Dar las gracias mejora la mente

La gratitud es un sentimiento que depende del pensamiento. Dar las gracias es una emoción social-moral que juega un papel fundamental en el alimento de las relaciones interpersonales cooperativas. Más allá del beneficio colectivo de una sociedad agradecida, las investigaciones indican que ser agradecido genera procesos neurocognitivos beneficiosos.

¿Me ayudas a aliviar mi dolor?

En un nuevo estudio eligieron voluntarios que debían decidir si ayudaban monetariamente a aliviar el dolor crónico de otras personas, a sabiendas de que el benefactor sería anónimo.

Cuando se analizó el cerebro de las personas donantes se observó que había regiones del cerebro que se estimulaban de manera selectiva. En particular, las regiones asociadas con el refuerzo y la recompensa, lo que generaba una mayor sensación de autoestima. Por su parte, los benefactores activaban otras regiones del cerebro asociadas con la mentalización y la sensación de gratitud. En definitiva, desde el punto de vista cerebral todas las partes salían beneficiadas.

La gratitud se asocia con la emoción moral.

Varios estudios han demostrado que ser agradecido desempeña un papel importante en la vida moral y social. Pero además, sentirse gratificado genera sensaciones de “buena vida”, aumentando la sensación subjetiva de bienestar personal, fomento de las relaciones sociales y de la cooperación.

Indirectamente, como se ha comentado en un artículo previo del blog,  la sensación de pertenencia a un colectivo social gratificante reduce el riesgo de Alzhéimer en un 12%.

En concreto, las personas sexagenarias que compartían con sus amigos al menos 1 vez a la semana reducían el riesgo de tener demencia senil posteriormente.

Este hecho se explicaba por el ejercicio de hablar, memorizar y emocionarse con las amistades, aumentando de esta manera la reserva cognitiva. Ayuda a mantener el cerebro a pleno rendimiento de sus facultades.

Obligar no es lo mismo.

Por otra parte, se ha demostrado que cuando la ayuda no es voluntaria, sino que de alguna manera las personas se ven forzadas a ser agradecidas, los efectos cerebrales no son los mismos y no se activaban regiones cerebrales asociadas con el refuerzo y la autoestima. En otras palabras, la sensación de gratitud debe ser un valor subjetivo. La sensación voluntaria de agradecimiento genera un mayor beneficio cognitivo.

Beneficio social.

Los autores del estudio comentan que en última instancia la gratitud reduce los costes sociales, económicos y sociológicos en su conjunto.

Por consiguiente, ser generoso a la hora de agradecer el esfuerzo altruista de los demás puede ser una fuente adicional de bienestar mental y de longevidad cerebral.

¡Empecemos por darnos las gracias a ti mismo/a por lo que somos y hacemos!

Por Raquel Marín

Pon en forma tu cerebro: Plan de actividades, probióticos y recetas para mejorar tu cerebro
de Raquel Marín

Publicación: 24 de octubre de 2019
Editorial: Roca Editorial
Páginas: 336
ISBN: 978-8417771195

Sobre el libro:

Tras el éxito de Dale vida a tu cerebro, donde la neurocientífica Raquel Marín nos hablaba de las necesidades nutritivas de nuestro cerebro para mantenerse joven y sano, y de cómo una correcta alimentación puede prevenir enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer o el párkinson, llega Pon en forma tu cerebro, con las pautas necesarias para alcanzar la máxima eficiencia de nuestra mente, haciendo especial hincapié en la estrecha relación que existe entre cerebro e intestino, una evidencia científica contrastada.

Guía para el mejor estilo de vida, con pautas físicas, mentales y emocionales, y los alimentos que necesitas para estar en óptima salud mental durante todas las etapas de la vida.

¡Apúntate al coaching neuronutricional! Si te interesa alimentar y potenciar tu cerebro, puedes matricularte en este nuevo curso online que he preparado para todos. Te gustará mucho.

http://www.raquelmarin.net/cursos/alimentacion-y-pautas-neurosaludables-a-todas-las-edades/

 

Biografía del autor

Imagen de raquelmarin.net

Raquel Marín es neurocientífica y catedrática de Fisiología. Se doctoró en Biomedicina en la Universidad Laval de Quebec y ha dedicado su vida a la investigación científica, en particular a las enfermedades del cerebro en el envejecimiento y a los nutrientes para la salud cerebral. Tiene una amplia bibliografía científica y también ha consagrado parte de su actividad a la divulgación de la salud cerebral. Es autora de 127 publicaciones científicas internacionales y ha sido ponente invitada en más de cuarenta congresos internacionales. Ha impartido cientos de conferencias divulgativas en centros académicos, museos, centros de salud y de enseñanza. Ha recibido el Premio a la Mujer Investigadora en Biomedicina en la Universidad Laval (Canadá), el Premio de Investigación Agustín de Bethencourt de la Fundación CajaCanarias, la Medalla Europea al Trabajo de Economía y Competitividad, y la Medalla de Honor del Instituto de Ciencias Forenses de Barcelona. Además es la directora de la oficina de transferencia de la investigación en la Universidad de la Laguna (Tenerife). En su página web www.raquelmarin.net escribe un blog de divulgación sobre el cerebro y la nutrición, en el que aporta recetas neurosaludables. En 2018 publicó Dale vida a tu cerebro, del que lleva tres ediciones vendidas. Este es su segundo libro de divulgación.

Compartir...