Erik Jacobs, autor de la saga Englandom: «Mi patria es allí donde me siento a gusto».

Domina varios idiomas y tiene raíces en varios países, pero es curioso que cuando Erik Jacobs se sienta a escribir, lo hace en español. ¿Por qué? Seguramente porque, como él mismo dice, uno debe escribir en el idioma que le resulte más natural para contar su historia. Por eso es una suerte que este escritor latinoamericano utilice nuestra lengua para dar vida a una saga tan interesante como esta de Englandom.

 

Héroes de Englandom es una distopía juvenil ambientada en Londres, en un futuro en el que la sociedad ha retrocedido siglos en cuanto a derechos y libertades. ¿Se parece tu historia mucho al futuro que le ves al mundo?

Yo creo que, afortunadamente, no. O digamos que espero que no sea así.

Llámame ingenuo optimista, pero me parece que la civilización humana, con todo y sus desaciertos, va avanzando en la dirección correcta. Claro, en el camino hay y seguirá habiendo muchos tropiezos y algunos retrocesos, pero, en su conjunto, veo a la humanidad yendo en la dirección correcta.

Las novelas distópicas como Héroes de Englandom, que pintan un futuro cruel, injusto e indeseable, pueden aportar su granito de arena en el sentido de recordarnos constantemente (martillar en nuestra conciencia colectiva) que, si proseguimos con o repetimos ciertos errores y caminos equivocados, el posible desenlace pudiese ser terrible.

 

Vamos a hablar de la fase de creación: ¿qué proceso de documentación llevaste a cabo para escribir esta historia?

Una vez que ya tenía claro el núcleo de la trama, y habiendo armado la estructura básica del libro, me dispuse a definir y ampliar cada uno de los elementos principales del contexto en el que se desarrolla la historia, un estado totalitario a mediados del siglo XXI en lo que antes fue Gran Bretaña. Para esto me informé sobre temas puntuales que ayudarían a formar el mundo de Englandom, como, por ejemplo, el sistema Songbun de castas en Corea del Norte, en el que se inspira la sociedad de las castas en mi libro.

También acudí a información sobre aspectos específicos del Reino Unido, como su historia, su forma de administración territorial y política, mapas pasados y actuales, y otros detalles que me ayudaron a precisar la configuración de la Gran Nación Imperial de Englandom, instaurada luego de una sangrienta guerra separatista.

 

¿Te resultó más fácil o más difícil escribir el segundo libro? ¿Hiciste algún cambio importante en tu metodología o la manera en que fuiste hilvanando la trama?

En su conjunto, definitivamente fue más fácil escribir el segundo. Y no me refiero a menos trabajo, sino al enorme placer que me supuso explorar más a fondo los personajes existentes e introducir los nuevos. Con las bases ya sentadas, pude desarrollar con más libertad elementos, temas e intrigas expuestos en el primer libro, a la vez que expandía el contexto geográfico y social de la historia.

La saga de Englandom se divide en tres libros, y si consideramos la historia completa en tres actos, Héroes de Englandom fue la introducción. Habiendo puesto en buena marcha la narración, en Furia de Englandom disfruté extendiendo la trama y sus personajes y añadiendo subtramas.

 

¿Recomendarías la autopublicación?

En principio sí.

Me extiendo más: en su momento, esta fue la opción que me pareció más eficiente y ágil para publicar cuanto antes el primer libro de la saga Englandom. El objetivo era que estuviese disponible en el corto plazo para los lectores interesados en este género. De la misma manera, tanto agentes literarios como empresas editoriales, posiblemente interesados en ser parte de las siguientes publicaciones de esta trilogía, tendrían también acceso inmediato a la primera entrega.

Pero hay que hacer la tarea, informarse bien sobre el proceso de autopublicación (hay abundancia de información y recursos disponibles en la red) y ser consciente de que tendrás que tomar tú solo todas las decisiones sobre cada detalle de tu libro, desde las más pequeñas hasta las más trascendentales.

 

Tienes una buena idea, la llevas al papel… Parece que ya está todo hecho, pero entonces llega el momento de darse a conocer al público. ¿Qué herramientas tiene un escritor, y más en concreto uno autopublicado, a su disposición para ello? ¿Es un proceso sencillo o dirías que puede resultar abrumador?

Comienzo por la última pregunta: es un proceso un tanto abrumador, al menos lo ha sido para mí. A mi parecer, la parte más difícil de escribir un libro es lo que viene después de haber terminado de escribirlo, es decir, la promoción, darlo a conocer.

Respecto a las herramientas, en mi caso, he ido descubriéndolas sobre la marcha, desechando aquellas inservibles y enfocándome en las que me parecen más efectivas. En cuanto a la efectividad, sobresalen las redes sociales: hay que estar allí presente, con paciencia, ir paso a paso creando una comunidad de lectores interesados en este género de novela.

Lo que yo recomendaría en todo caso, sobre todo si se ha optado por el camino de la autopublicación, es buscar aliados/expertos que sepan más que tú sobre la promoción literaria, y estar dispuestos a realizar una inversión monetaria para contar con su asesoría.

 

¿Qué le recomendarías a alguien que está empezando a escribir pero siente las dudas y miedos típicos del principiante?

Si tienes una historia que contar, escríbela; lo haces primero para ti. Olvida las dudas y los temores, escribe, escribe, escribe… Disfruta con la creación de tus personajes, con los giros y ocurrencias que van surgiendo, y concluye tu relato. Ya luego te preocupas, si quieres, de que a alguien le apetezca leer o no lo que has escrito, pero hazlo en primera instancia para ti.

