano de Silvia Blanch” ?
Diferenciar las voces de Alex y Silvia, dos mujeres que no se conocen personalmente, pero sí tienen en común y por distintos motivos, la obsesión, que será la que las lleve a meterse «en la boca del lobo». En un principio, sabremos poco sobre Silvia Blanch; de hecho, ¿está viva? ¿Desapareció por voluntad propia? ¿Alguien se la llevó? Alex no puede evitar hacerse todas estas preguntas sobre Silvia, mientras la conoce únicamente a través de fotografías y por lo que la gente de su entorno le cuenta. Son dos mujeres de la misma edad, pero muy distintas, que comparten mismo escenario y mismos personajes en distintas épocas. Diferenciar el entorno más cercano de Silvia con el transcurso del tiempo también se convirtió en un reto que disfruté muchísimo.

5.A la hora de ponerte a escribir… ¿Tienes un horario determinado o escribes en cualquier momento del día?
Teniendo cuatro hijos no me queda más remedio que ponerme a escribir «a ratitos» y «cuando puedo», ya que mi prioridad son mis niños, pero, afortunadamente, cuando las tramas fluyen bien, como me ocurrió con «El último verano de Silvia Blanch», esos momentos resultan muy fructíferos. Por la mañana y hasta el mediodía, y un ratito por la noche hasta las 22h, es el horario que mejor me suele funcionar.

6.¿Tienes un lugar de trabajo determinado para escribir y como está ambientado?
Sí, en mi despacho, con mi ordenador de mesa, y me cuesta mucho ponerme a escribir en otro lugar que no sea ahí. De hecho, tengo envidia sana por los escritores que van con su ordenador portátil a todas partes y escriben en el tren, en bibliotecas, hoteles, cafeterías… yo no puedo. Me encantaría, pero no puedo, no me llevo bien con los ordenadores portátiles. Recientemente me he mudado de casa, ahora vivo en la montaña, por lo que disfruto de unas vistas privilegiadas. El espacio es amplio, la mesa con el ordenador mirando a la ventana, y detrás una gran biblioteca con libros leídos y por leer, que para mí son oro. Y, por supuesto, en los pocos espacios que tengo de pared, porque todo son ventanas, fotografías enmarcadas de mis pequeños.

7.¿Qué es lo que más te despista o distrae mientras estás escribiendo?
¡Los niños, claro! La música, por ejemplo, me encanta y me funciona cuando estoy corrigiendo, especialmente bandas sonoras, música suave, lenta, de la que transmite emociones, pero al escribir me distrae y, aunque nunca escribo con silencio total, sí necesito que haya poco ruido a mi alrededor. En una casa con cuatro niños es un poco misión imposible, pero qué le vamos a hacer.

8.¿Cómo es la creación de los personajes de tus libros?
Me gusta que mis personajes se muevan por entornos que conozco y a los que cualquiera puede ir. Que evolucionen, que sean reales, que, buenos o malos, sean de verdad y despierten todo tipo de pasiones. Que, después de todo lo vivido, al final no sean los mismos que el lector conoció en la primera página. Para mí es importante que cada una de sus acciones sean verosímiles y que, en la medida de lo posible, porque cada uno tiene su carácter y su manera de ver la vida, el lector empatice con sus decisiones. Me encanta crear personajes y cuando trabajo en una historia duermo con ellos; vivo, prácticamente, las 24 horas del día con ellos.

9.¿Tienes alguna anécdota graciosa que compartir con nosotros? Algo curioso que te ocurriera mientras escribías “El último verano de Silvia Blanch” o alguna de tus novelas o en alguna presentación.
Escribí «El último verano de Silvia Blanch», ambientada en el pueblo de Montseny, desde mi piso de Barcelona. A día de hoy, ya publicado, vivo en un lugar con vistas a las montañas del Montseny. Curioso, ¿verdad? ¡Y sin estar planeado! Y el otro día tuve una presentación fantástica en Casa del Libro de Rambla Catalunya, en Barcelona, en el mismo espacio donde Alex (que de periodista pasa a ser escritora de un libro inspirado en la desaparición de Silvia Blanch que solo le trae problemas), tiene una presentación en la que no pasa un buen trago por culpa de alguien… pensé todo el rato en ella, me sentí un poco Alex al haber ambientado su presentación en el mismo lugar en el que estuve yo, sin saber en su momento que estaría.

10.¿Lees las reseñas o críticas que se hacen de tus libros?
Muy poco, no quiero que me influyan. Sí estoy mucho por redes sociales, me gusta contestar cada mensaje, estar en contacto con mis lectores, y a veces comparto fotografías y leo lo que dicen, pero poco más.

11.¿Qué estás leyendo actualmente? ó ¿Cuál es el último libro que has leído?
Actualmente estoy leyendo «Todos quieren a Daisy Jones», de Taylor Jenkins Reid, y una de mis últimas lecturas fue «Nosotros en la luna», de Alice Kellen.

12.¿Cuáles son tus autores preferidos y que nos recomendarías leer?
¡Uff! Son tantos… Me encanta Joël Dicker, Mikel Santiago, Alice Kellen, por supuesto Agatha Christie, Mary Higgins Clark y Patricia Highsmith, Tana French, Kate Morton, Benito Olmo, Carmen Mola, Cristina López Barrio, David Safier… La lista es interminable.

13.Aparte de leer, ¿tienes otras aficiones?
Me encanta ver cine, volverme adicta a una serie y esperar nueva temporada o episodio como agua de mayo, jugar a tenis, viajar, escapadas improvisadas de fin de semana, la playa, una buena barbacoa con amigos…

14.¿Qué consejos darías a alguien que quiere ser escritor, o escritora?
Que lea muchísimo, clásicos y novelas actuales, que se empape de historias, de personajes, de todo tipo de géneros, y, sobre todo, que viva. Que viva un sinfín de experiencias, que viaje, que mantenga conversaciones interminables hasta las tantas de la madrugada con personas que merezcan la pena, que observen, que vivan cada momento con intensidad, que se fijen en cada detalle, esos detalles que pasan desapercibidos, y que, una vez tomada la decisión de contar una historia, la lea y la relea cien veces si es necesario hasta que sea la historia que quería contar desde el principio.

15.Para terminar, me gustaría que nos contaras sobre lo que buscas y pretendes como novelista/escritora.
No busco ni pretendo nada, la verdad, prefiero vivir el día a día y que todo fluya, estando muy agradecida con cada uno de mis lectores, especialmente con los que me siguen desde la primera novela y esperan cada historia con emoción. Seguiré contando historias mientras las tenga, mientras crea que tengo algo que ofrecer, espero que por muchos años o lo que me quede de vida, pero quién sabe.

Queremos agradecer a Lorena Franco que nos haya concedido esta entrevista y a su editora que la ha hecho posible.

Ficha del libro El último verano de Silvia Blanch

Título: El último verano de Silvia Blanch
Autor:  Lorena Franco
Editorial: Planeta
Publicado: 11 de febrero de 2020
Páginas: 320
ISBN: 978-8408221715
Compartir...