 

Dominas varios idiomas, aunque te sientes más cómodo narrando en español. Aún así, ¿recomiendas escribir una obra en inglés? ¿Crees que es un método más efectivo para llegar a más gente?

En cuanto a en qué idioma escribir tu obra, si dominas varios, yo diría que hay que hacerlo en el que te sientas más cómodo, en el que percibas más natural escribir la historia.

Si se tiene la oportunidad de publicar al mismo tiempo también en inglés, claro que lo recomiendo. Con una obra publicada en inglés se llega a buena parte del mundo, puesto que muchos lo dominan como segunda lengua. Claro, hay que tener en cuenta el costo monetario, además del esfuerzo adicional, puesto que autopublicar al mismo tiempo en dos idiomas equivale a invertir el doble en cuestión de trabajo y dinero.

 

No deja de parecerme curioso que alguien con raíces en tantos países, que domina varias lenguas, que nació en una parte del mundo pero vive en la otra, escriba una novela cuyos personajes son valorados en función de su grado de lealtad a la patria. ¿Cuál es la patria que Erik Jacobs siente como suya?

Esta aparente «contradicción» es, precisamente, mi intento de comunicar, a través de la narrativa, un contexto social distópico, que es transversalmente opuesto a lo que yo creo y deseo, en el sentido de reprocharlo.

Mientras el saludable (incluso loable) sentimiento de orgullo y amor que cualquier persona pudiese y/o debiese albergar hacia su propio país, siempre me han sorprendido de forma negativa las expresiones exacerbadas de este sentir, eso que solemos llamar nacionalismo extremo o ultranacionalismo. En la historia de la humanidad contamos ya con suficientes ejemplos de los resultados catastróficos a los que lleva este tipo de ideología.

Para el contexto en que se desarrolla Héroes de Englandom, quería proponer la imagen de una sociedad otrora considerada modelo de la civilización moderna que, tras el abandono de los valores y principios que la hicieron grande, acoge una ideología perversa de odio y segregación que la tornan en un infierno totalitario.

En cuanto a la pregunta sobre qué patria considero la mía, respondo de la siguiente manera: mi patria es allí donde me siento a gusto con mi entorno y la gente que me rodea, donde puedo convivir, interactuar y relacionarme con los demás sin sentirme un extraño.

 

La familia, los amigos, el amor, son los valores principales de la obra. ¿Cuánto te identificas con ellos?

Me identifico del todo con esos valores. Los considero los pilares principales de la vida; son, por una parte, el motivo por el que los buenos momentos saben aún mejor, y por otra parte representan el apoyo incondicional que te sostiene cuando las cosas no marchan como quisiéramos.

Por Eva Fraile, de La Reina Lectora
@reinalectora

Héroes de Englandom
de Erik Jacobs

La crueldad de Los Juegos del Hambre, la sociedad fracturada de Divergente y el reconfortante romance de Con amor, Simón confluyen en la distopía de una futura Gran Bretaña.

De «Patriota» de la nación a «Héroe» de la resistencia, lo único que anhela es la seguridad de su familia y la libertad de amar.

Derin Dark se convierte a sus diecinueve años en oficial de Englandom, el Estado totalitario en la isla antes llamada Gran Bretaña, en donde la sociedad está segregada en castas según el grado de lealtad a la patria. Él, sus padres y sus hermanos ascienden a una casta superior. Su futuro parece brillante.

Pero un espectacular atentado rebelde desbarata su vida de la manera más injusta y cruel: su hermano es acusado de ser un traidor de la nación. Derin y toda su familia serán juzgados en un grotesco programa de TV, en el que les espera una muerte espeluznante dentro de las sádicas máquinas de tortura del régimen.

Justo cuando la pesadilla lo consume, Derin se enamora perdidamente de Dylan Blake, un chico insurgente genio de la tecnología. Junto a Dylan, Derin debe intentar rescatar a su familia de las garras vengativas de un poderoso enemigo que está obsesionado con él, pero su única posibilidad consiste en volverse un héroe de la rebelión.

Furia de Englandom (Libro 2, Serie Englandom)
de Erik Jacobs

Las intrigas, las artimañas, los secretos y las revelaciones no se detienen en esta fulminante segunda parte de la saga Englandom.

Contra todas las expectativas, Derin Dark se ha convertido en el rostro de la revolución y en archienemigo de la dictadura de Englandom. Tras el genial ataque perpetrado por los rebeldes, la insurgencia gana terreno, los protectorados del norte han sido liberados y el fin de los Crowley parece cercano. Pero el contrataque es sangriento y devastador.

En el centro del conflicto, Derin descubre las maravillas del amor junto a Dylan Blake, el as de la tecnología, pero su dicha es perturbada por ominosos presentimientos de muerte. Cuando la nueva arma secreta del régimen demuestra su impresionante poder destructivo, Derin sabe que solo es cuestión de tiempo que Nigel Crowley acabe con todos sus seres queridos.

Ha llegado el momento de actuar por cuenta propia, de seguir sus instintos. Pero antes hay que reconocer quiénes son los verdaderos aliados y quiénes los adversarios. Es hora de tomar decisiones dolorosas. Para salvar a quienes ama, Derin tendrá que hacer lo impensable, incluso aquello que podría terminar destrozándole el corazón.

Artículo anteriorAlmuzara presenta Cuaderno de bitácora del peregrino
Artículo siguienteLibros para celebrar el día Internacional de la Mujer (8 de marzo)
Agente literario, agente de derechos internacionales, asesora editorial, experta en posicionamiento de escritores y redactora en distintos medios de comunicación. Prensa en Academia del Cine. Editora de la web La Reina Lectora. Escritora de Proyecto Crysser. Olvido.